¿Cómo elegir campanas extractoras?

● 8 minutos de lectura        ● Cómo elegir    

Cómo elegir campanas extractoras

La campana extractora es tu aliada para eliminar la grasa en tu cocina mediante una combinación de filtrado y evacuación del aire. Te explicamos qué debes tener en cuenta al elegir tu campana extractora para que se adapte a tu cocina. 

Tipos de campanas extractoras: ¿extracción o recirculación?

Hay dos tipos de campanas, dependiendo de la preinstalación que haya en tu casa y de si cuenta con sistema de evacuación de humos:

- Campanas por extracción. El motor de la campana aspira los humos, olores y gases que se generan al cocinar. Estos pasan por un filtro metálico anti-grasa (que se puede limpiar en el lavavajillas) y el motor los expulsa al exterior mediante un tubo de salida de humos comunicada con un tubo de evacuación de la comunidad de vecinos o con la fachada de la vivienda. Como norma, el tubo tiene unas medidas establecidas y cuanto más largo sea, más potencia necesitará el motor de la campana. También es necesario que incluya una válvula anti-retorno, de manera que el humo y los olores no entren de nuevo a la cocina. La mayor ventaja de las campanas por extracción es su eficacia, ya que eliminan completamente las partículas en suspensión que se generan al cocinar.

- Campanas por recirculación o de filtro de carbono. Son muy adecuadas para cocinas que no disponen de salida de humos y, por tanto, no tienen tubo de evacuación. Estas campanas aspiran y absorben los humos hacia un filtro antigrasa que depura el aire y, después, los conduce por un filtro desechable de carbón activo que absorbe los olores para devolver el aire limpio a la cocina. Este tipo de campanas son menos eficaces a la hora de eliminar olores, pero tienen una colocación más sencilla, pues no necesitan colocar un tubo de evacuación ni perforar la fachada.

¿Dónde colocar tu nueva campana extractora?

El tipo de muebles tienes en la cocina condicionará tanto el tipo de campana, como su diseño y forma. Te explicamos qué tipos de campana encontrarás en LEROY MERLIN, según ubicación: 

- Encastradas en un mueble. Pueden ir sujetas o encastradas en la pared o en un mueble alto, y pueden ser fijas o extraíbles para abarcar más superficie cuando vayas a cocinar. Las puedes volver a guardar cuando hayas terminado de utilizarlas para que ocupen menos espacio. Estos son los principales tipos:

  • Convencionales. Se colocan en la parte inferior del mueble de la cocina. Funcionan mediante extracción y deben ir conectadas al tubo de evacuación de humos
  • Telescópicas o extraíbles. Similares a las anteriores, también van colocadas en la parte inferior del mueble. Pasan desapercibidas con el mobiliario y se extraen tirando del frontal.
  • De tipo grupo filtrante. Aunque su imagen es similar a las anteriores, estas no se conectan a un sistema de evacuación de humos, sino que cuentan con un sistema de filtros por los que pasa el aire. Después, el aire retorna a la cocina, ya limpio.  

- Campanas de pared. Este tipo de campanas va directamente en la pared, en vez de encastradas en el mueble.

  • Decorativas: Su diseño las hace especiales. Pueden inclinarse hacia la zona de cocción y aportan un toque muy decorativo a tu cocina. Pueden contar tanto con sistema para la evacuación de humos como por recirculación o por filtro de carbono.

- Campanas de techo. Se colocan en el techo. Estos modelos están pensados para cocinas con fuegos sin paredes alrededor. La campana se sujeta mediante una estructura al techo con un embellecedor, generalmente inoxidable.

  • En isla. Son las más modernas y llamativas. Como su propio indican, son para cocinas y vitrocerámicas instaladas en la isla de la cocina. Necesitan bastante espacio y su sistema de funcionamiento es por extracción o por recirculación.   
  • Encastradas en el techo. Son las más discretas, suelen ir encima de la isla de la cocina y apenas ocupan espacio visual, por lo que dan protagonismo a los muebles de la cocina. Su sistema de funcionamiento es por evacuación y por recirculación (grupo filtrante). 
PASO A PASO

¿Cómo se instalan las campanas extractoras encastrables?

Ver consejos

¿Qué tener en cuenta al elegir una campana extractora?

A la hora de escoger la campana de extracción, ten en cuenta estos aspectos técnicos:

- Potencia y nivel de extracción. Puedes calcular la potencia del motor que necesitas mediante esta sencilla fórmula: multiplica los metros cuadrados de tu cocina por su altura, y el resultado que obtengas deberás multiplicarlo de nuevo por 12 revoluciones/hora, lo que es igual a los metros cúbicos del motor. Por ejemplo, si tu cocina mide 10 m² y 2,40 m de alto, el resultado sería: 10 x 2,40 x 12 = 288 m³.

- Nivel de ruido de la campana. Te recomendamos un modelo que no pase de los 60 decibelios. No obstante, el nivel de sonido aumenta en función de la potencia de absorción.

- Tamaño de la campana. El ancho ha de ser como mínimo igual al de la placa de cocción, aunque lo más recomendable es que sea un poco más grande para que tenga una mayor capacidad de absorción. Por ejemplo, si la placa es de 60 cm, la campana debería ser como mínimo de 80 cm.

- Altura de la campana. Si se sitúa demasiado alta, el rendimiento de succión no será óptimo. Si se coloca demasiado baja, solo aspirará humos centrales. La altura dependerá de si la cocina es de inducción o vitrocerámica (la campana debe estar a una distancia de 65 cm de los fuegos) o si es de gas (la altura recomendada es de 75 cm).

- Motor de la campana. En cocinas de mucho uso, es importante que el motor sea blindado de hierro y no de plástico. Así se evita que entren la grasa, el polvo y la suciedad, y se adhieran. Además, así se consigue proteger más el interior de la campana. Es relevante también que tenga varias velocidades y una válvula anti-retorno que impida la vuelta a la cocina de olores y humos, una vez apagada la campana. Los modelos más utilizados suelen tener una capacidad de absorción de hasta 500 m³/h como mínimo.

NUESTROS EXPERTOS HABLAN

Te ayudamos a decidir con una selección de las mejores campanas extractoras.

Ver top 10

¿Qué filtros necesitará tu campana extractora?

- Filtro de grasa. Sean de evacuación o de recirculación con filtro de carbono, todas las campanas cuentan con filtro de grasa, encargado de evitar la obstrucción de la campana. Cuando alcanza la saturación, se bloquea y reduce la potencia de succión de la misma. Por eso es fundamental limpiarlo periódicamente, o incluso cambiarlo.

- Filtro de carbono. Se utiliza para filtrar los olores de las campanas de recirculación. Son una parte fundamental de este tipo de campanas para no devolver todos los olores a la cocina. Se encargan de filtrar el aire sucio y devolverlo a la cocina renovado. Tienen una vida útil limitada, es decir, son desechables.