¿Cómo elegir tu papel pintado?

● 15 minutos de lectura        ● Cómo elegir    

 

El papel pintado es una opción práctica y atractiva para revestir las paredes. Ofrece numerosas posibilidades decorativas y permite trasladar estampados y colores a las paredes. Vamos a darte las claves que necesitas conocer para elegir la mejor opción para tu casa.

Viste tus paredes con papel pintado

¡Personaliza cada espacio y apuesta por un sinfín de efectos visuales!

▸Ver gama de papel pintado

Ventajas del papel pintado

- Es de fácil mantenimiento, al haber modelos lavables.
- Se puede combinar con paredes pintadas, revestidas con frisos o conjuntar varios logrando resultados muy creativos y totalmente personalizados.
- Permite crear diferentes ambientes y espacios individualizados, así como texturas en las paredes.
- Protege la pared de pequeños roces.
- Transforma cualquier mueble. Puedes colocar papel pintado en el fondo de una estantería o un armario y obtendrás un mueble renovado.

Tipos de papel pintado según superficie

La composición de la superficie del papel pintado determina las diferencias entre los diferentes tipos de papel.
- Vinílico. Lleva sobre el papel una capa vinílica impermeable, que lo hace 100% lavable. Es el más resistente de todos los tipos de papel: soporta el vapor, el calor, la humedad, los rayos solares y los roces, por lo que está indicado para zonas de mucho tránsito, incluidos los baños y la cocina.
- Tejido no tejido (TNT). Está compuesto por una base textil (de celulosa y fibras de poliéster) y una capa superficial de vinilo acrílico. Es transpirable y lavable, aunque en menor medida que el vinílico. Ofrece mucha resistencia al desgaste, a la humedad y a los rayos solares. Indicado para zonas de mucho tránsito.
- Papel pintado tradicional. Está formado por una fina capa de papel, sin revestimiento protector, por lo que es el modelo más asequible. Está indicado para espacios de poco tránsito y requiere limpieza en seco.

¿Qué tipo de papel pintado es mejor en cada estancia?

- Cocina y baños. Deberás colocar uno de los modelos que cuentan con superficie vinílica, ya que son lavables y resistentes a las manchas. Evita ponerlos en zonas de contacto directo con el agua (fregadero, ducha…) y zonas de fuego.

- Habitaciones infantiles. Se recomienda papel vinílico ecológico, libre de PVC, por su superficie plástica que la hace lavable, sin componentes nocivos para la salud.

- Entrada, recibidor, pasillo y salón. Para estas zonas de mucho tránsito y mayor riesgo de roces se recomienda elegir papel pintado vinílico o TNT, porque son resistentes y lavables.

- Dormitorios y despacho o habitación de estudio. En estancias secas puedes utilizar cualquier tipo de papel pintado, incluido el tradicional.

¿Cómo se coloca el papel pintado?

Cada tipo de papel pintado cuenta con una base diferente que determina el modo en el que se pega a la pared.

- Papel autoadhesivo. Su base ya cuenta con su propio adhesivo: basta con despegar la parte trasera del papel y pegarlo en la pared. Puede pegarse y despegarse hasta colocarlo perfectamente en la pared, sin dejar restos en la superficie. Es 100% textil y transpirable, por lo que no deja burbujas. Los papeles autoadhesivos son resistentes a la luz. Sus tintas ecológicas y su impresión de última generación aseguran que sus colores no se degradarán durante mucho tiempo, aunque incida la luz sobre ellos. También son lavables, lo cual facilita su limpieza (siempre que se realice con productos no abrasivos) y su conservación. El papel vinílico suele ser autoadhesivo.

- Papel con cola en la pared. Las tiras se colocan en seco y se pueden ir poniendo en cuanto el adhesivo esté aplicado sobre la pared. Este modo de colocación se corresponde con el papel de tipo tejido no tejido (TNT). Para este tipo de instalación se requiere el pegamento propio para papeles no tejidos.

- Papel con cola tanto en la pared como en su reverso. Es necesario que el papel quede unos minutos empapándose en el adhesivo para asegurar una fijación óptima. Este modo de colocación se corresponde con el papel pintado tradicional. Para este tipo de instalación vale una cola universal.

- Pre-encolado. Se asemeja al funcionamiento de un sello: el papel pintado lleva incorporada una cola sin activar. Hay que mojar la base del papel con una brocha humedecida en agua para que se active el adhesivo y poder poner el papel. Lo encontrarás en papeles pintados vinílicos y podrás adquirirlo bajo pedido.

HAZLO TÚ MISMO

Aquí tienes las claves para colocar papel pintado en casa

¡Quiero verlas!

Características especiales que puede tener un papel pintado

- Alto gramaje. Tienen mayor grosor (alrededor de 250 g/m²) y mayor consistencia.

- Relieve. Una buena solución cuando se quiere cubrir pequeñas imperfecciones.

- Pintables. Papeles de color blanco que permiten pintar sobre ellos sin deteriorar la pared.

- Borrables. Se puede escribir, dibujar y garabatear. Es una gran alternativa para decorar estancias de la casa sin tener que pintar, a la vez que sirven como pizarra. Ideal para habitaciones infantiles y juveniles, despachos, cocina o salas de reuniones.

- Lavables. Su composición permite que pueden limpiarse con una bayeta húmeda con agua y jabón neutro, sin raspar.

- Ecológicos. No contienen componentes nocivos ni PVC, no desprenden ningún olor a plástico ni otros químicos volátiles por el aire. Cuando este tipo de papel se deja de usar, es reciclable.

- Resistencia solar. Los modelos que resisten a la incidencia de los rayos del sol se mantienen con sus propiedades y colores inalterables con el paso del tiempo.

NOVEDAD SOSTENIBLE

Enamórate de los papeles pintados ecológicos y lavables

Ver recomendaciones

¿Cómo calcular la cantidad necesaria de papel pintado?

Debes tener en cuenta tres aspectos:

- Superficie. Mide las paredes desde el rodapié hasta el techo, y el ancho.

- Medidas del papel elegido. La medida estándar de un rollo de papel es 10 m de alto por 53 cm de ancho. No obstante, cada modelo tiene unas medidas distintas. Normalmente viene reflejado en metros cuadrados: divide el dato del rollo entre la superficie que vas a empapelar. Redondea siempre el número de rollos hacia arriba. Si el sobrante es inferior al 10% de lo que necesitas, compra un rollo adicional.

- Patrón del papel. El raccord, también llamado rapport o case, es el patrón de repetición de la misma imagen, dibujo o estampado de un papel pintado. Cuando se coloca una tira de papel y continuamos con la siguiente, tienen que cuadrar los dibujos y para eso se tiene en cuenta el raccord. En la etiqueta vendrá especificado: por ejemplo, si el raccord es 50, el patrón se repite cada 50 cm. Si el patrón o raccord es 0, las tiras casan siempre y, por tanto, no se desaprovecha nada. Es el caso de los papeles lisos o a rayas.

Cuando tengas estos tres datos haz estas operaciones:

- Calcula las tiras necesarias para empapelar la estancia:
Perímetro de las paredes a empapelar (el ancho total que quieres empapelar) / ancho del rollo = nº de tiras totales que necesitas.
Ejemplo: para una pared de 3 m / 0,53 m ancho estándar de un rollo = 5,6. Redondeando al alza, necesitas 6 tiras para empapelar tu pared.

- Calcula la medida que cubre cada rollo:
Longitud de un rollo / altura de las paredes (añade el raccord, si lo tiene) = nº de tiras que tiene cada rollo.
Ejemplo: 10 m (longitud estándar de un rollo) / 2,6 m de altura de paredes + un raccord de 0,53 m, por ejemplo = 3,19. Aquí hay que redondear a la baja, así que de cada rollo salen 3 tiras.

- Nº de tiras necesarias / nº de tiras de cada rollo = nº de rollos necesarios.
Ejemplo: 6 tiras / 3 = 2 rollos necesitas. Si esta división da decimales, tienes que redondear hacia arriba.

LO HACEMOS POR TI

Servicio de instalación de papel pintado: solo tendrás que elegir el modelo que quieres y... ¡nosotros nos encargamos!

Ver servicio

¿Cómo decorar con papel pintado?

Cada estilo permite crear unos efectos visuales diferentes. En líneas generales, si quieres que la habitación parezca más grande, elige tonos claros con un diseño liso o sencillo. Si, por el contrario, quieres reducir la sensación de inmensidad en espacios grandes, utiliza colores oscuros. Para hacerla más acogedora, los colores cálidos son tus aliados.

- Papel con franjas horizontales. Alarga visualmente la habitación.

- Papel con franjas verticales. Los techos parecerán más altos; las paredes, más estilizadas.

- Estampado. Combina un estampado en una pared con un color uniforme en el resto de paredes de la habitación y consigue resultados sorprendentes.

- Imitación de materiales. Permite decorar las paredes con fondos que simulan el ladrillo o el cemento, la madera o la piedra, el terrazo, el bambú...

Estilos de los papeles pintados. ¿Por cuál te decantas?

- Si te gusta tener un poco de la esencia de la naturaleza en las estancias de tu casa, tu estilo es el Nature. Se representa en papeles pintados protagonizados por plantas, hojas, ramas, plumas… Suelen destacar por sus colores claros, que aportan frescor en las paredes, y verdosos propios del medio ambiente.

- Apostar por un modelo de papel pintado de estilo Glamour significa decorar tu pared con un estampado único, llamativo, que centrará todas las miradas y no pasará desapercibido. El fuerte impacto visual de este tipo de papeles es apto para quienes desean aportar una gran personalidad a la casa. Suelen recomendarse para estancias amplias ya que estos papeles pintados “ocupan” mucho espacio visual.

- El Neoclassic es el estilo clásico renovado. Es uno de estilos más habituales por eso perdura a lo largo de los años y se adapta a los nuevos tiempos. Rayas verticales, papeles lisos, con texturas, con figuras geométricas… son las opciones más comunes de papeles pintados clásicos. Con ellos se suele buscar crear ambientes tranquilos, llenos de paz y confort.

- ¿Cuáles son los papeles que han crecido exponencialmente en los últimos tiempos? Los que crean una falsa sensación de paredes revestidas con ladrillo, cemento, hormigón, metal… Esos son los reyes de los papeles pintados de estilo Industrial. Una evocación a los pisos de atmósfera urbana como los lofts neoyorquinos del siglo pasado. Combina a la perfección tanto con colores neutros como con accesorios de metal o acero y cristal.

- El Country charm es como estar en primavera eternamente. Papeles pintados de flores, colores alegres de la naturaleza como amarillos, verdes intensos, beige, incluso azules, son marcas de identidad de este estilo que se fija en las típicas casas de campo para evocar su espíritu.

- Si eres un amante de lo práctico y lo sencillo, eres un seguidor del estilo Design. Son unos básicos de la decoración con los que podrás decorar tus paredes durante mucho tiempo sin cansarte ni pasar de moda. Estos modelos generalmente neutros son fácilmente combinables con el resto de mobiliario y facilita la elección de la decoración para el resto de la estancia.

 - El estilo Essential es ideal para los indecisos y para los que quieren cubrir sus paredes con papel pintado, pero sin grandes extravagancias. Imitan el efecto de pintar las paredes, pero con la ventaja de que las protege y las hace más resistentes y duraderas en perfecto estado durante más tiempo.