Cómo elegir domótica doméstica

La gran revolución de la seguridad y el confort en el hogar ha venido de la mano de Internet y de la telefonía móvil con los smartphones. Y todo ello basado en la conectividad.

Con los aparatos adecuados y una aplicación para el dispositivo (móvil, tablet o Pc) puedes saber lo que ocurre en tu casa en todo momento, controlar su seguridad, programar los sistemas de climatización y, en definitiva, controlar todos los elementos que se puedan motorizar electrónicamente.

Cómo elegir domótica doméstica

Las ventajas de un hogar inteligente

  • Más seguridad: no solo puedes conectar o desconectar el sistema de alarma o la cámara de vigilancia, también controlar las luces para simular que hay personas dentro de casa.
  • Ahorro de energía: puedes programar o manejar a distancia el termostato, para que la caldera se encienda cuando tú quieras. También puedes ordenar que determinados electrodomésticos se conecten en las horas del día en que la electricidad es más barata.
  • Comodidad en las tareas: con un sistema domótico conectado a la lavadora o al lavavajillas puedes programarlos para que realicen los lavados cuando no estás.
  • No necesitas hacer obras: la tecnología utilizada, wifi compatible con los sistemas de seguridad de red más comunes en los hogares, permite colocar los dispositivos en los lugares adecuados sin necesidad de conectarlos entre sí mediante cables.

¿Cómo es un sistema domótico integral?

Los sistemas domóticos de casi todas las marcas son similares en cuanto a forma de funcionamiento. Se diferencian en las soluciones de automatización del hogar que ofrecen y en los servicios extras que te pueden ofrecer a través de la web o del correo electrónico (aviso en caso de alerta, contacto con la Policía, etc.) algunos de ellos de pago. En general, un sistema domótico se compone de:

  • Un box de centralización
  • Dispositivos para gestionar el uso de la electricidad, la seguridad, la climatización o la apertura de puertas y ventanas
  • Una aplicación para móvil, tablet o Pc conectados a internet desde la que configurarlo y manejarlo

Puedes adquirir los componentes por separado y añadir tantos elementos como necesites, de acuerdo a las dimensiones de tu casa, o empezar con un pack donde el fabricante incluye una propuesta básica.

Cómo elegir domótica doméstica

Los pack domóticos

En nuestras tiendas podrás encontrar packs de diferentes marcas para empezar a domotizar tu hogar. Todos incluyen una central, la aplicación para manejar el sistema desde el móvil y varían en la cantidad y tipos de dispositivos que te ofrecen. Incluso un mismo fabricante ofrece packs con distinta temática:

  • Pack seguridad: los más demandados, incluyen la central, uno o dos sensores para puertas y ventanas, uno o dos llaveros para manejar el sistema a distancia y una sirena acústica.
  • Pack ahorro: suelen incluir, además de la central, un termostato, una o dos bases inteligentes para enchufes y un monitor de electricidad para colocar en el cuadro eléctrico.
  • Pack confort: se centra más en la automatización de elementos como puertas, persianas, toldos… Incluye la central y un termostato inteligente; además, sensores solares que activan la motorización de las persianas; sensores de presencia para el encendido de luces, etc.

Estos son los elementos de un sistema

  • El box de centralización

Es la unidad que centraliza la tecnología para el funcionamiento del sistema domótico, es decir, “el cerebro del sistema”, y puede ser el elemento clave de un sistema de alarma o tener otras funcionalidades.

En los modelos más modernos, a medida que se van instalando otros dispositivos, la central los reconoce automáticamente. Su instalación es tan sencilla como simplemente enchufarla a la red eléctrica y siempre hay que ampliar el sistema con elementos del mismo fabricante o con otros compatibles.

El box de centralización puede apoyarse sobre un mueble o colgarse de la pared y la única precaución es que el lugar donde se sitúe permita que su señal wifi llegue a toda la casa; según el modelo y marca pueden cubrir un espacio de 30 a 100 metros.

Este aparato debe estar siempre conectado y en caso de interrupción del sistema cuenta con una batería que le permite seguir funcionando.

Dispositivos de seguridad

  • Sensores para puertas y ventanas

Son pequeños aparatos que se colocan en la hoja de la puerta o ventana y que detectan su apertura o intento de rotura.

De apertura: cuando están conectados, detectan la apertura de la puerta o ventana al abrirse.

Los modelos magnéticos: constan de dos partes, una se coloca en el cerco y otra en la hoja, que deben permanecer en contacto; cuando se abre la puerta o ventana, las dos partes magnéticas pierden el contacto haciendo saltar la alarma.

De rotura de cristales: se colocan en el cristal y pueden ser por vibración: captan las vibraciones que se producen en éste si alguien lo rompe.

Cómo elegir domótica doméstica

Modelos inteligentes: sistemas que detectan tanto la apertura de puertas y ventanas como la rotura de cristales. Son capaces de diferenciar entre el movimiento habitual de apertura, un golpe fortuito con una pelota o el producido por el viento de las manipulaciones o intentos de forzado, por lo que se pueden tener conectados siempre. Además se puede controlar el grado de sensibilidad con el que van a trabajar.

  • Detectores de presencia y movimiento

Siempre que estén conectados, emitirán una señal al box de centralización si alguien entra en su campo de acción. Funcionan por infrarrojos, por ultrasonidos o por la combinación de ambas tecnologías.

Por infrarrojos: detectan el calor de las personas en movimiento, por diferencia con cl calor de la sala en la que se sitúan. Son ideales para zonas de paso, como recibidores, escaleras, vestíbulos o pasillos porque detectan mejor el movimiento que “se cruza” delante, que el que “avanza” hacia el aparato.

Por ultrasonidos: son más sensibles que los anteriores y se basan en la captación de ondas de sonido a frecuencias que el oído no aprecia, producidas por cualquier tipo de movimiento.

Combinados o duales: combinan los infrarrojos con los ultrasonidos, son muy precisos y evitan falsas detecciones.

Los sensores de presencia y movimiento se usan también para el encendido y apagado automático de las luces, tanto interiores como exteriores.

  • Cámaras de videovigilancia

Se adquieren independientemente del sistema porque pueden funcionar conectadas a la central o de forma autónoma. Estas son algunas de sus funciones:

Cómo elegir domótica doméstica

En cualquier momento puedes controlar lo que pasa en tu casa en directo a través del móvil, incluso hacer zoom para observar algún detalle.

Almacenan las imágenes grabadas en la propia cámara, en una tarjeta SD, o en un servicio de alojamiento de archivos, tipo Dropbox. También puedes descargarte las grabaciones.

Algunos modelos permiten comunicarte a través de ella y de tu teléfono móvil con las personas de la habitación donde está situada.

Si en algún momento necesitas privacidad, hay modelos que pueden cerrar el visor sin necesidad de apagar la cámara.

Combinadas con el box de centralización, algunas marcas ofrecen análisis de la imagen para alertar si detectan algún movimiento no habitual.

Tienen visión nocturna y streaming rápido (visionado de las imágenes en línea a través del dispositivo móvil) de alta definición.

  • Sirena acústica

Se trata de un elemento disuasorio común en todos los sistemas de alarma. Emite una señal sonora muy aguda de entre 75 y 110 decibelios, lo que hace muy molesto permanecer cerca de ella. Además de para avisar al propietario de la vivienda de una intrusión, el objetivo de la sirena es alertar al posible ladrón de que está allanando una casa con sistema de seguridad y hacerle desistir.

Una vez comprobada la alerta, puedes apagarla desde tu móvil.

Consejo: por ley, las sirenas de alarma no pueden superar los 120 decibelios a un metro de distancia. Es el punto a partir del cual se pueden producir lesiones auditivas. Aunque tu alarma no emita a tantos decibelios, ten cuidado y no la hagas sonar innecesariamente si estás muy cerca. Cuando compruebes su funcionamiento, sitúate, al menos a 3 metros.

  • Llaveros

Son dispositivos que llevas contigo, por ejemplo junto a las llaves de casa, con los cuales puedes activar o desactivar la alarma. Pero los sistemas más modernos, permiten más funciones. Por ejemplo:

Puedes asignar un llavero a cada persona con acceso a la casa y personalizarlo, estableciendo cuándo tiene permitido entrar o qué puede manejar en el sistema domótico.

Algunos llaveros pueden desconectar la alarma sin que la persona que accede tenga que apretar ningún botón, simplemente por el hecho de entrar en el hogar.

Con los llaveros inteligentes se puede saber quién está en casa y quien ausente y tener un registro de sus horarios o consultar en cualquier momento datos sobre fechas pasadas.

  • Pulseras y collares de emergencia

Especialmente pensados para las personas mayores, estos aparatos ligeros y cómodos de llevar incorporan un botón que, cuando se pulsa, emite una alerta al panel central, que lo procesa enviando una señal a tu teléfono móvil o un sms a tu correo electrónico.

Dispositivos de ahorro

  • Enchufes inteligentes

Se conectan a los enchufes del hogar y automatizan el encendido y apagado de los aparatos. Se monitorizan y manejan desde el box de centralización o directamente desde el smartphone. Básicamente te permiten programar los horarios de encendido y apagado de los aparatos, así como “cortar” la electricidad que llega a los mismos.

Puedes establecer que conecten las lámparas o la televisión a determinadas horas, o incluso programar una función aleatoria de encendido y apagado, para simular que hay gente en casa

Puedes eliminar por completo el standby, que supone hasta el 10% del gasto en la factura eléctrica.

Estableces los horarios a los que cortar el suministro eléctrico a un aparato conectado al enchufe inteligente, por ejemplo a la televisión; así evitas que tus hijos la conecten a determinadas horas, pero también que se quede encendida si no hay nadie.

Puedes automatizar el encendido de determinados electrodomésticos, por ejemplo la lavadora o el lavavajillas, para que funcionen a las horas en que la electricidad es más barata. Además protegen tus aparatos más valiosos de sobrecargas en la tensión eléctrica.

Algunos incluyen medidor de consumo para saber cuánto consume un electrodoméstico y compararlo con el consumo de otro nuevo por si es recomendable sustituirlo.

  • ¿Y en el exterior?

Si quieres automatizar el encendido y apagado de los aparatos en el jardín o en la terraza de la vivienda ten en cuenta que debes escoger enchufes inteligentes especiales para exterior. Tienen un grado de protección IP, como mínimo, de 44 y una tapa estanca para que no entre suciedad o humedad cuando no lo estás usando.

  • Medidor de consumo

Se colocan en el cuadro eléctrico de la entrada de la casa para monitorizar el consumo de hasta tres circuitos distintos. Necesita un panel central para funcionar y es uno de los elementos que suelen incluirse en los “pack de ahorro” de los sistemas domóticos. A través de la aplicación:

Podrás saber cuánta electricidad estás consumiendo en cada momento.

Puedes comparar el consumo por periodos: diario, semanal, mensual y anual.

Te alertará de consumos anormalmente elevados o de si se ha ido la luz en el hogar.

Dispositivos de confort

Los mecanismos domóticos que permiten un mayor confort en el hogar, están muy relacionados con el ahorro energético e incluso con la seguridad. Por eso, aunque te los mostramos en este apartado, pueden englobarse también en los anteriores.

  • Termostato inteligente

Entre sus ventajas destacan:

Puedes programar una temperatura de confort y él se encargará de encender la caldera o apagarla para alcanzarla.

Te permite programar los horarios a los que quieres que se encienda o apague tu calefacción.

La aplicación en tu smartphone te permite encender la calefacción a distancia para que cuando llegues a casa ésta se encuentre caldeada.

Sincronizado con un sensor de presencia, puede hacer que se encienda la calefacción cuando detecta que ha entrado alguien en casa.

Si no tienes calefacción centralizada, también puedes manejar los radiadores eléctricos mediante un termostato inteligente. Conecta los radiadores a enchufes inteligentes y sincronízalos con el termostato.

Algunos incluyen geolocalización de manera que se comunica con el GPS de tu teléfono móvil y solo se enciende si detecta que están en el radio de acción que hayas preseleccionado.

También existen termostatos inteligentes que registran tus hábitos de consumo y cuenta con la función de autoprogramación para adecuarse a ellos.

Cómo elegir domótica doméstica

Mecanismos sin programación

Además de los sofisticados dispositivos de última generación que te hemos mostrado antes, hay toda una gama de mecanismos que también permiten ahorrar o hacer más confortable la estancia en casa pero que no necesitan de paneles centrales ni programación ni aplicaciones de internet para su uso.

  • Enchufes con mando a distancia

Se colocan en las bases de los enchufes y, cuando su interruptor está en posición ON, puedes controlar su conexión/desconexión de la red mediante un mando a distancia que tiene una cobertura aproximada de 30 metros. Los hay disponibles tanto de interior como de exterior.

  • Portalámparas con mando a distancia

La base de la bombilla, conocida como casquillo, lleva incorporada la tecnología que te permite encenderla o apagarla mediante un mando a distancia. Para ello, el interruptor de la lámpara donde se sitúa debe permanecer siempre encendido.

  • Bombillas con mando a distancia

Es la propia bombilla la que tiene la tecnología que le permite activarse o desactivarse con el mando a distancia. Hay bombillas, que también ofrecen la posibilidad de seleccionar el color de su luz con el mando.

  • Motorización de persianas

Mediante la incorporación de un pequeño motor bien en la cinta bien en el tambor de la persiana, puedes subirla o bajarla con un mando a distancia. Si, además, adaptas sensores crepusculares, las persianas se bajarán solas cuando detecten falta de luz.

  • Motorización de toldos

Especialmente recomendable para toldos grandes, pero muy práctico en los de cualquier tamaño, colocarles un motor activado con mando a distancia hará menos costosa la tarea de desplegarlos o plegarlos. Puedes añadir un sensor de lluvia o de viento, que darán la orden de plegarlos cuando detecten condiciones climáticas adversas.

  • Motorización de puertas de garaje

A prácticamente cualquier puerta de garaje se le puede añadir un motor manejado con mando a distancia para hacer más cómoda su utilización. Incluso pueden instalarse kit de alimentación solar para el motor en verjas alejadas de la casa, donde no llega la electricidad.

Cómo elegir domótica doméstica