Cómo elegir placas de cocina

Existen muchos tipos de placas de cocina. Debes decidir si en tu elección prima más la eficiencia, la economía, la facilidad de limpieza, el gusto a los guisos… Conoce las ventajas y puntos débiles de cada opción, antes de comprar la tuya.

Cómo elegir placas de cocina

La placa siempre debe llevar una rejilla de ventilación entre la encimera y la parte de abajo de la placa, con independencia de lo que haya debajo de la placa: ya sea un horno o una cajonera, para un correcto funcionamiento de la placa. De este modo, el aire caliente circula y el espacio puede ventilarse.

Tipos de placas de cocina en función de la energía que utilice

Las placas de cocina se clasifican en función del tipo de energía que emplean: a gas o eléctricas.

  • Las placas de gas son las tradicionales que usan quemadores de llama, en las que se ve el fuego. Calientan mucho más rápidamente que las eléctricas, de ahí que sean muy eficientes energéticamente hablando y las más respetuosas con el medio ambiente. Sobre ellas se puede usar cualquier tipo de menaje.
  • Su gran desventaja es su laboriosidad para limpiarlas, ya que debes asegurar que los quemadores no están obstruidos. Además, necesitan pasar revisiones periódicamente para confirmar el buen funcionamiento del gas y evitar escapes.
  • Las placas eléctricas pueden ser de dos tipos: vitrocerámicas o de inducción.
  • De tipo vitrocerámico: permiten aprovechar el calor residual una vez que se apagan. Funcionan con la mayoría de los recipientes (sartenes y cacerolas, a excepción de los de barro). Son fáciles de limpiar. Son más económicas que las de inducción, pero consumen más. Algunas más modernas disponen de una función para programar el tiempo que deben estar encendidas.
  • De inducción: calientan los alimentos generando campos magnéticos. La placa no se calienta, por lo que es más segura y más limpia, ya que la comida que se caiga no se quemará y se podrá más limpiar fácilmente. Por su tecnología, son mucho más rápidas y eficientes que el resto de las cocinas eléctricas. Consumen hasta un 40% menos de electricidad que las vitrocerámicas convencionales. Requieren recipientes específicos para usar sobre este tipo de placas.

El ahorro va más allá del consumo energético y tiene que ver con el medio ambiente: la vitrocerámica emite unos 450 gramos de CO2 por kWh, frente a las placas de inducción, que sólo emiten 360 gramos de CO2 por cada kWh.

Cómo elegir placas de cocina

Cabe destacar otras ventajas añadidas: son placas inteligentes porque se puede programar el tiempo que deben estar encendidas; detectan si hay recipientes sobre ella y en función de ello encenderse o apagarse; son las más seguras puesto que los niños no se quemarán si ponen la mano sobre la placa.

¿Cómo puedes saber si tu menaje es válido para las placas de inducción?

Coge tus sartenes y cazuelas y acerca un imán a su base: si el imán se pega es que la sartén o cacerola en cuestión se puede usar en placas de inducción.

Aspecto a tener en cuenta al elegir una placa de cocina: el consumo energético

Un hogar medio en España, compuesto por tres personas, consume cerca de 4.000 kWh al año. Los electrodomésticos son responsables de gran parte del gasto energético de una casa. Para ahorrar energía y, por tanto, ver reducidas las facturas hay que elegir electrodomésticos eficientes y usarlos con responsabilidad.

Las placas de cocina eléctricas (que consumen más que las de gas) consumen de media un 9% de gasto energético total que se consume en electrodomésticos en una casa en España. Elige placas eficientes para ahorrar en la factura. En este sentido las dos opciones más eficientes son las placas de gas y las de inducción, que calientan el doble de rápido que las vitrocerámicas y gastan hasta un 30% menos de electricidad siendo las más eficientes de entre las eléctricas. Las de inducción calientan inmediatamente y calientan la superficie del menaje y no la placa por lo que no hay pérdidas de energía.

Cómo elegir placas de cocina

Elegir placa de cocina en función del tamaño

Has de decidir el número de fuegos que necesitas. En Leroy Merlin puedes elegir entre placas de 2, 3, 4 y hasta 5 fuegos. Una vez decidido el número, hay que elegir el tamaño de cada fuego. Con esta elección tendrás fuegos que se adapten a los recipientes para no malgastar energía y calor. Lo aconsejable es usar ollas, sartenes, cazuelas… con una base de diámetro un poco más grande que la zona de cocción. De este modo, la llama o zona caliente se aprovecha por completo.

La disposición de los fuegos es variada para que lo puedas adaptar al diseño de tu cocina:

  • Las placas pueden ser cuadradas (las mayoritarias) o rectangulares.
  • Las rectangulares pueden ser horizontales o verticales. Estas últimas, las verticales, suelen tener dos fuegos y son muy usadas en cocinas pequeñas como, por ejemplo, las de viviendas tipo loft o apartamentos.
Cómo elegir placas de cocina

Elegir placa de cocina en función de su facilidad de limpieza

  • Las placas de gas requieren mayor esfuerzo a la hora de limpiarlas. Los quemadores tienen que quedar totalmente libres de restos de residuos para que no estén obstruidos y, por tanto, el fuego salga correctamente. Debes usar una esponja suave humedecida y jabón con cuidado de que en los quemadores no quede agua.
  • Las placas vitrocerámicas deben limpiarse con un paño húmedo, que no raspe, y se pueden usar rasquetas especiales para placas eléctricas para retirar restos que queden incrustados.
  • Las placas de inducción se limpian como las vitrocerámicas, pero se limpian con más facilidad puesto que al no calentar la superficie los restos o salpicaduras no se queman ni se quedan pegados en la placa.
Cómo elegir placas de cocina

¿Cómo usar la placa de forma eficiente y segura?

  • Cuando tenga que cocinar debe intentar usar los electrodomésticos en este orden, en función del menor consumo energético para sus funciones básicas: microondas, cocina con olla a presión y horno en último lugar, por ser el menos eficiente. Se aconseja usar la olla a presión y con poca agua: así ahorrarás el 50% de la energía.
  • Utiliza una tapa mientras cocinas. Con este sencillo gesto ahorrarás hasta un 25% de energía.
  • Emplea recipientes de fondo grueso difusor para cocinar. Cuando las sartenes, ollas… tienen el fondo grueso la placa calentará toda la superficie del recipiente de forma homogénea. Si no lo tuviera el centro de la base se calentaría más rápidamente y, por tanto, los alimentos no se cocerían por todas las partes igual.
  • Usa el calor residual. Apaga la placa unos minutos antes de que acabes de cocinar, excepto en las placas de inducción.
  • Para preservar la seguridad en la cocina, sobre todo si hay niños, existen barreras para la zona de cocción, así se evita que los niños puedan acceder a las sartenes y ollas calientes. Igualmente también puedes resguardar los mandos de la placa, ya sea de gas o eléctrica, con unos protectores específicos para que los niños no puedan poner en funcionamiento la placa. Además, hay vitrocerámicas que tienen la posibilidad de bloquear las teclas para que no se puedan modificar los fuegos.
Cómo elegir placas de cocina