Es un accesorio cuya función es la de remover de manera homogénea materiales comunes en construcción como morteros adhesivos, resinas, pinturas y otras mezclas líquidas. La varilla puede ser de diferentes medidas en función del volumen del contenedor de líquido con el que se va a trabajar. Consta de un acabado en el extremo en forma helicoidal, es decir en espiral y con diferentes anchuras e inclinaciones para optimizar el batido según el material a manipular.

En el otro extremo se encuentra la rosca de acople o conexión rápida que permite unirlo a un cuerpo con motor eléctrico, el cual la hará rotar de forma rápida y potente consiguiendo una mezcla óptima para trabajar. Hay mezcladores eléctricos cuyo único fin es el acople de estas varillas aunque también se pueden conectar a herramientas con motor como taladros, si el acople es compatible con el portabrocas de la máquina.

Varilla mezcladora