Es un producto fabricado en PVC destinado a la canalización y recogida de aguas residuales. Estos tubos puede venir procedentes del interior de la vivienda o del exterior, tanto del agua recogida por un canalón como por un sumidero.

Los PVC pueden tener un largo variable, aunque lo más común es su presentación en largos de 3 metros. A su vez, el grosor del producto es variable, existiendo siempre unas medidas universales. El color más frecuente de los tubos es el gris, pero pueden tener otros colores cuando se instala en exterior y es necesario que vaya en concordancia con la fachada de la vivienda.

Para poder dirigir el flujo de agua recogida al lugar deseado, existen piezas que van ensambladas a los tubos, como codos, derivaciones o tapones. El ensamblaje con las piezas o con otros tubos se facilita gracias a una terminación un poco más ancha del diámetro en uno de los extremos del tubo. De este modo, cada pieza encaja perfectamente una con otra. En estos casos siempre es recomendable aplicar entre las mismas un poco de pegamento para PVC.

Tubo de PVC