Es un material orgánico procedente de la descomposición de vegetales como el musgo Sphagnum a lo largo de miles de años en una cuenca lacustre de origen glaciar. Se produce en condiciones climatológicas de frío extremo, elevada pluviometría y bajos índices de radiación solar. A este yacimiento se le denomina turbera y la rubia se forma en su parte superior, la zona más joven, con un pH ácido y escasez de nutrientes.

Tiene unas características ideales para el cultivo, pues posee una gran capacidad de retención de agua, además de una elevada porosidad para la circulación de aire y el desarrollo de las raíces. Al ser pobre en nutrientes, se enriquece con abonos orgánicos o químicos para poder ser utilizada como sustrato.

Turba rubia