Cómo elegir plaqueta decorativa

Una solución decorativa para revestir las paredes de tu casa son las plaquetas decorativas. Se trata de piezas que imitan materiales como el ladrillo, la pizarra o la piedra arenisca, de poco grosor y muy ligeras, lo que hace que se puedan colocar casi sobre cualquier superficie.

Cómo elegir plaqueta decorativa

Las plaquetas pueden ser artificiales (de hormigón, piedra reconstruida con resinas, poliuretano o yeso), pero también de piedra natural de diferentes tipos, con lo cual siempre habrá un modelo adecuado para las necesidades de cada estancia y hogar.

Tipos de plaqueta decorativa

El material con que están fabricadas determinará las características, formatos y precio de las plaquetas decorativas. Antes de elegir, debes saber qué prestaciones necesitas (durabilidad, ligereza, aislamiento…), las exigencias de la estancia (uso en interior o exterior) y tus gustos y preferencias para decidirte por una clase u otra.

  • Hormigón. Es el material más resistente y duradero, junto a la piedra natural, de ahí que se recomienden para los proyectos de exterior aunque también pueden utilizarse en interior. 

Las plaquetas de hormigón son las más pesadas (entre 30 y 50 kilos por metro cuadrado) lo que las convierte en las menos manejables, aunque también hay piezas de hormigón aligerado, algo menos pesadas. Las piezas de hormigón se instalan con adhesivo.

Cómo elegir plaqueta decorativa

Sus ventajas: no necesitan apenas mantenimiento y no es preciso aplicarles ningún tipo de acabado. Solo se recomienda aplicar en zonas húmedas una capa impermeable incolora para tapar el poro exterior. Sus acabados imitan piedra en forma de laja (placas planas y estrechas) o mampostería, ladrillo o aplacados.

  • Poliuretano. Las plaquetas de este material son las más sencillas de colocar y pueden cortarse con cualquier herramienta apropiada para madera. Ligero, excelente aislante (térmico y acústico) y resistente al frío y a la humedad; el material este se puede instalar en interior y exterior, más recomendable para interior por su aislamiento, ligeras y menos robustas que otros materiales. Ofrece garantía contra la decoloración por la incidencia directa de los rayos del sol. Las piezas de poliuretano puedes pegarse o atornillarse a la pared.
  • Piedra natural. Apropiadas, tanto para interior como para exterior, son muy resistentes y más manejables que las plaquetas de hormigón, porque su peso es menor, y más inalterables con el paso del tiempo. Los formatos son muy diversos, los principales son piedras naturales cortadas en lajas en forma de Z, que una vez instaladas no se aprecia la junta. Por otro lado, existen piezas planas sin relieve cortadas en forma rectangular y cuadrada para uso en pared, combinables con suelos también de piedra natural. Al igual que las de hormigón, las piezas de piedra natural se instalan con adhesivo.

¿Plaquetas decorativas para paredes de interior o de exterior?

La respuesta a esta pregunta es un factor esencial para escoger el tipo de plaqueta que vamos a necesitar, sobre todo, por la capacidad de soportar peso de la pared.

  • Para paredes de exterior debemos elegir plaquetas de hormigón o de piedra natural. No obstante, estos dos materiales dan buen resultado tanto en interior como en exterior.
  • Para paredes de interior también podemos optar por cualquier tipo de material: piedra, hormigón o poliuretano. Esta última es una solución muy cómoda, ligera y fácil de instalar y proporciona un buen aislamiento térmico y acústico.
Cómo elegir plaqueta decorativa

La situación en exterior o en interior también determinará los productos necesarios para su instalación. Para la colocación en exterior se usa un adhesivo y una pasta para juntas resistente a la humedad y a los cambios bruscos de temperatura. También es importante en exterior la instalación en altura que requerirá de una fijación mecánica para evitar problemas futuros.

Posibilidades decorativas de las plaquetas

Decorar una pared del salón, crear una librería de obra para el dormitorio, hacer una barra americana para la cocina, revestir el cabecero de la cama o una chimenea. La plaqueta decorativa tiene muchos posibles usos que, además, te ayudarán a decorar; sirven para separar espacios, crear volúmenes, aislar estancias y dar un nuevo aire a las paredes tanto de exterior como de interior sin necesidad de obra.

Puedes elegir entre diversos acabados: laja (placa plana y estrecha), ladrillo, aplacado, imitación de todo tipo de piedra, según tus gustos.

Dentro de los colores también puedes optar por tonos óxido, ámbar, hueso, entre otras muchas posibilidades.

Cómo elegir plaqueta decorativa

A la hora de crear un ambiente en tu casa, ten en cuenta que, en general, el ladrillo o la pizarra multicolor se ajustan muy bien a los ambientes modernos, las piedras lisas encajan con atmósferas más clásicas, mientras que los entornos rústicos piden lajas de piedra natural.

Combina la plaqueta con zonas pintadas, paredes empapeladas, frisos… y multiplica tus opciones decorativas. Aprovecha las diferentes texturas para separar espacios, diferenciar ambientes y personalizar la estancia con un estilo único.