Cómo elegir espumas de poliuretano

La espuma de poliuretano es un material muy versátil que se utiliza, sobre todo, para rellenar y sellar huecos, montar puertas y ventanas y también, como aislante térmico y acústico. Por su fácil aplicación se ha convertido en uno de los materiales indispensables en la construcción.

Pero su uso no sólo se restringe a esta área. Cada vez hay más aficionados a las manualidades que escogen la espuma de poliuretano como herramienta imprescindible para la realización de sus trabajos manuales.

Descubre todas las posibilidades que te ofrece este producto.

Cómo elegir espumas de poliuretano

Usos de la espuma expansiva

  • Aislante: debido a sus propiedades, la espuma ayuda a mejorar las condiciones acústicas y térmicas.
  • Montaje: con las espuma de poliuretano puedes montar, entre otras muchas cosas, puertas y ventanas con mucha facilidad.
  • Sellar huecos: permite rellenar juntas irregulares o grandes grietas con facilidad. 
  • Manualidades: con las espumas Eco puedes realizar manualidades con los más pequeños de la casa, sin riesgos para la piel.

Tipos de espumas de poliuretano

Multiusos

Existen espumas universales que sirven tanto para aislar como para llevar a cabo el rápido relleno de huecos, hendiduras, agujeros y grietas en todo tipo de materiales. Además, son lijables y pintables (cuando la superficie está seca) y las hay con o sin pistola para su aplicación.

Uno de sus usos más comunes es para aislar térmica y acústicamente los espacios mediante el montaje y fijación de puertas y ventanas así como el relleno de huecos y grietas.

La calidad aislante y de resistencia es mejor cuanto menor sea la burbuja generada en la espuma.

Específicas

  1. Interior/ Exterior: puedes aplicar todas las espumas de poliuretano en unas condiciones térmicas de entre -5ºC y +20ºC. No obstante, también puedes encontrar espumas especiales creadas para aplicar en entornos con temperaturas extremas (-10ºC y 35ºC).
  2. Juntas: se utilizan sobre todo para rellenar juntas dada su flexibilidad.  Son aquellas que, después de solidificarse, no se agrietan con los movimientos causados por los cambios de temperatura.
  3. Retardante de fuego: con un gatillo para proceder a una dosificación controlada, esta espuma tiene propiedades ignífugas. Específica para trabajos de aislamiento, fijación y relleno.
  4. Tejas: el mercado dispone de espumas especiales para tejas. Su composición es diferente al resto de espumas normales: su adherencia es más potente que el resto; su expansión es más baja después de aplicarlas. Esto ayuda a que no se rompan las tejas. Hay con dosificadores y pistolas para una aplicación más precisa.
  5. Sin riesgo para la piel: indicadas para la realización de manualidades. Su contacto directo no daña la piel gracias a su formulación específica sin isocianatos (un compuesto químico irritante), con lo que no requieren manipulación con guantes. Es la recomendada para que los niños hagan trabajos manuales.

¿Cómo se puede aplicar la espuma de poliuretano?

  • Existen espumas de un solo uso. Se aplican y se tiran. Otras, se pueden usar en varias aplicaciones hasta que se agote el bote.
  • Botes de espuma que se aplican con cánula, un tubo para facilitar la aplicación de la espuma. Son los más apropiados para tareas de bricolaje. Es importante limpiar la cánula al terminar el trabajo para que no se obstruya y no se pueda usar para otra aplicación hasta que se agote el bote.
  • Espuma que necesitan una pistola especial para aplicarla: hay que adquirir la pistola aparte. Suele recomendarse para uso habitual de espumas. Permite regular la cantidad, asegurando una dosificación precisa  de la espuma.
Cómo elegir espumas de poliuretano

Recomendaciones de uso

  • Prepara la superficie: la zona donde se va a aplicar la espuma tiene que estar limpia de polvo, grasa y demás restos de suciedad.
  • Humedece: es conveniente rociar ligeramente la superficie en donde vaya a colocarse la espuma de poliuretano antes de su aplicación para acelerar la adherencia. Al mismo tiempo, también es beneficiosa la humificación posterior de la espuma, una vez aplicada. 
  • Para aplicar la espuma debes hacerlo pulverizando el contenido con el envase boca abajo y en lugares bien ventilados.
  • Rellena sólo la mitad: este tipo de espumas duplica su volumen en el momento de la expansión, una vez aplicadas. Por ello, es aconsejable rellenar el hueco o espacio de destino sólo hasta la mitad para evitar excesos de producto. En el caso de que sobre espuma, se puede retirar ese sobrante fácilmente con un simple cúter.
  • Guantes: usa guantes para evitar el contacto directo del producto con la piel al manipular las espumas expansivas que contengan isocianato.
  • Tiempo de secado: esperar un mínimo de 30 minutos para que se solidifique la espuma.
  • Caducidad: comprueba siempre la fecha de caducidad de tu bote de espuma. Podrás encontrar algunas multiusos con aplicación a gatillo, que pueden reutilizarse una vez abiertas hasta 6 semanas después.
  • Rendimiento: cabe recordar que un bote de 750 ml de espuma sirve para rellenar alrededor de 1,5 metros cuadrados de superficie.

Productos de limpieza adecuados

Este tipo de espumas de expansión pueden limpiarse tanto estando frescas como ya secas. Para ello se pueden utilizar dos tipos de productos: 

  1. Espuma húmeda: sirve para eliminar los restos de espuma recién colocada, tanto en superficies como en pistolas.
  2. Espuma seca: quita las manchas de la espuma seca sin afectar al resto de superficies colindantes gracias a su composición sin amoníaco. Contiene además una paleta que ayuda a eliminar los restos de gotas de espuma seca.