Es una herramienta manual compuesta por dos mandíbulas unidas por una guía y un husillo o tornillo, con el que se genera presión. En función del modelo, las mandíbulas son ajustables, una es fija y la otra no o ambas forman piezas fijas con la guía. La guía tiene forma de T para darle más resistencia.

Sirve para sujetar con fuerza varias piezas que van a ser mecanizadas o pegadas entre sí. Se utiliza también para asegurar el objeto sobre el que se va a trabajar en la mesa de trabajo. Se usa para el montaje o el arreglo de muebles, así como para manipular maderas o hierros. El tornillo de apriete se emplea para aperturas de 45 a 120 cm o más, mientras que el gato y el sargento son para medidas de entre 0 y 45 cm.

Tornillo de apriete