Cómo elegir lavavajillas

Tu vajilla reluciente sin esfuerzo a la vez que ahorras agua. Lavar a mano los platos consume una media de 30 litros más de agua en cada lavado que usar un lavavajillas. Por tanto, elegir un buen lavavajillas supone ganar en comodidad y ahorro de agua.

Cómo elegir lavavajillas

Paso 1 para elegir lavavajillas: el nivel de eficiencia

Uno de los criterios más importantes a largo plazo, es que sea un electrodoméstico eficiente. De este modo permitirá ahorrar energía y litros de agua. Por consiguiente, se ahorrará en las facturas mensuales y permitirá ser más respetuoso con el medio ambiente.

La eficiencia energética se mide en una escala de la A (mayor eficiencia) a la D (menor eficiencia) y en ella se valora el consumo del electrodoméstico, la eficacia de lavado, secado, el consumo de agua y el nivel de ruido. Dentro de la clase A también hay otros niveles: A+, A++ y A+++ que es la mejor calificación, la más eficiente.

Cómo elegir lavavajillas

Los datos en que hay que fijarse en la etiqueta de eficiencia energética (para realizar la clasificación se toma un estimado de 280 lavados al año) son los siguientes:

  1. Es la marca del fabricante del electrodoméstico. Seguido del modelo específico.
  2. La letra de la eficiencia energética. Mide el valor de la A a la D (como se ha explicado anteriormente).
  3. Consumo de energía kWh al año. Basado en los resultados obtenidos en las pruebas realizadas por el fabricante en un ciclo normalizado utilizando carga fría. El consumo real depende de las condiciones de utilización del aparato.
  4. Consumo de agua. Lo calculan multiplicando el consumo de agua del lavavajillas por el número de ciclos de lavado en un año (se toma un estimado de 280 lavados al año).
  5. La letra de la eficiencia de secado. Al igual que el punto 2, mide el valor de la A (el más eficiente) a la G (el menos eficiente).
  6. La capacidad que tiene el lavavajillas. Marca el número de cubiertos que puede acoger. Por cubierto se entiende todo el conjunto de piezas de menaje usadas en una comida por persona.
  7. Marca el nivel de ruido (en decibelios) del lavavajillas en funcionamiento. Se entienden por valores normales los que oscilan entre 45 y 55 dB.

Paso 2 para elegir lavavajillas: el tamaño

Otro criterio determinante para decantarse por un lavavajillas u otro es el tamaño, según el hueco que tengas disponible para colocar el electrodoméstico y de las personas que compongan la unidad familiar, que influye en el uso más moderado o intenso.

Existen lavavajillas con diferentes anchos y cargas:

  • Lavavajillas de 45 cm: tienen capacidad para 9 servicios. Apropiado para parejas o familias de 3 personas.
  • Lavavajillas de 60 cm: tienen capacidad para 12 servicios. Recomendado para familias numerosas o que hacen gran uso del lavaplatos.
  • Lavavajillas compactos: tienen capacidad para 4 servicios. Se colocan sobre la encimera. Ideales para usarlos ocasionalmente.
Cómo elegir lavavajillas

Paso 3 para elegir lavavajillas: la estética

Se puede elegir entre las diferentes opciones disponibles en el mercado:

  • Lavavajillas independientes: son aquellos que se instalan tal cual se compran en la tienda, siempre que haya una toma de agua.
  • Lavavajillas panelables: su frente permite colocar paneles similares a las puertas de los muebles de tu cocina. Así pasará desapercibido.
  • Lavavajillas integrados: se colocan dentro de un armario. La finalidad estética es como la de los panelables, que desde fuera no se sepa que en ese sitio está el lavavajillas.
Cómo elegir lavavajillas

Paso 4 para elegir lavavajillas: los ciclos

En el consumo también influyen otros factores como, por ejemplo, el tipo de ciclos que ofrece el lavavajillas.

Los modelos que incluyen programas cortos o a carga parcial, también llamada media carga, aseguran un menor consumo de agua y de energía con respecto al ciclo convencional.

El mayor consumo del lavavajillas se produce durante el proceso de calentar el agua fría que toma de la red. Sin embargo, ya existen modelos que consumen un 20% menos ya que se conectan a la corriente de agua caliente sanitaria.

Cómo elegir lavavajillas

Es recomendable que el lavavajillas cuente con diferentes programas. Los programas determinan la temperatura a la que lava el electrodoméstico.

  • Un programa de unos 45-55 grados son los empleados para lavados económicos: usado para platos con poca suciedad.
  • Un programa de 55-65 grados es el ciclo normal.
  • Un programa de 65-75 grados: se usa para lavados intensivos.

¿Cómo usar el lavavajillas de forma eficiente?

  • Esperar a tenerlo lleno para ponerlo en funcionamiento: dos lavados a media carga consumen mucha más energía que uno completo.
  • Utilizar los programas de ahorro energético que disponga: suelen tardar más tiempo, pero lavan a menor temperatura, con el consiguiente ahorro del 20% en la factura de la luz respecto a los programas estándar, por lo que al final resultan más eficientes.
  • Pensar que lo importante no es el tiempo de lavado sino el consumo energético de cada lavado. Los ciclos largos suelen ser los más eficientes.
  • Retirar en seco los restos de comida que queden en los platos o recipientes que se van a lavar. Un error muy habitual es prelavar a mano los platos: con ese simple gesto se gastan más litros de agua que en todo el ciclo del lavavajillas.
  • Colocar correctamente el menaje en el interior del lavavajillas: que los platos no se toquen; la cubertería deben ir en los cestos específicos con el mango hacia abajo; las aspas no pueden golpear con ningún recipiente.
  • Una vez terminado el programa se recomienda esperar una media hora para abrir el lavavajillas porque con el calor residual se eliminan los restos de humedad. Una vez que se saque todo el menaje del lavavajillas hay que dejar la puerta entreabierta para que se ventile bien.
  • El lavavajillas necesita un mantenimiento mínimo consistente en: limpiar el filtro y el dosificador del detergente con cierta asiduidad (semanalmente es lo ideal); cuidar y limpiar las aspas anualmente.
Cómo elegir lavavajillas