Es una estructura formada por lamas de madera separadas entre sí varios centímetros y clavadas a su vez a dos travesaños. Es resistente a la intemperie y al ataque de hongos e insectos debido a su tratamiento autoclave.

Sirve para delimitar espacios y dar privacidad a cualquier parcela. Además, tiene una función decorativa para el jardín. Para su instalación se utilizan unos postes fijados al suelo a los que después se debe atornillar la valla.

Valla de madera