Cómo elegir campanas extractoras

La campana extractora es un aparato eléctrico que elimina la grasa en suspensión en el aire, los humos, olores y el vapor mediante una combinación de filtrado y la evacuación del aire. Pero no todas tienen las mismas características, ni son adecuadas para el mismo tipo de cocina.

Cómo elegir campanas extractoras

Modelos de campanas extractoras según su funcionamiento

Generalmente, el funcionamiento de las campanas de cocina se suele realizar de dos maneras:

  • Por extracción: estas campanas son las de succión. El motor aspira los humos, olores y gases que se generan al cocinar, pasan por un filtro metálico anti-grasa (que se puede limpiar en el lavavajillas) y el motor los expulsa al exterior de la casa mediante un tubo de salida de humos comunicado con la fachada de la vivienda.
    Por norma, el tubo tiene unas medidas establecidas y será mejor corto ya que, cuanto más largo sea el tubo, más potencia necesitará el motor. También es necesario que incluya una válvula anti retorno, para que el humo y los olores no entren de nuevo a la cocina.
    Su mayor ventaja es su eficacia, puesto que elimina completamente las partículas en suspensión que se generan al cocinar.
  • Por recirculación: estas campanas son las de filtro de carbono. En este caso no existe tubo de evacuación (idóneo para las cocinas que no disponen de salida de humo). La campana aspira y absorbe los humos y gases y los pasa, primero, por un filtro antigrasa que depura el aire y, después, por un filtro desechable de carbón activo que trabaja absorbiendo los olores para devolver el aire limpio a la cocina.
    Son menos eficaces a la hora de eliminar olores, pero cuando se instalan no es necesario colocar el tubo ni perforar la fachada, lo que facilita considerablemente su colocación.
Cómo elegir campanas extractoras

Tipos de campanas extractoras por su forma

En segundo lugar, también puede hacerse una clasificación de las campanas extractoras atendiendo a la instalación y a su forma:

  • En este sentido, en función de su forma se pueden encontrar campanas extractoras encastradas: son las ubicadas bajo un armario superior de la cocina. Son las más habituales.
  • Las llamadas en isla: son más modernas y llamativas. Requieren de bastante espacio, por eso, son recomendables, sobre todo, para cocinas amplias con las placas vitrocerámicas instaladas en el centro.
  • Las extraplanas o telescópicas: son las más discretas y económicas. Pasan desapercibidas con el mobiliario y se extraen tirando del frontal para que funcionen. La mayoría de las campanas extractoras también incluyen luz.
Cómo elegir campanas extractoras

En cuanto a su acabado, los materiales que suelen presentan las campanas son el acero inoxidable y superficies lacadas.

¿Qué características se deben tener en cuenta en una campana extractora?

A la hora de escoger la campana de extracción para tu cocina debes considerar numerosos aspectos técnicos como son los siguientes:

  • El nivel de extracción que es necesario para saber qué potencia necesita tu campana. Para ello, debes contar con las medidas de tu cocina y con los tubos que instales para dar salida al exterior al humo.
  • El nivel de ruido de las campanas requiere una especial atención, ya que muchas veces supone un problema por su exceso mientras se cocina. Los modelos que se fabrican cada vez son más silenciosos, incluso hay algunos que incluyen cerramientos con revestimientos de materiales que absorben el ruido y lo amortiguan. Las campanas extractoras emiten de media entre 70 y 80 decibelios a potencia máxima y unos 40 decibelios con la mínima potencia. Si no quieres que provoque demasiado ruido, te recomendamos un modelo que no pase de los 60 decibelios. No obstante, también es cierto que el nivel de sonido aumenta en función de la potencia de absorción.
  • El tamaño: debe tener un ancho mínimo igual al de la placa de cocción, aunque lo más recomendable es que sea un poco más grande para que tenga una mayor capacidad de absorción. Por ejemplo, si la placa es de 80 cm, la campana debería ser como mínimo de 60 cm, aunque siempre será más efectiva si su tamaño es mayor. Si tienes espacio suficiente, puedes instalar la campana de 70, 80 o incluso 90 cm. Piensa también que la potencia se calcula en función del tamaño que tenga la cocina.
  • Los motores: es importante fijarse en que la campana tenga motores blindados de hierro y no de plástico. Esta cuestión es más relevante en las cocinas de mucho uso, ya que así se evita que la grasa, el polvo y la suciedad entre, se adhiera y se consigue proteger más el interior de la campana.
  • Es especialmente relevante también que tenga varias velocidades y una válvula antirretorno que impida la vuelta a la cocina de olores y humos una vez apagada la campana. Los modelos más utilizados suelen tener una capacidad de absorción de hasta 500 m3/h como mínimo.
Cómo elegir campanas extractoras

Calcular la potencia necesaria para la campana extractora

Para calcular la potencia del motor que necesitas, puedes realizar la siguiente fórmula de forma muy sencilla:

Multiplica los metros cuadrados de la cocina por su altura y el resultado que obtengas deberás multiplicarlo de nuevo por 12 revoluciones/ hora, lo que es igual a los metros cúbicos (m3) de motor.

Por ejemplo, si tu cocina mide 10 metros cuadrados y 2,40 m de alto, el resultado sería:

10 x 2,40 x 12 = 288 m3

Por lo tanto, para una aspiración mínima necesitarías una campana de 288 m3 por hora de aspiración. Sin embargo, es recomendable instalar una de mayor potencia de la necesaria ya que, para aspire de forma adecuada, no tendrás que programarla para que trabaje al máximo de su velocidad y, por tanto, hará menos ruido.

Cómo elegir campanas extractoras

Es importante que consultes el diámetro que pide el modelo de campana que escojas porque si el tubo de la cocina es inferior al que elijas, la campana no funcionará bien. De hecho, sería contraproducente dado que la capacidad de aire que puede aspirar la campana, no cabría por el tubo y el humo retornaría a la cocina, perdiendo así capacidad de extracción y aumentando la generación de ruido.

También resta capacidad de extracción cada codo de la instalación del tubo, así como la prolongación del mismo hasta el exterior.

Elige tu campana extractora por su diseño

Una vez hayas identificado de cuánto espacio dispones y cuánta potencia necesitas para escoger la campana adecuada, debes pensar en el tipo de diseño que mejor encaja con los elementos de tu cocina. Algunas tienen el valor añadido de constituir un elemento estético que puede completar la decoración de tu cocina.

  • Los principales diseños de campana extractora son de pared, tanto horizontales como con inclinación hacia la zona de cocción. En ambos casos pueden aportar un toque decorativo a tu cocina.
  • Los modelos en isla están pensados para cocinas cuyos fuegos no tienen paredes alrededor y la campana se sujeta mediante una estructura al techo y con un embellecedor, generalmente inoxidable.
  • Las extraplanas suelen ir sujetas o encastradas en la pared o un mueble alto y pueden ser fijas o extraíbles para abarcar más superficie cuando te dispongas a cocinar. Las puedes volver a guardar cuando hayas terminado de utilizarlas para que ocupen menos espacio. 
Cómo elegir campanas extractoras

Consejos de uso y mantenimiento de la campana extractora

Hay algunos hábitos cotidianos muy sencillos que puedes llevar a cabo para alargar la vida de tu campana extractora y optimizar su rendimiento.

  • Es recomendable que pongas en marcha en seguida la campana una vez colocadas las ollas y sartenes, para evitar que el motor se sobrecaliente y así aumentar su eficacia contra los olores y vapores.
  • Evita dejar los fuegos encendidos con la campana apagada y utilizar para su limpieza productos abrasivos y estropajos que pueden rayar la superficie.
  • Cuando limpies el frente exterior, sea de aluminio o acero inoxidable, debes hacerlo con un paño suave empapado en detergente líquido neutro y frotando preferiblemente con un movimiento horizontal.
  • Sea cual sea el tipo de campana por la que te decantes, todas incorporan filtros para el aire que deben limpiarse de forma periódica cuando la grasa se haya acumulado. Montarlas y desmontarlas es sencillo y, además, los filtros también son recambiables. En las campanas de recirculación, los filtros de carbono se deben cambiar obligatoriamente una vez al año para que el sistema depurador funcione correctamente.
  • Los filtros de fibra de fieltro puedes lavarlos a mano, siempre y cuando pongas cuidado, para que no pierdan la forma, ya que resultaría muy complicado colocarlos nuevamente.
  • En las campanas de succión son habituales los filtros de metal, que pueden ser lavados en el lavavajillas si no tienen la grasa demasiado incrustada. Si han acumulado demasiada grasa, es mejor que sumergirlos en un recipiente que contenga algún producto desengrasante.
Cómo elegir campanas extractoras