Cómo elegir detectores de movimiento y luz

¿Quieres mejorar el confort y la seguridad en el hogar?

En casa es importante sentirse seguro y para ello existen numerosas opciones a escoger que mejoran los sistemas de alarma y vigilancia sin afectar a la comodidad del hogar. La domótica ha supuesto una auténtica revolución y no sólo a la hora de ofrecer mayor seguridad en la vivienda, sino también porque contribuye a aumentar  la comodidad en el día a día. Se trata de un sistema de automatización de los servicios del hogar, que abarca prácticamente todas las funciones que se llevan a cabo en casa.  Conlleva un gran ahorro energético porque es capaz de gestionar los recursos de forma eficiente. La domótica abarca, desde proporcionar una iluminación inteligente con apagado y encendido automático, automatizar  los equipos e instalaciones, hasta la opción de controlar la casa vía internet y gestionarla mediante tele asistencia y tele mantenimiento. También incluye alarmas de intrusión, de detección de incendios, alertas médicas y acceso a cámaras de IP. Los detectores de movimiento y luz forman parte de la domótica doméstica y son equipos preparados para mejorar el confort en el hogar. 

Cómo elegir detectores de movimiento y luz

¿Qué son los detectores de presencia y de luz?

Los detectores de presencia son equipos eléctricos que encienden la luz con total fiabilidad cuando detectan movimiento en la zona que cubren. De esta forma, la luz solo se enciende cuando es necesario. 

Para controlar la iluminación, el detector de luz incluye un sensor de medida de luminosidad o sensor crepuscular. De esta forma evalúa el nivel lumínico que hay en su entorno y detecta si se sobrepasa el límite de luminosidad prefijado en el ambiente para que se active el circuito que lo alimenta. Esto quiere decir que registra la luminosidad ambiental y conecta las lámparas de forma automática por la noche, cuando alcanza el punto de activación crepuscular, y las desconecta de nuevo al amanecer. 

  • Tipos
    • Los puedes encontrar de interior o de exterior (que pueden ser crepusculares, ideales para fachadas de edificios y escaparates)
    • También de pared o de techo
    • Con caja de mecanismo  protectora o en superficie
    • De distintos ángulos de detección entre 110º y 360º

¿Qué diferencia hay entre un detector de movimiento y uno crepuscular y cuál necesitas?

  • Detectores de movimiento:

Son dispositivos que se conectan a la corriente por un lado y por otro a aquello que se quiera activar. Es decir, puedes conectarlos a la luz, a un ventilador, al sistema de aire acondicionado etc.  Detecta la presencia por medio de infrarrojos (cuando un cuerpo corta el haz que proyecta) o por el cambio de temperatura (identifica un cambio de temperatura y al detectar unos grados determinados se activa) y cuando un cuerpo aparece en su campo, cierra el circuito conectando la luz, el aire, el ventilador etc.

Permiten tres formas de regulación:

  1. Puedes regular el alcance a los metros que desees para que no interceda en las zonas que no te interesan ni convienen. Esto es muy útil para la puerta de entrada de tu casa, para que solo se active en el campo que necesitas.
  2. Puedes determinar el tiempo que van a funcionar, es decir, temporizar el tiempo que permanecerán encendidos desde que detectan un cuerpo hasta que dejan de funcionar. Así optimizarás la energía y conseguirás hacer un uso eficiente de ella, porque aquello que enciendan solo permanecerá conectado el tiempo que realmente sea necesario.
  3. Puedes regular también la luminosidad. Algunos detectores de presencia son también crepusculares y puedes escoger que funcionen prioritariamente por la noche, o por el día.
  • Detectores crepusculares: 

Estos dispositivos funcionan calibrando la luz ambiente a su alrededor. Detectan la falta o exceso de luz para encenderse o apagarse y para cerrar el circuito. Puedes conectarlos tanto a persianas como a la iluminación de tu casa. 

Si lo que buscas es iluminar un jardín, porche, terraza o entrada a tu hogar, o bien el escaparate de un comercio,  debes hacerte con un detector crepuscular de exterior. Tienen una protección IP55, mucho más elevada que los de interior porque están expuestos a la humedad, la lluvia, el frío y el calor. Precisamente este tipo de protección es indicada para interiores si lo vas a situar en zonas con mucha humedad o exposición al agua, como por ejemplo en el cuarto de baño.

En el resto de habitaciones de la casa no será necesaria tanta protección, así que cualquier modelo de interior podrá serte útil.

Para elegir correctamente, también debes tener en cuenta la zona en la que lo vas a instalar. Si quieres colocar un detector en pasillos, será suficiente con un detector montado en la pared que tenga un ángulo de detección de 180º. La diferencia estriba en que si necesitas iluminación para la fachada de un edificio, el ángulo de detección deberá ser de 300 o 360º para abarcar una zona más amplia. 

El objetivo de este sistema no es solo conseguir eficiencia energética y evitar el derroche de luz, ya que también puede cumplir funciones de seguridad. Si quieres utilizarlo como protección contra intrusos, lo ideal es que lo sitúes en el exterior, sobre el dintel de la puerta de entrada a tu casa, para que se encienda directamente cuando alguien pase delante. Puedes completar este sistema con otros elementos de seguridad y control de acceso.

Consejos para elegir dónde instalar un sensor de movimiento

Es conveniente que tengas en cuenta algunas consideraciones antes de instalar tu sensor de movimiento, para sacarle el máximo partido y optimizar su rendimiento. 

Piensa que el detector es más sensible al movimiento que cruza el haz de detección que al que sigue su misma trayectoria. 

También es importante que compruebes si en el lugar donde quieres instalar el foco ya existen otras luces que pudieran ser reemplazadas. Esto puede ahorrarte trabajo ya que, si hay alguno bien ubicado y las instalaciones están de acuerdo a la norma, puedes instalarlo tú mismo.

Aunque los diseñados para exterior incorporan protección, es recomendable que lo instales bajo un alero o tejado. Así lo protegerás más aún de la humedad y las agresiones del tiempo. Piensa también que lo ideal es situar la luz a 2.50 metros sobre el suelo. 

Cómo elegir detectores de movimiento y luz

En resumen...

Detectores de movimiento y detectores crepusculares. Los detectores de movimiento permiten controlar la activación de sistemas como el aire acondicionado, las luces o ventiladores solo cuando alguien se cruce en el campo de detección. Ahorrarás energía porque además son programables. Los sensores crepusculares detectan los niveles de luz ambiental y controlan el encendido y apagado de la luz e incluso la apertura y cierre de las persianas.