Cómo elegir cementos, morteros, yesos y aditivos

Estos productos cumplen múltiples funciones para la casa. Pueden utilizarse como materiales de agarre permitiendo la unión de diferentes elementos ya que, una vez que se secan son muy sólidos y resistentes. También se usan para rellenar las juntas entre piezas de albañilería o cerámica, para construir tabiques, y para colocar pavimentos y revestimientos.

Cómo elegir cementos morteros y yesos

Las claves

El yeso, cemento y mortero son elementos imprescindibles en la construcción o albañilería por su resistencia, su fuerza de cohesión y estabilidad.

Cómo elegir cementos morteros y yesos

Un mismo material puede ofrecer muchos usos diferentes: unir piezas como los ladrillos, revestir paredes y suelos o cubrir superficies, impermeabilizar, aislar y ofrecer un uso decorativo.

Los aditivos se pueden añadir para potenciar las propiedades del material o para darle el acabado estético que mejor se adapte a la vivienda.

Cómo elegir cementos morteros y yesos

1. Yeso

¿Qué es?

El yeso es un material que se endurece rápidamente cuando se mezcla con agua y puede actuar como conglomerante (material que une, pega o aglomera otros materiales). El yeso puede ser uno de los componentes para formar mortero

Al ser permeable al agua solo se puede usar en el interior de la casa. Es un buen aislante térmico, regulador de la humedad e ignífugo (resistente al fuego).

Las manchas en yeso se limpian con agua caliente y detergente.

¿Para qué se usa?

El yeso se usa generalmente en la construcción para enlucir, alisar superficies rugosas o con gotelé, cubrir superficies como surcos o canales abiertos en una pared para empotrar tuberías, cables… y para pequeñas reparaciones.

Tipos de yeso:

  • Los yesos bastos o de albañilería son muy resistentes. Son los que se usan en albañilería y para hacer morteros para construir tabiques o reforzar paredes. Puedes elegir entre los de fraguado rápido (indicados para grietas, fisuras y reparaciones urgentes) y los de lento (para enlucidos interiores).
  • Los yesos blancos o finos son menos resistentes, se usan como material de acabado y enlucido en, por ejemplo, molduras, paneles, divisiones internas de la vivienda…
  • Los yesos texturados ofrecen un acabado en relieve y se usa para disimular desperfectos sobre una superficie.
  • Escayola: La escayola es un tipo de yeso. Se puede usar para crear falsos techos y, de manera decorativa, en columnas, molduras y muebles debido a su alta maleabilidad. La escayola es menos porosa que otros materiales y su proceso de secado es más rápido por lo que se recomienda hacer poca cantidad de escayola cada vez.
  • El yeso de cal es una mezcla de cal y arena. Este tipo se usa para el acabado de paredes y techos. Puede ser hidratada o deshidratada
  • Perlita es un tipo de yeso que aporta un mejor aislamiento térmico y acústico, mayor protección contra el fuego, más ligereza, más elasticidad, mejor rendimiento y mayor absorción acústica. El resultado final que ofrece da un acabado parecido al encalado.
  • También hay que distinguir entre los yesos que se aplican de forma manual o y los que se aplican con máquina. Por ejemplo, la perlita se puede aplicar de manera mecánica o manual.

Preparación del yeso.

El yeso se mezcla con agua: una parte de agua por cada tres cuartas partes de yeso. El tiempo de fraguado (endurecimiento) depende de la densidad de la mezcla de yeso y agua que haya resultado.

2. Mortero

¿Qué es?

El mortero es una masa formada por agua, arena y conglomerante (material que une, pega o aglomera otros materiales), ya sea cemento, yeso o cal.

Cómo elegir cementos morteros y yesos

Puede contener aditivos que, añadidos al mortero en una pequeña proporción, son capaces de modificar y potenciar algunas de sus propiedades originales. Por ejemplo, existen aditivos plastificantes que mejoran la cohesión y la resistencia; emulsionantes que mejoran la adherencia para revestimientos; aceleradores del fraguado para taponar vías de agua; y también impermeabilizantes indicados para aplicaciones en fachadas, sótanos, pozos o piscinas.

¿Para qué se usa?

Sirve como material de agarre y unión. Se emplea para unir elementos como los ladrillos, crear muros y cubrir superficies, revestir paredes, reparar desconches… También existen morteros de impermeabilización y autonivelantes para aplicar sobre soportes irregulares.

¿Cómo se prepara el mortero?

Tienes que mezclar la arena y el aglomerante (yeso, cemento, cal) en seco. A continuación, se hace un hueco en el centro y se añade agua poco a poco, sin parar de remover. Una vez hecha la mezcla hay que aplicarla durante la primera hora. Debes saber que no debes aplicar un mortero por debajo de 5°C ni por encima de 30°C.

Consejo: Si quieres una mezcla homogénea se puede usar un mezcladora para que esté garantizada la homogeneidad y para facilitar su aplicación posterior.

  1.  Componentes del mortero.
  2. Componentes del hormigón.

Cómo calcular el volumen de hormigón necesario

Volumen de hormigón = longitud x ancho x altura

Ej: 10 x 5 x 0,3 m = 15 m3

Tipos de mortero

Hay diferentes morteros en función del aglomerante:

  • Los morteros de cemento son resistentes, duros e impermeables. Se emplean para construir muros de carga y para los tabiques de los baños (por su impermeabilidad)
  • Los morteros de cal son más flexibles, más fáciles de aplicar y de alta plasticidad. Se emplean para construir muros interiores y exteriores.
  • Los morteros cola (también llamados cementos cola) son adhesivos mixtos de cemento y resina. Se emplean para fijar elementos como adhesivo de baldosas cerámicas y de gres en interior y exterior, en arena y piedra natural. A continuación detallamos sus características y peculiaridades por su extendido uso cotidiano.

Por otra parte hay morteros ya preparados (que no necesitan hacer la mezcla con cemento, cal, etc). Dentro de estos morteros ya preparados encontramos diferentes clases en función de su uso: 

  • Mortero seco: Es el mortero base para albañilería (compuesto de arena, aglomerantes y aditivos) y es con el que se ponen ladrillos. 
  • Mortero para enlucido: Se usa para nivelar una pared y dejarla preparada para ser pintada por encima y acabarla de un color. 
  • Morteros especiales: Como los coloreados (especialmente pensados para ofrecer un acabado decorativo) o como los específicos para montar bloques de vidrio; refractario (que resisten el fuego, ideal para el montaje de chimeneas, hornos y barbacoas); impermeabilizante (para aplicar una capa fina de reparación y protección en depósitos de agua, piscinas…); hidrofugado; para fijaciones; para rellenado; de juntas; morteros niveladores de suelos; de reparación (para tapar grietas); y morteros monocapa o de fachada.
  • Mortero cola: El cemento cola o mortero cola es un adhesivo cementoso, usado para fijar cerámica y gres, hormigón, paredes preparadas, cartón yeso, etc. siempre que sean piezas no muy grandes. Sirve tanto para alicatar como para pavimentar, pero no sirve para nivelar.

En el caso de la cerámica hay distintas variedades de cemento cola en función del tipo de cerámica que se desea pegar (azulejo, gres, gres porcelánico…), del lugar de instalación (interior o exterior) y del tipo y el tamaño de la pieza. El tipo de cemento cola también varía según las condiciones climatológicas a las que se va a exponer el suelo cerámico: agua, calor, hielo y deshielo.

Por eso, los cementos cola se clasifican en dos tipos (C1 y C2) en función de su mayor o menor adherencia:

  • C1: Ofrece una adherencia normal o básica. Se aplica para suelos instalados en interior. Pensado para suelos de gres. No se recomienda para los azulejos de gran tamaño. Su tiempo de secado es rápido.
  • C2: Ofrece una adherencia mejorada. Se aplica tanto para interior como para exterior. Especialmente indicado para suelos porcelánicos. Este cemento cola se puede usar para azulejos de cualquier tamaño. Es el que se aplica en suelos de calefacción radiante, por ejemplo, o en suelos en contacto con el agua, como el de exteriores cerca de piscinas.

Por otra parte, también habrá que elegir el cemento cola en función del grado de deformabilidad o elasticidad que se necesite (S1 o S2). Cuanto mayor sea la deformabilidad del cemento cola, mayor será su capacidad de compensar las tensiones entre el soporte (superficie del suelo sobre el que se coloca la baldosa) y la propia baldosa.

  • S1: Adhesivo deformable. El tiempo de secado puede ser largo. Por ejemplo, es el empleado para instalar suelos de calefacción radiante.
  • S2: Adhesivo muy deformable. Recomendado para exteriores.

Otra propiedad de los cementos cola es su capacidad de antidescuelgue o deslizamiento reducido (se especifica con la letra T). Esto evita que los azulejos se muevan una vez instalados y pierdan adherencia. La T puede ir acompañada de E, que es el tiempo abierto ampliado (intervalo máximo de tiempo tras la aplicación del adhesivo, durante el cual las baldosas pueden ser colocadas sin perder adherencia).

Para aplicar el cemento cola es necesario que la pieza de cerámica esté seca y limpia. Se aplica una capa fina, de menos de 0,5 cm, con una llana en toda la pieza cerámica y en la superficie sobre la que se va a adherir el azulejo o baldosa.

3. Cemento

¿Qué es?

El cemento es una mezcla de arcilla, caliza, grava y otros materiales que se mezclan con agua. Es un material aislante térmico, acústico y eléctrico. La pasta resultante es de rápido secado por lo que hay que utilizarla inmediatamente. El cemento seco es muy pesado por lo que se coloca sobre vigas, encofrados o columnas.

Cómo elegir cementos morteros y yesos

- Ya hemos visto que si el cemento se mezcla con agua y arena se obtiene el mortero.

- Por otra parte, si se mezcla cemento con agua, arena y grava, el resultado es hormigón

¿Para qué se usa?

Es un material imprescindible en la construcción. Su uso más común es el de aglomerante. También se emplea para suelos donde se necesita una superficie lisa y sin obstáculos y para fabricar baldosas. Se puede usar en condiciones de bajas temperaturas por ser un material exotérmico (desprende calor).

Tipos de cemento

Hay distintos tipos en función de factores como el tiempo de secado (los de secado rápido se usan en trabajos de albañilería que requieren celeridad como un escape de agua en una tubería…), de su flexibilidad, entre otros.

  • Los cementos grises son más resistentes, son los usados para hacer morteros y hormigón, y para construir todo tipo de soportes como vigas y columnas.
  • Los cementos blancos son menos resistentes, se usan como material de acabado.

El cemento puede tener aditivos que mejoren sus propiedades elásticas, hidráulicas o su aspecto. Puede pigmentarse y pintarse, alisarse y tratarse.

¿Cómo se prepara el cemento?

Hay que verter el cemento poco a poco y removerlo constantemente para conservar el espesor y textura apropiados.

4. ¿Cómo aplicar estos materiales?

La superficie sobre la que se va a aplicar el cemento, el mortero o el yeso debe estar limpia, sin polvo, aceites, pinturas o cualquier resto de suciedad y también nivelada.

Es muy importante respetar los tiempos de secado que aconseja el fabricante del producto para que no se deterioren las propiedades del material y para lograr un agarre perfecto.