Tu casa más segura con sistemas de alarma

Detectores de movimiento, de apertura de puertas, centrales de alarmas… Instalar sistemas de alarma en la vivienda es una de las soluciones más eficaces para disuadir a los ladrones. Pero las alarmas no sirven únicamente para prevenir intrusiones y atracos. Estos dispositivos también son muy útiles como elemento de control sobre las entradas de otras personas (hijos, empleados, visitas….).

Cómo elegir alarmas

Las claves

Los sistemas de alarma están compuestos por detectores, centralita y teclado de control.

El tipo de vivienda (piso o unifamiliar, con o sin jardín…) es clave para elegir el tipo de dispositivo, su radio de acción y su ubicación.

Para una mejor protección es aconsejable incluir avisos complementarios como añadir señales ópticas a las acústicas o instalar una sirena que alerte al vecindario.

En cualquier caso, antes de instalarlo, recuerda que debes cumplir con todas las normas legales existentes.

Componentes del sistema de alarma

Detectores

Sensores encargados de alertar sobre una intrusión en el domicilio. Podemos clasificarlos en tres grandes grupos que pueden ser complementarios:

  • Detectores de movimiento (o volumétricos).
Cómo elegir alarmas

Dotado de un sensor de infrarrojos, detecta la presencia de una persona por su movimiento. Disponibles tanto de exterior como de interior, algunos modelos diferencian entre individuos y mascotas para evitar las alertas falsas.

  • Detectores de apertura de puertas y ventanas.
Cómo elegir alarmas

Compuestos por dos piezas magnéticas que, al abrirse la puerta o la ventana, se separan y activan la alarma.

  • Detectores de rotura de cristales.
Cómo elegir alarmas

Al detectar las vibraciones, estos dispositivos emiten un potente sonido de alarma.

Centralita

Cómo elegir alarmas

Es el cerebro del sistema. Monitoriza al resto de dispositivos y, en caso de intrusión, recoge sus alertas, emite las señales (tanto sonoras como luminosas) y activa los avisos a los números de teléfono –fijos o móviles- programados. Puede funcionar a pilas o conectado a la red eléctrica.

Teclado de control

Cómo elegir alarmas

Es la parte del sistema que manipulamos para activar o desactivar la alarma, registrar los códigos de acceso o introducir los parámetros de determinados elementos. Aunque puede estar integrado en la centralita, es aconsejable que se encuentre separado para instalar la central de alarma en un lugar de acceso más difícil. En algunos modelos el teclado puede ser accionado a través de un mando a distancia.

Tipos de alarma

Monozona

Solo protege una zona, está siempre completamente apagado o activado. 

Multizona

Gestiona diferentes áreas y estados de vigilancia. En una vivienda de dos o más alturas, la alarma puede estar activada en la planta baja, por ejemplo, y desactivada en el resto.

¿Dónde ubicar cada dispositivo del sistema?

Detector de movimiento: Estos dispositivos deben colocarse en los accesos directos a la vivienda, en las estancias que alberguen los objetos de valor, así como en los lugares de paso (escaleras, pasillos, vestíbulos…).

Cómo elegir alarmas

Detector de apertura y rotura: Los sensores de apertura de cerramientos y de rotura de cristales deben instalarse en las puertas de entrada al domicilio y en las ventanas de fácil acceso.

Cómo elegir alarmas

Centralita: Es conveniente que la ubiquemos en una superficie plana, equidistante de los diversos componentes del sistema pero difícil de localizar por los ladrones o intrusos. Debe estar protegida, además, por un detector de presencia.

Cómo elegir alarmas

Tipos de aviso

Las alarmas que el sistema emite tras recibir la señal de alerta del detector pueden ser de tres tipos:

Cómo elegir alarmas

Acústicas (sirenas): Para que sea efectivo debe garantizar un funcionamiento mínimo de media hora a pleno rendimiento (hasta 110 decibelios). Si el aviso acústico es exterior, requiere un permiso municipal que decrete que la sirena cumple con la normativa vigente sobre contaminación acústica.

Ópticas (luces): Los avisos ópticos son muy útiles como complemento a los sonoros. Los faros giratorios o flashes parpadeantes permiten localizar rápidamente al intruso y tienen un gran poder disuasorio.

Avisadoras (llamadas telefónicas): El detector activa la señal de alarma a la centralita que realiza las llamadas a los números programados por el propietario, o a un centro de recepción de alertas que avisa a la compañía de seguridad privada para su intervención inmediata si se tiene contratado el servicio.

¿Cómo elegir el dispositivo más adecuado para nuestra vivienda?

El primer paso a la hora de elegir e instalar un sistema de alarma es definir el proyecto de acuerdo a las necesidades de seguridad y protección. ¿Quiero el sistema como elemento de control o de seguridad? ¿Se trata de un negocio o de un domicilio? ¿La casa es un piso o una vivienda unifamiliar? ¿Qué bienes quiero proteger?

Pisos: Los ladrones aprovechan la ausencia de los propietarios, con motivo de las vacaciones de verano y Semana Santa, para robar en el domicilio. Por esta razón son útiles los temporizadores automáticos que encienden las luces, el televisor o la radio, suben o bajan las persianas y simulan que la vivienda está habitada.

Es importante reforzar la seguridad de las puertas de entrada y colocar detectores de movimiento en los accesos. Balcones, terrazas, ventanas y tragaluces constituyen los accesos más vulnerables de un piso. Conviene detectar estos puntos débiles y protegerlos mediante contraventanas, persianas metálicas o barrotes de acero.

Cómo elegir alarmas

Unifamiliares: Los chalés y las viviendas unifamiliares requieren un doble diseño de las medidas de seguridad que atiendan tanto las necesidades del exterior como del interior.

  • Interior: Los sensores de movimiento son los más eficaces para detectar la intrusión o el desplazamiento de personas en una zona concreta. Recuerda que debes instalar estos dispositivos en lugares de paso y en los accesos a las estancias en las que se encuentran los objetos de mayor valor.
  • Exterior: Utiliza detectores de movimiento y rotura para controlar los accesos a la parcela (muros exteriores) y a la propia vivienda (puertas y ventanas). Puedes completar la instalación instalando cámaras de vigilancia y sirenas exteriores en la fachada.
Cómo elegir alarmas

Instala tu alarma paso a paso

Instala tu alarma paso a paso

  1. Redacta un borrador con las áreas a proteger, según su grado de vulnerabilidad.
  2. Programa el teclado.
  3. Fija los distintos elementos (detectores, central de alarmas).
  4. Cierra la centralita.
  5. Prueba el sistema y verifica que todos los elementos funcionan correctamente.

Accesorios de las alarmas

Mando a distancia: Dispositivos que activan o desactivan la alarma a distancia. Algunos modelos permiten, además, controlar el funcionamiento del sistema por zonas.

Cómo elegir alarmas

Teclado de control: Teclado accesorio para controlar el sistema desde el interior de la vivienda.

Cómo elegir alarmas

Transmisor telefónico: Envía una llamada al sistema central cuando salta la alarma.

Cómo elegir alarmas

Medallón de emergencia: Mando con un botón que al pulsarlo emite una llamada de emergencia.

Cómo elegir alarmas

Rótula de fijación: Orienta los detectores de movimiento en los lugares de difícil acceso.

Cómo elegir alarmas

Sirena exterior: Aviso acústico o luminoso que se emite hacia el exterior del edificio. Completa las señales del resto de dispositivos y alerta al vecindario.

Cómo elegir alarmas

Consejos para evitar robos en tu vivienda

No guardes mucho dinero, joyas y demás objetos de valor en casa o, si lo haces, utiliza una caja fuerte.

El acceso al garaje es un punto débil. Los ladrones pueden aprovechar esos escasos segundos que tarda la puerta automática en cerrarse para meterse dentro. Espera a que se cierre y comprueba que no entra ningún sospechoso.

Desconfía de los servicios técnicos no solicitados previamente. Hacerse pasar por otras personas es un recurso habitual en los ladrones.

No olvidar precauciones básicas como no abrir a los desconocidos y si cuentas con un sistema de alarma, acostúmbrate a conectarlo cada vez que salgas de casa.

Colabora con tus vecinos en la adopción de medidas de seguridad en zonas comunes como el garaje o la urbanización.

Si al llegar a casa te encuentras la puerta abierta, no entres. Llama a la policía y espera a que llegue.