Se trata de un accesorio para los radiadores de agua de una calefacción centralizada. Su función es regular de forma automática y precisar la temperatura. Lo hace ajustando el flujo de agua caliente que circula por el radiador para controlar la potencia térmica de este, para alcanzar el mayor confort en la estancia donde esté instalado.

Se compone de un pomo que permite, mediante su giro y una escala, seleccionar la temperatura, un sensor de temperatura que mide la temperatura y una conexión mecánica entre el cabezal y la apertura de la válvula.

Hay válvulas termostáticas inteligentes que son capaces de ajustar el valor de temperatura exacto remotamente y a través de internet. Son recomendables para aumentar la eficiencia energética y alcanzar el máximo confort.

Válvula termostática