Es aquella que se hace para unir de manera estanca los tubos utilizados en fontanería sin necesidad de tener que hacer soldaduras o encolar. Las uniones, normalmente metálicas, sirven para unir válvulas, alargar o sacar derivaciones de tubos multicapa o de cobre. Para la unión a compresión se necesita únicamente un par de llaves inglesas o de apriete.

En las tuberías multicapa hay que abocardar la boca de los tubos con abocardador, para ensanchar ligeramente la pieza, y poder acoplar a ella la parte macho de las conexiones. Una anilla cónica sobrepuesta en el tubo, por lo general metálica, es la que garantiza la estanqueidad al apretar las roscas. Las roscas se aprietan primero con la mano y después con llave.

En las tuberías de cobre la unión es similar, pero sin realizar abocardamiento del tubo. De esta manera se unen las válvulas y los detentores de los radiadores a las tuberías. La unión se hace con racor de compresión bicono, en la que un anillo de goma o metal presiona las juntas de estanqueidad al apretar las tuercas a mano y con llave, imposibilitando la fuga de agua.

Unión a compresión