Cómo elegir aire acondicionado portátil

El aire acondicionado portátil presenta la gran ventaja de que puedes desplazarlo a aquellos lugares de la casa que necesites climatizar en cada momento, con unas prestaciones de funcionamiento similares a las de los equipos de aire acondicionado fijo.

Cómo elegir aire acondicionado portátil

¿Cómo funcionan los equipos de aire acondicionado portátiles?

Su funcionamiento es muy sencillo: aspiran el aire caliente del ambiente, que entra en el aparato a través de unas ranuras; el aire cálido circula dentro del aparato y se enfría gracias a unos tubos con refrigerante que hay en el interior; después expulsa al exterior (que es el interior de la habitación) ese aire, ya refrigerado. Una parte del aire, que no refrigera, debe ser expulsado al exterior de la casa, por eso debe colocarse junto a una ventana.

Cómo elegir aire acondicionado portátil

Características y ventajas de contar con aires portátiles

Una de las ventajas de los equipos de aire acondicionado portátil es que no requieren instalación, por eso están especialmente indicados para habitaciones donde es difícil instalar un equipo de aire, viviendas de alquiler, segundas viviendas o cuando la necesidad de usar aire acondicionado es muy ocasional.

El aire acondicionado portátil sí necesita una salida para el aire caliente, haciendo necesario que se instale un tubo que lleve el aire al exterior a través de la ventana. En los equipos de doble tubo, el espacio será mayor, ya que hace falta un tubo para evacuación y otro para toma de aire de la calle.

Cómo elegir aire acondicionado portátil

Otra de las facilidades que ofrecen los aparatos de aire acondicionado portátil es que son cada vez más compactos, es decir, que no necesitan mucho espacio para colocarlos.

Su mantenimiento es muy sencillo: solo habrá que limpiar los filtros con cierta periodicidad y evitar la acumulación de humedad que siempre resulta de la condensación al refrigerar el aire.

¿Qué tipos de aires acondicionados portátiles existen? Calcula la potencia

Es necesario elegir el aparato según la potencia necesaria a cada hogar y usos. Su clasificación puede hacerse en función de los metros que tenga la superficie que se necesite climatizar. Como regla general, serán necesarias entre 100 y 140 frigorías por metro cuadrado.

  • Para climatizar una superficie de 10 a 20 m2, lo ideal son aparatos de entre 1.500 y 2.000 frigorías.
  • Para climatizar una superficie de 20 a 30 m2, se requiere un aparato de entre 2.000 y 3.500 frigorías.
  • Sistema de doble tubo. La ventaja principal de este sistema es que alcanza la temperatura de confort en la mitad de tiempo que los sistemas convencionales de tubo único. Incorpora un tubo para evacuación de aire y otro para la toma de aire de condensación, con lo que la refrigeración del aire se consigue más rápidamente, ya que no se expulsa aire del interior de la estancia.

Además de la superficie también hay que tener en cuenta la orientación de la habitación, los elementos que componen las ventanas y su capacidad de aislamiento, si tienes o no persianas o toldos, los materiales de construcción de los que está hecha la casa y los tabiques de las habitaciones, la temperatura exterior y los puntos de luz que también generan calor.

Cómo elegir aire acondicionado portátil

Por ejemplo, para un salón de 20 m2 orientado hacia el sur, que se encuentra en una región con temperaturas que suelen superar los 30 grados habitualmente, habría que calcular 140 frigorías por metro cuadrado. El resultado sería 2.800 frigorías o 3.250 W.

Y recuerda que los aparatos de aire acondicionado portátil son más ruidosos que los fijos así que, no son recomendables para dormitorios donde se descanse.

Utilizar el equipo de aire portátil de manera eficiente

Es importante hacer un uso adecuado del equipo de aire acondicionado portátil para evitar el derroche energético y, por tanto, el aumento del gasto de electricidad en la factura.

Cómo elegir aire acondicionado portátil

Mantener el aparato a 25°C es suficiente para evitar el derroche y crear un clima agradable en el hogar.