Es un cilindro cuya característica principal es su resistencia, ya que no puede doblarse, por lo que si se quiere cambiar su dirección deben usarse conexiones de tipo codo. Se presenta en diferentes diámetros y longitudes. Se fabrica en PVC o en materiales libres de halógenos, que no contienen cloro, flúor, bromo ni yodo, por lo que se comportan mejor en caso de incendio.

Sirve para canalizar los cables de electricidad en montajes vistos o exteriores, los cuales, por normativa, se usan en locales comerciales y similares.

Tubo rígido