Cómo elegir espejos

Los espejos han dejado de ser simplemente objetos funcionales para el aseo diario y se han convertido en piezas decorativas, en algunos casos hasta ser los protagonistas de la estética de una habitación. La forma, el tamaño y su marco son las claves.

¿Qué tener en cuenta al elegir el espejo?

Los espejos se han afianzado como un complemento decorativo habitual en salones, dormitorios, pasillos, etc. Puedes elegir entre todo tipo de formas (cuadrado, rectangular, ovalado, redondo, hexagonal, en forma de corazón…).

El diseño y material del marco, o la ausencia de él, son otro de los factores esenciales en el estilo decorativo del espejo. Puedes encontrar marcos de madera natural, de MDF en efecto metalizado o cerámico, de metal o de resina.

En relación con el diseño, durante los últimos años se han revelado como tendencia los espejos ovalados con marcos de inspiración victoriana, los llamados espejos sol, así como aquellos que recrean una ventana para conseguir un efecto trampantojo.

Además de estas puedes crear composiciones decorativas con varios espejos de diferentes formas y medidas o personalizar un espejo a tu gusto. Crear un marco con mallas decorativas adhesivas, pintar un enmarcado de madera con pintura chalk paint o iluminar el espejo con tiras de led son solo algunas ideas.

Dónde colocar el espejo

De esta decisión depende el tamaño del espejo y en muchas ocasiones también su forma. Si por ejemplo buscas un espejo para el interior de la puerta del armario tendrás que elegir un modelo rectangular de, al menos, 120 cm.

Los espejos pueden ayudarte a agrandar visualmente el espacio. En ese caso recuerda no reflejar un lugar muy vacío –que pueda dar sensación de estancia fría o desangelada-, ni una zona muy con muchos muebles, desordenada que provoque una sensación recargada y agobiante.

También se pueden utilizar para potenciar la luminosidad ya que reflejan la luz. Para ello colócalo frente a una ventana.

Si colocas un espejo detrás de una puerta, en el dormitorio, por ejemplo, asegúrate de que el manillar no golpee el cristal, situando un tope de puerta en el suelo.

Espejos y Feng Shui

Las reglas del Feng Shui señalan que no se deben colocar espejos frente a la puerta de entrada ni ante la cama.

Sistemas de colocación

Los espejos se pueden colgar en la pared (con tacos y tornillos o escarpias) o con cinta doble cara específica para espejos. En las estancias con espacio suficiente la tendencia apuesta por elegir espejos con pie.

Ten en cuenta el peso del espejo y el soporte de la pared para elegir el tipo de anclaje adecuado.