Cómo elegir alfombras de verano

Las alfombras también son para el verano. Aunque las alfombras se asocian al invierno debido a sus propiedades de aislamiento térmico y acústico y al confort que proporcionan sus cálidas fibras en cualquier habitación, hay modelos más refrescantes y livianos, compuestos por materiales naturales, ligeros y frescos, que destacan porque transpiran, además de permitir mantener este destacado elemento decorativo en cualquier época del año, tanto en nuestras estancias de interior como de exterior.

Cómo elegir alfombras de verano

Decoración para interior y exterior

Las alfombras de verano se caracterizan por ser más ligeras y de materiales que aportan un extra de frescor a la estancia o que pueden situarse en el exterior.

En general, a menos que lleven un tratamiento específico, cada material tiene unas características concretas:

Cómo elegir alfombras de verano

 

  • Las de materiales sintéticos son resistentes a la humedad y, según material, a los rayos del sol también. Estos aspectos permiten que pueda aprovecharse el poder decorativo de este tipo de alfombras para ambientar un espacio exterior -como la terraza, el porche, el balcón, jardín…-. Pero entre sus características destacadas, además de facilidad de limpieza  y resistencia, es que son antialérgicas por los que se pueden usar en interiores en modelos que aporten frescura.  
Cómo elegir alfombras de verano

Elige el material más adecuado

Cada material se adapta a un estilo decorativo diferente. Elige el que más te convenga en función del espacio donde lo vas a poner y el acabado que quieras:

Sintético: polipropileno y vinilo

El polipropileno es el material más recomendado para el uso exterior. Es una fibra sintética resistente al desgaste y al aplastamiento. Mantiene inalterable su color a pesar de la incidencia de los rayos ultravioleta. Se seca con facilidad cuando llueve o se moja (es antimoho), de manera que puedes colocarla sobre el césped o cerca de la piscina. Son hipoalergénicas así que las personas con alergias podrán disfrutar de una alfombra tanto fuera como dentro de casa.

Cómo elegir alfombras de verano

Otro tipo de alfombras sintéticas son las vinílicas. Su gran ventaja es que son muy fáciles de limpiar y no acumulan polvo, son antihongos y antibacterias, por lo que se recomiendan para las personas alérgicas o asmáticas también dentro de casa. Son impermeables –idóneas para cocinas y baños- pero sí se alteran los colores con la incidencia directa de los rayos del sol por lo que es recomendable que en exteriores queden bajo un techado o cubierta.

Cómo elegir alfombras de verano

¿Conoces las nuevas alfombras de vinilo impreso de LEROY MERLIN? Te encantarán sus diseños tremendamente decorativos.

Natural: yute, bambú, sisal o algodón

Las alfombras de fibras naturales como yute o bambú crean un ambiente relajado y muy confortable a la vista y a la pisada. Concretamente el yute es resistente aunque menos que otros materiales al desgaste, por lo que es preferible usar alfombras de este material en lugares con un tránsito moderado. Resultan un complemento perfecto para refrescar un ambiente en verano tanto interior como exterior, donde se pueden lucir siempre  que queden cubiertas.

Cómo elegir alfombras de verano

¿Has visto ya los nuevos diseños de yute de acabado reversible de LEROY MERLIN? Puedes lucirlos por un lado y el contrario. ¡Dos en uno!

Cómo elegir alfombras de verano

Por su parte, las de alfombras de bambú son suaves al tacto. Es un material resistente, antibacteriano, que no se contrae, no se expande ni se dobla. Se puede usar en cualquier estancia de la  casa y, como las de yute, interior o exterior si está techado.

Cómo elegir alfombras de verano

Sisal

Es otra fibra natural que se diferencia del yute en que es más áspera. Es flexible pero vulnerables a la humedad; de ahí que te aconsejemos su uso en interior. Se pueden colocar en zonas de uso intenso, fuera de la incidencia de los rayos del sol.

Cómo elegir alfombras de verano

Algodón

Son muy resistentes a las altas temperaturas, no acumulan electricidad estática y tienen un alto poder de absorción de la humedad, por lo que se pueden poner en el exterior pero a cubierto de la lluvia. La mayoría de las alfombras de algodón son lavables siempre que  tu lavadora soporte el peso.

Cómo elegir alfombras de verano

Consejos de mantenimiento

  • Es aconsejable proteger las patas de los muebles con fieltros  para que no dañen la alfombra ni deje marcas pronunciadas.
  • Las alfombras deben ser aspiradas habitualmente. Además, en caso de mancha lo idóneo es actuar sobre ella lo antes posible, para que la suciedad no se agarre a las fibras.
  • Las alfombras de fibras vegetales se pueden usar durante todo el año, pero debes tener en cuenta que no se pueden mojar; como mucho, tras el aspirado, puedes limpiarlas con una esponja húmeda. 
  • Para que las alfombras de fibras vegetales no se manchen puedes aplicarles un tratamiento para aumentar su resistencia al agua y a las manchas. Este protector dura unos 3 años, dependiendo del uso que se le dé a la alfombra. 
  • Se aconseja aplicar un aceite para conservar el color a las alfombras de bambú.
  • Para la alfombras de yute basta con limpiarlas con un trapo humedecido. Se aconseja aspirar las alfombras de este material por los dos lados (incluido el que apoya directamente sobre el suelo). 
  • No debes frotar las alfombras de sisal para limpiarlas, ya que las fibras se desprenden fácilmente. Usa una esponja suave. Se recomienda aspirarla con frecuencia.
  • Las alfombras de cáñamo también se pueden limpiar con todos los métodos de limpieza, aunque se recomienda el lavado en seco y en seco con espuma.
  • Para limpiar las manchas en alfombras de polipropileno aplica el producto de limpieza recomendado por el fabricante y, después, frota con una esponja y agua tibia. Una vez que se haya secado completamente la zona, cepilla suavemente donde estuvo la mancha. Con este tipo de alfombras nunca uses disolventes.
  • Las alfombras de polipropileno y de vinilo se limpian con manguera (incluso con Kärcher) si tienes un lugar donde hacerlo. Pero también con fregona. Se pueden barrer y aspirar incluso con robot aspirador.
  • Las alfombras de algodón se pueden lavar con cualquier método. Se recomienda un lavado en agua fría o un programa de lavado a mano de la lavadora, siempre sin centrifugado. Debes dejarlas secar en posición horizontal, para que no se deformen.
Cómo elegir alfombras de verano