Cómo elegir barras de cortina

No solo las cortinas o visillos son una parte esencial de la decoración de tu casa. Las barras, terminales y accesorios tienen que ir en consonancia tanto con el estilo de la estancia como con el de la cortina elegida. En los últimos años la oferta es cada vez más extensa y ha incorporado modelos de tendencias modernas, étnicas e infantiles, a las tradicionales de forja y madera. Además de la elección del riel, el portavisillos o la barra tenemos que tener en cuenta la de sus accesorios y complementos como los terminales, los soportes o los alzapaños para mantenerlas recogidas.

Cómo elegir rieles

Las claves

Cuando tomes medidas de la ventana añade como mínimo 30 cm (15 cm por cada extremo).

¿Dónde vas a instalar la barra (al techo, a la pared, al cajón de la persiana...)? El lugar determinará el tipo de soporte que vas a necesitar.

Además de las barras debes adquirir terminales decorativos, anillas y soportes.

Tipos de barras: decorativas, portavisillos y rieles

No todas las barras sirven para cualquier espacio; según dónde vayamos a poner nuestra cortina la relevancia que queramos darle a la barra podemos distinguir entre:

Barras decorativas

Tienen una función decorativa, además de la meramente práctica de servir de soporte para las cortinas y visillos. Podemos encontrarlas en multitud de materiales (forja, madera de distintos colores, acero o latón) y acabados (brillo, mate, envejecido…).

Existen diferentes modelos para poder combinar con el estilo de la estancia. Están disponibles en distintos diámetros: los más frecuentes son 20, 28 y 35 mm.

También existen barras pensadas para colocarse en lugares donde hay vanos y donde la barra se coloca a presión entre los dos huecos, sin necesidad de hacer agujeros: es una solución muy útil para pisos de alquiler. Pero tienes que saber que este sistema no aguanta mucho peso puesto que no va atornillado ni anclado de forma fija.

Cómo elegir rieles

Portavisillos

Barras específicas para cortinas pequeñas o ligeras. Suelen colocarse entre dos muros -atornilladas o a presión-. Pueden alojarse en el dobladillo de los visillos o servir como sustentador del visillo con pequeñas pinzas, anillas, trabillas... 

También existen modelos extensibles para adaptarse a espacios de diferentes medidas (utilizan el mismo sistema que las cortinas de baño). Se instalan o bien con un soporte adhesivo sobre la superficie donde se va a colocar o se fija a esa misma superficie con escarpias. Hay portavisillos de diferentes formas (redondos o planos, por ejemplo) y materiales (plástico, madera, metal…). Son perfectos para cocinas y baños. 

Los cables también son una opción discreta y moderna para visillos y cortinas ligeras, pueden instalarse tanto a la pared como al techo aunque requieren que estos sean sólidos (se desaconseja colgarlos de muros o falsotechos de cartón yeso). 

Cómo elegir rieles

Rieles

Carecen de función decorativa ya que son básicamente guías metálicas o de PVC que se colocan en el techo o en la pared y que llevan en su interior unos cursores semiocultos a los que se une la cortina por medio de unos ganchos.

El sistema de apertura puede ser lateral o central. Los rieles planos están indicados para ventanas muy pegadas al techo mientras que los rieles curvos más fáciles de adaptar a los huecos redondeados o en ángulo. Algunos rieles incorporan en la parte frontal un velcro para que coloques fácilmente un bandó. Un bandó es un volante o banda que cuelga de la parte superior de una cortina, que sirve como adorno y como elemento para tapar el riel.

Cómo elegir rieles

¿Cómo medir la ventana?

Antes de comprar una barra es muy importante que decidas dónde vas a colocar la cortina y midas muy bien el espacio. Para ello debes medir bien el ancho de la ventana, la puerta o el hueco donde la vas a colocar y sumar como mínimo 15 centímetros a cada lado -si te decantas por colocar barras o rieles en el frontal de la pared-.

Como no todas las barras se fabrican en todas las medidas, es importante que busques una que además de ajustarse a tu gusto y a la decoración de la estancia se aproxime a la medida que necesitas.

Si vas a colocar una barra o portavisilla en una medida igual o superior a 250 cm necesitarás 3 soportes.

Formas de instalar tu barra

Existen tres formas de instalar tu barra según el espacio dónde la vayas a fijar. La forma de instalación es esencial para elegir el soporte correcto.

En la pared.

Los soportes pueden ser sencillos, para una sola barra, o dobles para fijar dos barras paralelas. Los primeros son ideales para ventanas correderas, mientras que los segundos están pensados sobre todo para colocar una cortina y un visillo.

Los soportes de pared ajustables te permiten acercar o alejar la barra a la distancia que necesites, una solución muy útil para, por ejemplo, salvar la profundidad del cajón de persiana o la del picaporte de una ventana abatible. También están indicados para que puedas regular la longitud si no tienes claro a qué distancia de la pared quieres colocar la barra.

En el techo.

Compuestos por un anillo en el cual se coloca la barra y una base que se fija al techo. Este tipo de instalación está indicada para ventanas muy pegadas al techo o en caso de que haya que salvar un cajón de persiana.

Entre dos paredes opuestas.

Cuentan con un tope en el que se encaja la barra y se aconseja su uso en ventanas encastradas.

En una esquina.

Los accesorios de codo unen las barras de dos paredes en ángulo.

¿Cómo instalar una barra de cortina?

  • Marcar con un lápiz la altura a la que vamos a colocar nuestra cortina y los puntos en los que vamos a fijar nuestros soportes. Los dos soportes deben quedar equidistantes al marco de la ventana.
  • Taladrar los agujeros en el lugar señalado e instalar los soportes.
  • Colocar la barra y pasar la cortina por ella. Siempre tenemos que dejar una anilla entre el terminal y el soporte.
  • Apretar los tornillos del soporte y del terminal con una llave allen.
Cómo elegir rieles

¿Cómo instalar un riel?

Los rieles son una solución muy versátil, especialmente indicados para colocar sobre la caja de una persiana o una ventana inclinada. En caso de que queramos sortear una caja de persiana tendremos que utilizar unas escuadras para separarlo de la pared.

  • Marcar con un lápiz los puntos en los que vamos a fijar nuestros soportes. El número de soportes varía según la longitud del riel. Para rieles superiores a los 2 metros se recomienda colocar como mínimo tres puntos de sujeción (dos en los extremos y uno en el medio) y para los de entre 2,5 y 3 m cuatro soportes.
  • Taladrar los agujeros en el lugar señalado.
  • Colocar los tacos y atornillar el riel a las pestañas de los soportes.
  • Poner los ganchos en los orificios de la cortina para, posteriormente, engancharlos uno a uno en el riel.

Elige el diseño que se ajuste a tu gusto

El tipo de habitación, la decoración, el tipo de vivienda, el estilo de la cortina... determinan el diseño de la barra y de sus accesorios y complementos. En los últimos años se ha diversificado la gama y podemos encontrar piezas de todas las tendencias que se suman a los modelos convencionales de madera y hierro forjado.

El material y el acabado es uno de los factores que marcan el estilo de la barra. Así los acabados cromados y los de madera de diferentes colores se identifican sobre todo con los ambientes modernos.

Las decoraciones rústicas suelen combinar con la forja en negro, óxido o blanco o con la madera en sus colores originales, en crema o con efecto decapado. 

Los nuevos acabados y terminales en maderas exóticas como la teca o el bambú encaja en atmósferas étnicas, coloniales o de inspiración oriental.

Complementos de las barras

Además de las barras debemos adquirir una serie de complementos necesarios para su instalación:

Terminales.

En el caso de las barras decorativas, debemos adquirir dos terminales decorativos para colocar en cada extremo de la barra. Muchas barras comercializan sus terminales a juego y podemos encontrarlas de muchas formas, colores, materiales y tamaños. Recuerda que es la parte que más se ve de todo el conjunto.

Para las estancias infantiles hay infinidad de motivos: estrellas, animales, flores… que podemos escoger en tonos pastel y colores vivos.

Anillas.

Necesarias para colgar las cortinas si la barra no está provista de trabillas u ollados. Las anillas deben tener el mismo diámetro que la barra y debes dejar una anilla entre cada terminal y el soporte para poder llevar la tela hasta los extremos. Para conseguir una buena caída de las cortinas, lo aconsejable es poner una anilla por cada 10 cm de barra. Hay diferentes tipos de anillos, cada una con un tipo de sujeción.

Soportes.

Tendremos que colocar dos o tres soportes para fijar la barra. Dos si la barra tiene una longitud inferior a 2,50 cm y tres si iguala o supera esa medida. Hay diferentes tipos de soporte según la forma de instalación: de pared, de techo o entre paredes.  

Accesorios

Los accesorios no son necesarios pero podemos adquirirlos para cumplir diversas funciones y cumplir una función decorativa adicional.

  • Alzapaños y abrazaderas. Recogen la cortina para dejar la ventana despejada.
  • Tiradores. Varillas metálicas para correr y descorrer las cortinas.
  • Empalmes. Permiten unir dos barras para doblar su longitud.
  • Codos. Unen las barras de dos paredes en ángulo.
  • Borlas y galones. Accesorios decorativos para personalizar las cortinas.