Cómo elegir cubiertas

Las cubiertas cumplen la función de proteger las edificaciones (viviendas, porches, pérgolas, casetas de jardín, garajes, anexos a las casas, invernaderos, naves industriales…) frente a las inclemencias meteorológicas (viento, lluvia, nieve, hielo…) y ayudar a la impermeabilización de la construcción sobre la que se instalan. Las cubiertas deben proteger del fuerte viento, del peso de la nieve, las embestidas del granizo y del agua, que es uno de los elementos que más estragos puede provocar en una casa al filtrarse debajo del tejado. La elección de la cubierta adecuada colabora para tener un ambiente saludable en nuestro hogar.

Las cubiertas pueden estar realizadas con materiales ligeros y flexibles, pero a la vez resistentes, o directamente por materiales pesados y robustos. Además, también guardan un sentido estético al ser la parte más visible desde el exterior. De ahí que haya modelos de diferentes colores y diseños -con pequeña onda o grande- para convertirse en un elemento decorativo más de la casa. También puedes encontrar y elegir entre cubiertas opacas o cubiertas traslúcidas, a instalar sobre soporte rígido o sobre rastreles.

Cómo elegir cubiertas

Hay diferentes modelos y estilos, con el fin de adaptarse lo más posible al entorno. Escoge la que más se ajuste a tus necesidades dependiendo del uso al que esté destinada la cubierta, la estructura sobre la que vaya instalada y de la estética que busques.

 

¿Qué uso vas a dar a la cubierta?

¿Para qué necesitas la cubierta? Es la cuestión clave a la hora de elegir la cubierta o tejado que necesitas. La finalidad de la cubierta va a determinar el tipo de solución que puedes elegir para tu hogar. La ubicación final de la cubierta marcará las características básicas que debe tener tu tejado para garantizar el correcto uso y asegurar que el objetivo inicial que te propusiste se cumple.

1. Tejado de vivienda, porche o garaje

La finalidad más habitual es continuar una edificación anterior sea o no continua, consiguiendo un acabo estético homogéneo entre la nueva cubierta y la existente. ¿Qué requisitos suelen solicitarse en estas situaciones? Para estos casos se necesita una cubierta resistente y duradera, que garantice la impermeabilización y un acabado estético considerable.

Si este es tu caso, debes saber que las alternativas a las que puedes recurrir son amplias y variadas. Muchas de ellas son ejecuciones sencillas muy alcance de los aficionados y asiduos al bricolaje.

- Soluciones de cubiertas con las que puedes cubrir tu necesidad para estos casos: teja cerámica, panel sándwich, paneles imitación teja en PVC o metal.

2. Construcciones agrícolas y naves industriales

Si tu necesidad es construir o reparar un tejado para destino agrícola, para una nave industrial u otros usos profesionales, la funcionalidad prevalece sobre cualquier otra cuestión. Por lo tanto, se busca una solución que reúna los siguientes requisitos y características: máxima durabilidad y altísima resistencia. La función decorativa o estética queda relegada a un segundo plano por lo que los materiales a los que podemos recurrir suelen ser más robustos e incluso toscos, pero totalmente funcionales y prácticos.

- Soluciones de cubiertas con las que puedes cubrir tu necesidad para estos casos: cubiertas de fibrocemento, placas metálicas o paneles sándwich.

3. Casetas o invernaderos

Para pequeñas soluciones como invernaderos o casetas de jardín los requisitos están relacionados con la estética, el paso de la luz a través de la cubierta y su facilidad y rapidez de instalación.

- Soluciones de cubiertas para estas situaciones son: placas de policarbonato o poliéster, placas asfálticas, placas metálicas o placas sintéticas.

 

Elige el tamaño

Asociado al uso de la cubierta va vinculado el tamaño de las placas. ¿Buscas una cobertura para una caseta de jardín o para un anexo de tu vivienda? Debes asegurarte siempre de que la estructura es capaz de soportar el peso de la nueva cubierta.

Cómo elegir cubiertas

Puedes encontrar placas para cubiertas de tamaños variados y si no se ajustan a tus necesidades siempre podrás recurrir a optar por alternativas a medida. En general, las medidas más estandarizadas son las siguientes:

- Las  placas de tamaño más reducido son placas de 2 a 3 metros cuadrados. Pueden ser placas planas (tégolas) o placas onduladas (onduvilla). Su tamaño permite venderse en paquetes que facilitan su transporte e instalación. Suelen usarse en pequeñas reparaciones y zonas con cubiertas ligeras que no requieren peso del tipo casetas de jardín. Tanto las tégolas como las onduvillas necesitan un soporte continuo (por ejemplo, un tablero hidrófugo) para colocarse sobre él.

- Las placas más grandes permiten la instalación sobre listones (madera, metal, PVC...). Hay de diversas medidas. Aun así, lo más habitual son placas de 1m de ancho aproximadamente y con longitudes que varían desde 1 a 12 m de largo. Tienen más posibilidades de aplicación, permiten tejados más amplios y requieren estructuras más complejas.

Elige la cubierta en función de la pendiente

No todas las soluciones valen para cualquier tejado. Cada tipo de cubierta tiene una necesidad mínima de pendiente para garantizar la correcta evacuación del agua, del hielo, etc. y para asegurar la estanqueidad después de la instalación de la cubierta. Por eso, si vas a optar por un tejado con pendiente debes seguir estos consejos:

- No instales nunca por debajo de la pendiente mínima recomendada.

- Asegura el solapamiento entre las placas. Habitualmente se toma como referencia sobreponer el equivalente a una onda entre dos placas contiguas si son onduladas o si son placas planas se sobreponen unos 15 cm.

Cómo elegir cubiertas

- Utiliza fijaciones específicas estancas y adaptadas a la forma y a la altura de cada placa.

La pendiente se calcula sobre el largo de un metro, midiendo la altura hasta el tejado.

Elige el nivel de opacidad

Cómo elegir cubiertas

La necesidad de iluminar los espacios mediante el paso de luz del sol a través del tejado condiciona también la elección de un tipo de solución u otra. Puedes elegir la cubierta teniendo en cuenta el nivel de opacidad que desees, pudiendo escoger entre cubiertas totalmente opacas o traslúcidas.

- Opacas: se caracterizan por no permitir el paso de luz. Son varios los materiales de cubiertas que son opacos; así que si quieres una solución opaca puedes elegir entre estas opciones:

- Paneles sándwich

- Cubiertas de fibrocemento

- Cubiertas sintéticas

- Cubiertas asfálticas

- Cubiertas metálicas

- Traslúcidas: son aquellas que están diseñadas para permitir la iluminación natural. Son resistentes a los rayos UV, pero carecen de un comportamiento aislante idóneo. Las cubiertas traslúcidas son idóneas para lugares que requieran luz, pero no para zonas donde no se quiera acumular calor. Algunos de sus usos más habituales son para porches o entradas a viviendas, invernaderos y espacios de jardinería. Si quieres una solución traslúcida puedes optar por:

- Cubiertas de policarbonato celular

- Cubiertas de policarbonato compacto

Cómo elegir cubiertas

- Cubiertas sintéticas de poliéster

La importancia de la estética de las cubiertas

Cómo elegir cubiertas

Una vez que hayas seleccionado los criterios más funcionales de la cubierta, llega el momento de escoger entre las distintas opciones y combinaciones de colores y formas para que el acabado exterior resulte atractivo y coherente con la estética del resto del entorno donde va a quedar integrada la cubierta.