Cómo elegir convectores

Calor de apoyo sin instalación. Los convectores son una solución sencilla para mejorar la temperatura de una estancia de pequeñas dimensiones como el baño, la cocina o un pequeño dormitorio. No requieren ningún tipo de instalación, basta con enchufarlos a la toma de red para que empiecen a caldear la habitación de forma rápida. Al funcionar con electricidad en lugar de con combustible no precisan ningún tipo de mantenimiento ni emanan gases que exijan salida de humos. Expulsan aire caliente de forma rápida aunque este perdura poco tiempo, es por ello que se recomienda su uso como sistema complementario de calefacción.

Cómo elegir convectores

Las claves

Los convectores tienen una resistencia que caldea el aire del ambiente y lo eleva. Basta con enchufarlos a una toma de corriente.

La mayoría de modelos son portátiles para trasladarlos fácilmente de una estancia a otra.

Para calcular la potencia de forma estimada multiplica la superficie de la estancia a caldear por 100 W.

Características de los convectores

Los convectores son fáciles de instalar, cómodos y seguros. No necesitan salida de humos, mantenimiento ni acopio de combustible, no emiten gases y son fáciles de transportar. El gasto energético que conllevan, sin embargo, es su principal inconveniente ya que consumen un vatio de energía eléctrica por cada vatio de calefacción que producen.

Cómo elegir convectores

Este tipo de aparatos irradian calor de forma instantánea y focalizada, de ahí que estén indicados para caldear una habitación pequeña y/o como sistema de calefacción adicional o complementario.

El aire a temperatura ambiente entra por la parte inferior del aparato que lo calienta a través de una resistencia eléctrica y lo expulsa por una rejilla. El convector aprovecha la capacidad natural del aire caliente para elevarse y desplazar el aire frío hacia abajo. A la hora de elegir un convector ten en cuenta que debes escoger una potencia mínima de 100 vatios por m2. Para una habitación, por ejemplo, de 12 m2 debes elegir un aparato de al menos 1200 W. 

Un convector para cada estancia

Por sus características y por su consumo te aconsejamos que utilices estos aparatos como calefacción de apoyo o para calentar las siguientes estancias:

  • Habitación: Para una estancia de en torno a los 10 m2 como un dormitorio podemos optar por un convector para calentar la estancia una media hora antes de irnos a la cama.
  • Baño o cocina: Para estancias con altos índices de humedad, como el baño o la cocina, puedes usar un convector. Comprueba que cuenten con un IP-24, o superior, que certifica su protección al goteo de agua.
Cómo elegir convectores

Calcula la potencia

En general para una altura de techo de 2,5m contamos 80 W por m2 para habitaciones bien aisladas y 100 si el nivel de aislamiento es medio. Puedes basarte en estos valores aproximados, para ello lo primero que debemos hacer es tener en cuenta la superficie de la habitación en m2. Ten en cuenta que los valores de la tabla son tomando como referencia habitaciones perfectamente aisladas. Para habitaciones medianamente aisladas escoge una potencia un poco superior.

Estas referencias son aproximadas porque la potencia varía también en función de la temperatura exterior de la zona geográfica en la que vivamos, la calidad del aislamiento y la superficie acristalada de cada habitación.

Muchos convectores incluyen varias posiciones de potencia para adecuarse a las necesidades caloríficas de varias habitaciones, de diferentes épocas del año y zonas geográficas. Estos aparatos suelen ser compactos y portátiles, de manera que permiten ser trasladados cómodamente a una segunda residencia.

Consejos de uso

En caso de que vayamos a utilizar el convector para calentar el baño debemos extremar las precauciones para evitar cualquier accidente. Para garantizar un uso seguro te recomendamos que dejes, al menos, un metro entre el aparato y la zona que rodea la bañera o la ducha. Comprueba que tienes las manos secas y los pies calzados, antes de enchufar y desenchufar el aparato. Nunca manipules el convector desde dentro de la ducha o bañera.