Es un pequeño dispositivo imprescindible en los termos eléctricos para evitar daños y averías en el mismo por aumento de la presión. Se coloca enroscada en la toma de agua fría del propio termo, nunca en la de la caliente. Tiene básicamente dos funciones, una la de ser válvula antiretorno, que impide que el agua caliente del termo pueda volver al circuito de agua fría. Y la otra es la de seguridad. Si, por algún motivo, aumenta la presión del termo más allá de lo regulado a medida que se calienta el agua, por la válvula de seguridad se expulsará el agua necesaria, evitando averías graves y un exceso peligroso de presión. Lo normal es que la posible agua expulsada se derive a través de un pequeño tubo de plástico hacia la canalización de desagüe de la casa. Si la válvula gotea o se avería, es fácil cambiarla por una nueva.

Válvula de seguridad para termos