Es una varilla maciza de acero zincado con rosca en toda su longitud. Tiene una punta especial en forma de broca. Se utiliza para roscar en metal, se fija un objeto a una chapa o elemento de metal y crea su propia rosca. Lo hay con distintos grosores y cabezas, como avellanada, hexagonal, cilíndrica.

Se usa con un taladro atornillador, sin necesidad de hacer previamente un orificio en el metal, pues dispone de una punta de broca en su extremo. En metales extremadamente duros es conveniente taladrar primero con una broca del tamaño apropiado.

Tornillo autorroscante