Es una clase de yeso basto al que se le han añadido aditivos retardantes para conseguir un fraguado más lento. Se utiliza para tapar rozas o realizar pequeñas cargas y es ideal para guarnecidos de interior, primera capa de revestimiento de paredes y techos. El tiempo estimado de fraguado es de unos 10 minutos.

Para realizar la mezcla se espolvorea el yeso sobre el agua y se amasa a mano con ayuda de una talocha hasta que quede una pasta homogénea. Después se aplica sobre la zona con una paleta o talocha.

Yeso controlado