Cómo elegir moqueta

Las moquetas son una solución atemporal para revestir los suelos de prácticamente toda la casa. De fácil instalación y limpieza, constituyen una opción cómoda y confortable, válida tanto en invierno como en verano.

Cómo elegir moqueta

Descubre los tipos de moquetas que puedes encontrar y cuáles son las últimas tendencias.

Ventajas de las moquetas

  • Al igual que las alfombras, las moquetas ofrecen una pisada más cómoda que andar directamente sobre el suelo.
  • Son beneficiosas para la salud. La esponjosidad, suavidad y flexibilidad de algunos tejidos de moqueta permiten que se amortigüe el peso del cuerpo cuando se anda por encima de ellas, a diferencia de andar en superficies duras como el hormigón o asfalto de la calle. Cuanto más profundo sea el pelo de la moqueta mayor masaje natural aportará si se anda descalzo sobre su superficie. 
  • Aíslan acústica y térmicamente la vivienda ya que ayudan a mantener el calor, con el consiguiente ahorro en calefacción que supone. 
  • Amortiguan las caídas.
  • La mayoría son antiestáticas (capaces de disipar la electricidad electroestática y, por tanto, útiles para instalar en zonas de ordenadores).
  • Son decorativas. Producen sensación de ambiente cálido.
  • Bloquean el polvo: las fibras de pelo de las moquetas lo retienen y no lo sueltan hasta que no se aspira. Por tanto, reduce la existencia de partículas de polvo en el aire un 50%.

Tipos de moquetas

Para evaluar una moqueta es necesario fijarse en los dos lados de la moqueta: la base y la superficie de la misma. En la base encontrarás la robustez de la moqueta y en la superficie la textura de la misma.

Cómo elegir moqueta

1. Existen diferentes tipos de moquetas en función de la textura que tienen en la superficie:

  • Bucle: de aspecto compacto. Mantiene la suciedad en la superficie. Entre sus ventajas destaca que no se marca la pisada y que facilita la limpieza. Además, es resistente al uso y a las rozaduras.
  • Bucle a distinta altura: cuenta con las mismas características que el tipo bucle, pero sus bucles cuentan con diferentes alturas tal y como se observa en el dibujo. Este cambio de alturas posibilita la formación de dibujos y relieves.
  • De pelo cortado: tienen los rulos cortados en su punta superior. Este corte ofrece un aspecto aterciopelado a la moqueta que transmite elegancia y suavidad. Existen tres tipos de moquetas de pelo cortado:
    • Tipo "plush" (de filamento continuo vulcanizado, BCF): aspecto más aterciopelado.
    • Tipo "saxony": tiene un aspecto más definido en la punta de los hilados. Es más resistente que la de tipo "plush". Es conocida como lana sintética.
    • Frisé: hilado muy retorcido formando aspecto enrulado o áspero. Aporta un look informal. Su gran ventaja es que necesita de menos aspirados para quedar limpio y que reduce las marcas de las pisadas.

En general, la altura y el rizado del pelo determinan el grado de suavidad. La densidad (cantidad de pelo) se comprueba empujando hacia abajo con las yemas de los dedos. Una mayor densidad aumenta el peso de la moqueta, la hace más resistente y hunde más la pisada.

A mayor número de nudos pequeños y peso, mayor resistencia de la moqueta y mayor ciclo de vida tendrá.

 

2. ¿Cómo tiene que ser la base?

La base aísla del frío, alarga la vida de la alfombra y hace la pisada más cómoda. No obstante, no adquieras una con base demasiado blanda, ya que puede hacer una pisada insegura y comprueba que contenga caucho si quieres evitar resbalones.

La base es la parte que apoya directamente sobre el suelo. De ahí que surja una duda: ¿si una casa dispone de suelo radiante se puede colocar una moqueta? La respuesta es sí. Para ello, se debe desinstalar el sistema de calefacción por lo menos 24 horas antes de que se vaya a instalar la moqueta. Después de haberla colocado, deben pasar 48 h para volver a poner en funcionamiento la calefacción gradualmente.

Tipos de fibra de las moquetas

Fibras naturales

Cómo elegir moqueta

Ofrecen pisadas suaves y agradables. Son menos resistentes al desgaste que las fabricadas con otros materiales no naturales. Las principales son las compuestas por lana y las compuestas por algodón:

  • Lana: ofrecen mayor densidad, resistencia y protección frente al frío. Sin embargo, es imprescindible un buen mantenimiento para que no pierda sus cualidades y puede ser necesario algún tratamiento antipolilla.
  • Algodón: su tendencia al desgaste es mayor que en la lana, pero no se apolilla y es más difícil que se apelmace. Ofrece una pisada agradable y no acumula electricidad estática.

Fibras sintéticas

Cómo elegir moqueta

Ofrecen pisadas confortables. Son moquetas acrílicas, de polipropileno, poliamida, poliéster o nailon, entre otros. Este último material (nailon) es muy común en las alfombras porque es muy resistente y responde bien en zonas transitadas. El polipropileno aguanta mejor la humedad. El poliéster dispone de más texturas. Por último, el acrílico es la fibra más parecida a la lana.

Fibras vegetales

Cómo elegir moqueta

Emplean yute, sisal, coco, abbaca, bambú o algas. Son poco resistentes a las manchas, más baratas, pero menos duraderas, excepto las de algas y sisal, que se pueden emplear durante más tiempo. Las de coco son más ásperas y las de yute más económicas. Las moquetas de fibras vegetales dan un aspecto fresco a cualquier habitación, por lo que son recomendables incluso en climas cálidos. Se recomienda su uso en hogares donde habitan personas con problemas respiratorios.

Tengo asma ¿puedo instalar una moqueta en casa?

La elección del material es clave cuando algún miembro de la familia padece asma o problemas respiratorios. La acumulación de polvo en moquetas no es aconsejable para el estado de estas personas, aunque la Asociación Nacional de Fabricantes de Alfombras y Moquetas (UNIFAM) advierte de que no suponen ningún riesgo si se someten a una adecuada limpieza y mantenimiento, así como a un correcto proceso de elaboración con materias primas de calidad.

En estos casos es mejor optar por moquetas de fibras vegetales.

Ideas decorativas con moqueta

Hay moquetas de muchos colores en función del estilo que quieras dar a la estancia. Los colores influyen mucho en las sensaciones que emite la habitación o salón donde se pongan: los verdes generan serenidad, mientras que los opuestos son los rojos, etc.

Las moquetas son un elemento funcional pero también decoran. Por eso, debes elegir el color y el acabado. Las hay lisas -monocromáticas; recuerda que con las de tonos claros deberás extremar el cuidado contra la suciedad; jaspeadas -no son lisas por completo, ya que tienen "manchitas" por hilos de tonos distintos; éstas son más resistentes a la suciedad-; de dibujos -son las que tienen motivos florales, geométricos, infantiles...-.

¿Cuánta moqueta necesitas?

Mide el ancho y el largo de la habitación. A esa medida debes añadir entre 5 y 7 cm extra por cada lateral para llegar mejor a las esquinas y poder hacer los cortes con precisión.

Cómo elegir moqueta

¿Cómo instalar la moqueta en tu casa?

Antes de instalar una moqueta, hay que asegurarse de que el suelo está liso y nivelado (en caso de que no sea así se puede igualar con una pasta niveladora) y de que el suelo está limpio y seco para su correcta colocación.

Las moquetas se venden en rollos al corte de diferentes tamaños o bajo pedido.

  • Los rollos al corte: son bobinas de 2 o 4 metros de ancho con la opción de escoger los metros de largo que necesites.
  • Bajo pedido: ofrece la ventaja de escoger la moqueta de las dimensiones que necesitas a la medida que pidas dentro de una extensa gama disponible en la tienda.

La forma de instalación puede ser:

  • Sueltas: es decir, colocadas sobrepuestas. Las moquetas que suelen colocarse así son las de fibras vegetales.
  • Con velcro.
  • Pegada al suelo: para ello se necesita un pegamento especial y seguir las indicaciones del fabricante en cuanto a modo de empleo y tiempos de secado. En el siguiente vídeo te mostramos paso a paso cómo pegar la moqueta al suelo.
Cómo elegir moqueta

Consejos de mantenimiento y limpieza

Poner y utilizar correctamente el felpudo de la entrada del piso ayuda a que la moqueta se manche menos y, por lo tanto, dure más y tenga mayor ciclo de vida.

Las moquetas deben limpiarse regularmente y mayoritariamente en seco. En general, para ello, la mejor opción es aspirarlas con un accesorio de cepillo. En los casos de moquetas de bucle gruesas y de pelo alto se recomienda que se aspiren las moquetas con boquilla plana y no con cepillos. Para una limpieza a fondo, cada más tiempo, se recomienda emplear un champú específico con espuma seca.

Si cae sobre la moqueta una mancha, hay que limpiarla inmediatamente, con productos neutros, para que no dé tiempo a que la suciedad se impregne en el material y quede un surco manchado.