Es un accesorio con forma de cilindro y fabricado en metal. Uno de sus extremos es plano y circular y tiene una ranura en forma de cruz. El otro es puntiagudo y su cuerpo es avellanado, lo que permite fijar dos materiales sólidos. Se utiliza en la construcción de tabiques o de techos con placas de cartón yeso y los perfiles correspondientes. Está fabricado en acero fosfatado para unir estas planchas a estructuras de metal de hasta 0,7 mm de grosor.

Su longitud debe ser 10 mm mayor que la de la placa para que quede correctamente sujeto. Por ello, se presenta en medidas de 25, 35, 45 y 70 mm. Para colocarlo, debe atornillarse la placa al perfil atendiendo a las marcas de la distancia recomendada por el fabricante. La separación máxima de los tornillos es de 25 cm en paredes y de 17 cm en techos.

Tornillo para placa de cartón yeso