Es un objeto metálico de forma rectangular que se asienta en el suelo mediante dos patas. La más común se usa en las obras y posee, a lo largo de su superficie, barras metálicas verticales desde la parte superior a la inferior. La de cerramiento de obra está compuesta por un entramado de varillas verticales y horizontales y dos barras verticales en los laterales.

Su función es delimitar una zona de la obra e impedir el paso a ella. Tiene un sistema en los extremos para unir una pieza a la otra, de modo que permite hacer una composición más extensa que una sola unidad.

Valla de obra