Personaliza tu piscina revistiéndola con gresite

Elige la composición de color, degradado o incluso dibujos y cenefas y compón el proyecto de piscina que más te guste para las paredes y suelo de la piscina de la mano del gresite. Es ideal por su resistencia a la intemperie (humedad, heladas, cambios de temperatura…) y a los productos químicos.

Cómo elegir gresite para piscinas

Ventajas del gresite

El gresite está fabricado en vidrio cocido a altas temperaturas y teñido con colorantes cerámicos. Se suele presentar en mallas para facilitar su instalación. Entre las características que lo hacen único para revestir las piscinas destacan: su resistencia a la intemperie (agua, humedad, cambios bruscos de temperatura…); su resistencia a los productos químicos; su poder aislante; y su carencia de porosidad. 

Además, permite elegir entre infinidad de posibilidades decorativas: mosaicos, degradados y amplia variedad de colores. En este sentido, la elección del color influirá en la tonalidad aproximada del agua. En paredes y suelos,  las cenefas y dibujos (delfines, caballitos de mar, escudos…) te permiten personalizar el diseño a tu gusto. También puedes elegir la forma y el tamaño del gresite ya que existen diferentes opciones (cuadrados, hexagonales y redondos, de diversos dibujos…).

Cómo elegir gresite para piscinas

¿Cómo saber elegir entre un gresite u otro?

Primero tienes que considerar que sea antideslizante. Escoge un gresite antideslizante para evitar resbalones o caídas. El nivel de deslizamiento se clasifica en 4 grados, siendo 3 el más seguro y antideslizante y 0 el menos, según la norma que determina la resistencia al deslizamiento/resbalamiento de los  de los pavimentos.

Además, cuanto más resistente mejor. Por una parte, resistencia al rayado, que se mide mediante la escala MOHS. Esta escala clasifica las superficies más duras con el grado 10 y las más blandas con el grado 1. Y, por otra parte, resistencia al desgaste, que se mide con la escala PEI que va desde el grado 1 al 5. Cuanto mayor sea el PEI, más resistente.

Cómo elegir gresite para piscinas

Mantén tu piscina de gresite siempre a punto

Si limpias las paredes y fondo con los limpiafondos y haces un buen mantenimiento con los productos adecuados, el gresite estará en perfectas condiciones. 

Si, por cualquier circunstancia vacías la piscina, aprovecha para hacer una limpieza más a fondo con un cepillo y detergente neutro. El detergente ayudará a disolver cualquier suciedad que haya quedado incrustada en las paredes y suelos de la piscina.

No uses agua a presión para evitar que se dañen las juntas, que se desprenda alguna pieza.

Cómo elegir gresite para piscinas