Cómo elegir gravas y áridos decorativos

Las gravas y piedras para jardín son una solución de paisajismo muy vistosa para decorar el espacio exterior y delimitar ambientes. Además de la función estética, los áridos decorativos protegen la tierra de los cambios bruscos de temperatura y te ayudan a ahorrar agua porque conservan la humedad del suelo.

  • Los áridos decorativos destacan por su fácil instalación y bajo mantenimiento, solo necesitan un rociado con agua a presión para quitarles el polvo.
  • Entre sus ventajas: preservan la humedad del suelo, optimizan el riego, evitan la aparición de malas hierbas y protegen el terreno de los cambios bruscos de temperatura.
  • Para la colocación de gravas y cantos rodados necesitarás una malla antihierba o malla geotextil.
Cómo elegir gravas y áridos decorativos

Ventajas de esta solución para el jardín

Grandes posibilidades decorativas: sus diferentes formas, tamaños y colores te permiten crear espacios personales y muy decorativos. Se pueden combinar entre sí para crear contrastes.

Cómo elegir gravas y áridos decorativos

Fácil instalación. Tan sólo deberás quitar las malas hierbas, alisar y compactar el terreno y colocar una malla antihierba antes de echar el árido.

Bajo mantenimiento. No necesitan el uso de productos fitosanitarios o maquinaria para su conservación.

Ahorran agua. Evitan la evaporación de agua del suelo, de ahí que optimicen el riego en las plantas. Esta característica los convierte en idóneos para terrenos secos.

Tipos de áridos

Canto rodado. Los cantos rodados se utilizan para cubrir el suelo de jardines y la superficie de jardineras. Están indicados para la decoración tanto de exteriores (jardines, terrazas…) como de interiores como por ejemplo quedar a la vista en jarrones de cristal. Al ser redondeados son seguros de manipular y al no ser abrasivos es cómodo caminar sobre ellos lo que les convierte en una buena opción para senderos y caminos de jardín.

Cómo elegir gravas y áridos decorativos

Se vende en sacos de 20 kg.

Grava. La grava es el triturado de piedra natural. La grava es de uso común en jardines, rotondas, jardineras, senderos… y es el árido que permiten más posibilidades decorativas gracias a su variedad de colores. Su diferencia es que es un tipo de árido más pequeño, tiene aristas, etc.

Bolos. Piedras redondeadas de mayor tamaño que los cantos rodados y que se utilizan como elemento decorativo y ornamental en jardines, fuentes, cascadas y acuarios, entre otros. Además es común su uso para separar diferentes tipos de gravas.  

Rocallas. Piedras de caliza que presentan hendiduras o agujeros por la erosión. Sirven tanto para la decoración como para separar conjuntos de plantas, construir muros o borduras, o incluso salvar desniveles de terreno. Se venden por unidad.

Mantenimiento

Los áridos y piedras decorativas no necesitan riego, ni maquinaria, ni productos específicos para su limpieza. Basta con rociar las gravas, cantos y rocalla con agua a presión. Si necesitas retirar hojas secas, utiliza un soplador.