Es una superficie de lona fuerte que se mantiene tensa gracias a unos brazos articulados que se extienden. Se accionan con un motor o de manera manual. El tejido utilizado en su fabricación es vinílico, acrílico o microperforado. También puede ser de tela cristalina, si es transparente.

Su principal función es la de proteger del sol y la lluvia y se instala en terrazas, jardines, ventanales y cerramientos de galerías. Además, puede servir como elemento decorativo. Debe instalarse entre dos personas y tener en cuenta las medidas de seguridad para no tener accidentes, como utilizar guantes y arnés. Debe colocarse a una altura del suelo de entre 2,50 y 3 metros que se extienda sin obstáculos.

Toldo