Es un conducto que se utiliza tanto para la canalización de aire caliente como para extracción de humos. Existen de dos materiales, aluminio, es extensibles y está recomendado únicamente para la extracción de aire. Se utiliza en las campanas de cocina, extractores de baño o en ventilaciones controladas en viviendas con mala aireación entre otros. Los diámetros pueden ser de 80, 90, 100, 110, 120 y 150 mm de diámetro. La longitud puede ser de 1,5 de 3 y de 5 metros, los puedes encontrar en blanco y aluminio.

Otro material es el acero inoxidable, estos no son extensibles y, aunque se pueden utilizar opcionalmente en extracciones de aire, son obligatorios en instalaciones de extracción de humos, es decir, chimeneas de gasoil, leña o pellets. Los diámetros son de 80, 100, 125, 150, 180 y 200 mm. Suelen abastecerse en rollos y se venden al corte por metros lineales.

Tubo flexible