Cómo elegir tubos flexibles

Los tubos flexibles huecos y disponibles en diferentes materiales, sirven para proteger los cables eléctricos en instalaciones, normalmente, enterradas, empotradas o de superficie. Puedes encontrarlos en diferentes diámetros en función del número de cables que quieras que pase por cada tubo.

  • Los tubos flexibles están indicados para instalaciones empotradas, enterradas, así como en canalizaciones al aire. Para instalaciones embebidas en hormigón utiliza tubos flexibles de polipropileno.
  • Todos los tubos flexibles son corrugados. Esto quiere decir que tienen estrías para asegurar su inmovilidad y facilitar su adherencia.
  • Los tubos de PVC son la opción más económica. Los de acero son los más resistentes.
Cómo elegir tubos flexibles

Ventajas de los tubos flexibles

  • Ligeros
  • No se oxidan
  • No se corroen
  • Larga vida útil
  • Fácil instalación

Criterios de elección

Los puntos esenciales a considerar cuando elijas un tubo flexible son:

  • El tipo de material
  • Tipo de diámetro
  • El lugar donde vaya a colocarse la instalación (interior o exterior)

El tipo de material

Los puedes encontrar de:

  • De PVC: este material actúa de eficaz aislante eléctrico y no se oxida. Es liviano pero menos resistente al impacto que los de acero. Soporta temperaturas que van de los -5° a los 60° C. Indicados para instalaciones eléctricas empotradas en paredes, techos.
  • De PVC reforzado: Presenta una resistencia media al impacto. Soporta temperaturas mínimas de -5° y máximas de 60°. Muy usados en falsos techos y tabiques desmontables.
  • De PVC y acero: su refuerzo con acero los convierte en muy resistentes a la compresión y al impacto y son perfectos para ser instalados en exterior. Soportan temperaturas de entre -15° y 80°.
  • Polietileno: perfectos para instalaciones enterradas de gran envergadura. Resistencia media a la compresión y muy alta al impacto. Soporta temperaturas mínimas de -5° y máximas de 90°. Los tubos de este material pueden reciclarse y reutilizarse una vez concluida su vida útil.
  • Polipropileno: ideal para pequeñas instalaciones enterradas y embebidas con hormigón. Resistencia media al impacto y a la compresión.  Soporta temperaturas mínimas de -5° y máximas de 90°.
  • Libres de halógenos: muy resistentes al fuego y excelente capacidad para no propagarlo:
  1. Disminuyen la posibilidad de que el humo de un incendio provoque daños en los equipos y circuitos electrónicos.
  2. No emiten gases tóxicos en caso de combustión.
  3. Emiten un humo que permite la visibilidad. 
Cómo elegir tubos flexibles

Tipos de diámetro

El diámetro de los tubos flexibles depende del número máximo de cables que quieras pasar por el interior del tubo.

Encontrarás diámetros de 16, 20, 25, 32, 40, 63 mm.

Cómo elegir tubos flexibles

El lugar donde va a ser instalado

No todos los materiales son igual de válidos para su ubicación en el interior y en el exterior. Haz tu selección en función del lugar donde vas a colocar tus instalaciones.

  • Para el exterior: escoge aquellos resistentes a los cambios climáticos como el de PVC + acero, polietileno y polipropileno.
  • Embebido en hormigón: consiste en tender la tubería y echar hormigón líquido que fragua sobre ella. Para este tipo de instalación debes utilizar tuberías de polipropileno y nunca de PVC porque el hormigón líquido alcanza temperaturas superiores a los 60°C.

Tubos flexibles ya preparados

Si en tu proyecto no es posible abrir surcos en paredes y techos para empotrar tuberías, existe la opción de instalar directamente sobre las superficies tubos planos o redondos, ya preparados, que incluyen en su interior los cables que necesitas. Se trata de la opción más sencilla y con la que ahorrarás tiempo y costes en el proceso de instalación. Encontrarás dos modelos:

  • Precableado: este tipo presenta una resistencia a la compresión y al impacto media y soporta temperaturas entre -5° y 90°.
  • Triplan: este tubo libre de halógenos (no emite gases tóxicos y permite la visibilidad en caso de combustión) tiene una resistencia a la compresión y al impacto media y soporta temperaturas de entre – 5° y 90°. Cuenta con tres cables: neutro, fase y tierra.