Es un recipiente con forma de vaso o botella transparente, cerrado por la parte superior por un cabezal con rosca metálica de 1 pulgada. En su interior se coloca un cartucho de sedimentos de polipropileno que retiene la tierra, el barro y las partículas en suspensión existentes en el agua, de tamaño superior a 50 micras. 

Se usa para filtrar el agua del consumo doméstico, evitando las incrustaciones en los grifos y electrodomésticos. Se instala en la tubería de entrada a la vivienda. Se recomienda cambiar el cartucho cada año, según la cantidad de agua de entrada, y el vaso cada 5 años.

Vaso contenedor