Cómo elegir canaletas

La gran cantidad de aparatos eléctricos y electrónicos que cada vez se usan más en las casas hacen que las instalaciones eléctricas originales se queden escasas. Si no estás dispuesto a meterte en obras y picar paredes para hacer rozas, poner alargadores y bases de enchufe puede ser una solución momentánea, pero poco segura, con los cables por medio. Lo más adecuado es sacar nuevas líneas desde cajas de derivación, llevando los cables por la pared dentro de canaletas.

Cómo elegir canaletas

¿Qué ventajas tiene usar canaletas?

  • Evitas hacer obras para empotrar cables en las paredes.
  • Son fáciles de cortar, ya que están realizadas en PVC, por lo que puedes adaptarlas perfectamente a tus necesidades.
  • En una canaleta ya instalada, si hay espacio, siempre puedes introducir más cables.
  • Algunas son autoadhesivas, por lo que, si la pared está en buenas condiciones, no necesitas fijarla de ninguna otra manera.

¿Cómo son las canaletas?

Son unos carriles de PVC que se fijan a la pared, preferiblemente sobre rodapiés o junto a los cercos de puertas y ventanas, en cuyo interior pueden albergar más o menos cables. Las canaletas ocultan de la vista los cables para permitir ampliar instalaciones eléctricas, de teléfono o de TV a partir de cajas de derivación o, simplemente, los dirigen de manera ordenada hacia el enchufe más cercano.

Las canaletas constan del carril, que se fija a la pared, y en cuyo interior se albergan los cables, y de la tapa, que puede ser independiente o estar integrada en el carril.

Hay canaletas que pueden usarse en exteriores porque son resistentes al calor de los rayos solares y no se altera su color bajo la exposición a los rayos UV.

¿Qué tipos de canaletas existen?

Las canaletas se venden con una longitud estándar de 2 o 2,10 metros, y están disponibles con distintos anchos y profundidades, para albergar uno o más cables eléctricos, de teléfono o de antena de TV.

Además, las encuentras en blanco o en tonos haya o roble, éstas ideales para fijar justo por encima del rodapié de madera o laminado.

Las canaletas se pueden diferenciar por su forma de fijación a la pared y por la manera en que se ajusta la tapa.

Sencillas: se fijan a la pared por medio de clavos, tornillos y tacos o adhesivo. Para colocarlas con adhesivo es aconsejable que la pared no tenga gotelé y que la pintura esté firme.

Cómo elegir canaletas

Múltiples: con varios carriles en su interior, para diferenciar muy bien el tipo de cableado.

Cómo elegir canaletas

Abisagradas: la tapa no es independiente del carril, solo se abre y cierra por la parte superior. 

Cómo elegir canaletas

De esquina: para colocar en vertical en las esquinas de las paredes, pero muy prácticas  también para situar en horizontal sobre encimeras, mesas de trabajo o baldas.

Cómo elegir canaletas

Semicirculares: con la misma función que las rectas, tienen una estética muy moderna y resultan muy discretas.

 

¿Con qué herramienta se cortan?

Utiliza una sierra manual para cortarlas, una sierra de costilla, por ejemplo. Si tienes que hacer ángulos o esquinas, puedes ayudarte de una caja para ingletes. No utilices nunca tijeras ni otras herramientas que compriman el material al cortar, porque se deformarían las canaletas. Si en el corte te han quedado rebabas, líjalas con una lija de grano fino.

Cómo elegir canaletas

¿Cómo se hacen las uniones?

Para unir unas canaletas a otras, permitir hacer ángulos, hacer los remates finales, etc. hay toda una amplia gama de accesorios, para canaletas de diferentes anchuras, así como para canaletas circulares. Los elementos para ángulos y esquinas y las tapas finales, al sobresalir más de la pared, están expuestos a recibir golpes con las sillas y otros muebles; para evitar que se rompan están fabricadas en plástico ABS.

Cómo elegir canaletas

Así consigues una buena fijación

Para que las canaletas permanezcan en su lugar en la pared durante mucho tiempo, la fijación debe ser la correcta. 

  • Con taco y tornillo: si tienes dudas de si el adhesivo o la banda autoadhesiva va a fijar bien a tu pared, lo mejor es que sitúes unos pequeños tornillos cada 30 o 40 cm. Puedes taladrar la pared directamente a través de la canaleta.
  • Con clavos: en superficies de madera, por ejemplo muebles y estanterías, puedes usar clavos para fijar la canaleta, también como complemento al adhesivo.
  • Con adhesivo: si las superficies son lisas y están en buen estado puede ser una solución muy duradera. Utiliza adhesivo de montaje, aplicado en forma de fino cordón. Ten en cuenta que si necesitas retirar las canaletas, quedará la marca de la cola o se dañará la pared. También puedes usar cinta adhesiva de doble cara, cortada a la medida de la canaleta o simplemente puesta en varios puntos.
  • Autoadhesivo: es el sistema más rápido y sencillo de fijarlas, especialmente en paredes con pintura lisa, preferiblemente satinada, y azulejos. En el caso de los azulejos, desengrásalos bien con alcohol antes de pegar la canaleta.

¿Hay canaletas de colores?

Las más comunes, y de las que vas a encontrar la mayor variedad de medidas y formas, son las blancas, pero también las tienes en algunos colores:

  • Tonos madera: en haya, roble y cerezo, para combinar con los rodapiés, cercos y mobiliario de estos colores.
  • Negro, rojo y gris: especialmente pensadas para oficinas, aunque también pueden ser una opción decorativa destacando su contraste con paredes blancas.

Pero si quieres camuflarlas completamente con las paredes de color de tu casa, la mayoría de las canaletas se pueden pintar con la propia pintura plástica que usas para las paredes o con esmalte acrílico del mismo tono.

Ten en cuenta que una vez seco el producto, si las abres para insertar algún nuevo cable puede levantarse o agrietarse la pintura. En ese caso, vuelve a pintarlas.