Cómo elegir corcho

El corcho es un material versátil, ligero y aislante con multitud de usos decorativos: revestir paredes y puertas de armario, forrar el interior de cajones, fabricar posavasos o salvamanteles, utilizar como tablón para colgar fotos o notas, etc. Es económico, muy fácil de utilizar y puedes decorarlo a tu gusto con esmalte, barniz, pinturas en spray o papel pintado.

Cómo elegir corcho

Ventajas del corcho

  • 100% natural, reciclable y reutilizable.
  • Aislante térmico y acústico.
  • Ligero. Un litro de corcho pesa 160 gramos.
  • Impermeable.
  • Hipoalergénico y antibacteriano.
  • No propaga el fuego ni emite gases tóxicos en la combustión.

Las planchas, pizarras y el corcho en rollos de Keroy Merlin cuentan con el sello FSC que certifica que proviene de bosques gestionados de manera sostenible.

Cómo elegir corcho

¿Qué clases de corcho puedo encontrar?

Corcho aglomerado natural: placas, pizarras decorativas, rollos… compuestos por gránulos de corcho natural y aglutinante. Se utiliza para revestir paredes, tapar desperfectos, fabricar murales o salvamanteles, etc. Puedes encontrarlo con acabado natural o barnizado.

Aglomerado de corcho expandido: es el conocido como “corcho negro”. Está compuesto por gránulos de corcho que se expanden por la acción del vapor de agua. Es el utilizado para el aislamiento de paredes y suelos.

Formatos del corcho decorativo

Rollo. Corcho en rollo que puedes cortar a la medida que necesites con un cúter. Algunos son autoadhesivos de manera que solo tienes que retirar el papel del reverso y pegar sobre la superficie que quieras. Es el más fino, desde 1,2 mm de grosor.

Placas. Planchas de corcho de acabado natural o barnizado de entre 4 y 5 mm de espesor. Si optas por el acabado natural tú mismo puedes barnizarlo, encerarlo o pintarlo posteriormente.

Pizarras. Desde las clásicas planchas con marco de madera de pino (sin tratar o de colores) para colgar, hasta modelos que incluyen además un espacio para colocar fotos, una zona magnética o un área de pizarra (blanca o convencional). Una de las tendencias actuales es decorarlos con pintura o washi tape.

Salvamanteles y posavasos. Fabricados en corcho. Disponibles en diferentes medidas y formas: ovalados, cuadrados, rectangulares…

Cómo forrar una pared con paneles de corcho

Los paneles de corcho son una solución decorativa y de aislamiento térmico-acústico para forrar paredes de interior. Además de las placas de corcho natural solo necesitarás un cúter, un metro, una escuadra y cola de contacto.

  1. Prepara el muro. La pared debe estar limpia, seca y libre de polvo. Antes de nada repara los posibles desperfectos (orificios de tacos, desconchones…) con pasta tapagrietas. Si la superficie tiene humedades repáralas antes de colocar el corcho. Si la pared es nueva debes dejarla secar completamente, unos 2 meses, antes de revestirla con el corcho.
  2. Antes de colocar el corcho déjalo abierto, al menos 24 horas, a temperatura ambiente para que se aclimate.
  3. Con la ayuda de la escuadra marca en la pared la posición de las láminas de corcho.
  4. Aplica cola de contacto con una llana sobre la pared y sobre el reverso del corcho. Espera unos minutos, hasta que la cola esté seca el tacto, y coloca las planchas. Fija con las palmas de la mano. Puedes pasar un rodillo de cocina para una mejor fijación.

No te pierdas los detalles en el siguiente vídeo: