Es la técnica usada para crear una zona ajardinada con plantas que necesitan de poco riego. Contiene vegetables autóctonos como árboles, arbustos, cactus o palmeras que se aclimatan al entorno. Se complementa con la mezcla y el contraste de elementos decorativos como arena, piedras, grava o corteza de pino.

Está indicada para lugares donde llueve poco o la calidad del agua no es buena. Estos jardines no están tapizados de flores ni césped, pero aportan una versión diferente de paraje natural. 

Xerojardinería