Cómo elegir termostatos y cronotermostatos. Tu bolsillo lo agradecerá

La calefacción puede suponer hasta el 50% del consumo de energía durante los meses de invierno. Este gasto puede reducirse con termostatos y cronotermostatos. Son aparatos pensados para ahorrar energía en la climatización de la casa sin tener que renunciar a la comodidad y al confort.

Cómo elegir termostatos y cronotermostatos

Su instalación es muy recomendable para sistemas de calefacción mediante calderas de gas, gasóleo o pellets. Instalando uno de estos equipos puedes regular la temperatura de tu hogar, y elegir el momento en el que quieres que se encienda y apague la calefacción.

Qué es un termostato y un cronotermostato

- Los termostatos tradicionales son aparatos analógicos equipados con una rueda que te permite elevar o disminuir la temperatura a la que quieres que se encuentre tu hogar. En cambio, los termostatos digitales incorporan una pantalla en la que puedes ver los grados que hay en casa. De esta forma, puedes graduar la temperatura en función de la información que te proporciona el medidor del termostato para mantener la temperatura de confort. Así la utilización de la calefacción será más precisa y eficiente, ya que solo consumes lo que realmente necesitas.

Cómo elegir termostatos y cronotermostatos

- Por su parte, el cronotermostato es un equipo con mucha más precisión que los termostatos normales. Son digitales y programables, aunque existen ciertos modelos que incorporan más o menos funciones extra. Al ser programables, te permiten controlar en todo momento la temperatura por horas e incluso por días. Puedes ajustar la hora de encendido y apagado de la calefacción y programar de forma exacta la temperatura. Incluso puedes dejar el equipo programado para varios días por si vas a pasar algún tiempo fuera de tu hogar. Se pueden regular con diferentes niveles de temperatura programas de libre configuración.

- También existen la última generación de aparatos: los termostatos inteligentes. Se trata de un tipo de termostato que se controla de forma remota a través de 3G o wifi. De este modo, se pueden manejar por control remoto por teléfono fijo o móvil -smartphone, tablet u ordenador-. A través de una app puedes controlar tu equipo y programar la calefacción y encenderla o apagarla desde cualquier lugar y en cualquier momento.

Los termostatos inteligentes pueden contar con funciones especiales, todas ellas destinadas a hacer un uso más personalizado y eficiente del gasto de calefacción que se hace en la casa. Algunos ejemplos de los extras que pueden incorporar son:

  • Medidor de consumo para saber en todo momento el gasto energético por horas, días, meses y años.
  • Geolocalización: gracias a la geolocalización el sistema detecta que estás cerca de casa, en función de la distancia que hayas programado, y enciende la calefacción. Del mismo modo, cuando te alejas de casa, la calefacción se apaga. Para usar esta función es necesario activar el GPS del smartphone e indicar el radio de distancia en el que quieres que te detecte. Así se evitan los consumos innecesarios de energía cuando la casa está deshabitada.
  • Pantalla retroiluminada: tiene una fuente de luz tras el panel que ilumina la imagen que se ve en el panel.
  • Detección de presencia: cuando el termostato detecta presencia en la estancia, el sistema de calefacción se activa automáticamente; si no hay nadie en la sala, la calefacción se pone apaga o pasa a modo económico.
  • Controlable con la voz: el aparato se puede manejar a través de las órdenes dadas por voz.

Ver todos los termostatos y cronotermostatos

Según el tipo de conexión, existen modelos de termostatos y cronotermostatos con o sin cable.

- Con cable: se conecta por cable y el aparato queda fijado a la pared -ya sea sobrepuesto o encastrado-. El sitio elegido para su ubicación tiene que ser un lugar alejado de fuentes directas de calor como chimeneas, hornos, radiadores próximos…

Cómo elegir termostatos y cronotermostatos

- Inalámbrico: funciona y se conecta al sistema de calefacción por radiofrecuencia. Su ventaja radica en que puedes moverlo y que pueden utilizarse en viviendas que no disponen de la instalación eléctrica adecuada. Tendrás que elegir un modelo que tenga el alcance necesario para tu vivienda.

Cómo elegir termostatos y cronotermostatos

 

Cómo funciona un termostato y un cronotermostato

Tanto los termostatos como los cronotermostatos, independientemente de sus características particulares, son sistemas de control que abren y cierran un circuito eléctrico en función de la temperatura. Ambos aparatos están conectados a la caldera y son los que activan o desactivan el sistema de calefacción.

El circuito de calefacción con radiadores conectados a una caldera tiene un funcionamiento muy sencillo, el agua se calienta en la caldera y mediante un recorrido de tuberías llega a los radiadores que se encuentran en las distintas zonas de la casa. Una vez se enfría, el agua retorna a la caldera y así siempre se utiliza la misma cantidad de agua para la calefacción.

Lo que hacen los termostatos y cronotermostatos es activar o desactivar la llama que calienta el agua del calderín: así desconectan la calefacción.

Cómo elegir termostatos y cronotermostatos

Consideraciones previas: temperatura de ahorro en tu hogar

Para hacer un uso adecuado tanto del termostato como del cronotermostato, hay algunos conceptos acerca de la temperatura que debes conocer.

En primer lugar, en todas las casas existe la llamada temperatura de inercia. Así se denomina los grados mínimos que puede haber en tu hogar, independientemente de las condiciones exteriores. Esta temperatura de inercia dependerá de los materiales, la ubicación, el aislamiento e incluso el piso del que se trate.

Cómo elegir termostatos y cronotermostatos

Por otro lado, existe la temperatura de confort. Es aquella con la que te sientes a gusto en tu casa, los grados que proporcionan una sensación térmica agradable. La diferencia entre la temperatura de inercia y la de confort es la que se denomina intermedia (la más importante para prever cómo ahorrar en energía en el hogar). Hay que procurar que entre la intermedia y la de confort no haya más de cinco grados. Es decir, que si la temperatura de confort para ti son 22 grados, lo normal será que mantengas la temperatura intermedia en 18 grados más o menos.

Además, la instalación de estos equipos es muy sencilla, sin necesidad de hacer grandes obras. Te harán falta algunas herramientas básicas como destornilladores de precisión, un taladro normal, una broca y un alicate especial para trabajos en electricidad. No tendrás ningún problema para llevar a cabo esta tarea. Este vídeo de cómo instalar un termostato puede servirte de ayuda. Si te decantas por un cronotermostato, guíate por este otro vídeo.

Cómo elegir termostatos y cronotermostatos