Cómo elegir motores para persianas y toldos

Optar por motorizar la apertura de las persianas evita esfuerzos innecesarios. El motor se instala en la persiana para que suba o baje con un control remoto, en lugar de con las tradicionales correas.

Cómo elegir motores para persianas y toldos

A continuación te mostramos los tipos que hay para que puedas elegir el que se adapte mejor a tus necesidades del hogar.

  • Instalar un motor en las persianas es un método sencillo, rápido, económico y muy práctico para facilitar su apertura y cierre, sin necesidad de obra.
  • Puedes subir y bajar tus persianas fácil y cómodamente con interruptor o con mando a distancia.
  • Los motores con sensor solar y crepuscular permiten un gran ahorro energético y, por tanto, económico.

Las persianas motorizadas se pueden poner en funcionamiento por medio de:

Un interruptor.

Un mando a distancia.

Un teléfono.

Un sensor. Puede ser climático (que detecta los cambios de tiempo bruscos); solar (que detecta cuando se pone el sol, de modo que la persiana se baja sola cuando se hace de noche y se sube cuando amanece). 

Ventajas de los motores

Facilidad de montaje. Todas las persianas y toldos se pueden motorizar simplemente instalando en ellas un motor (en forma de tubo) dentro del tubo donde se enrolla la persiana. De este modo se accionan con interruptores o con un mando a distancia. Suelen tener una manivela de emergencia para los casos en los que hay problemas con la electricidad.

Comodidad. El motor permite no tener que cargar el peso de la persiana cada vez que se quiera subir o bajar. Simplemente se acciona cómodamente presionando un botón.

Ahorro. El control de las persianas y los toldos de tu casa subiendo o bajando en función de las horas de luz, para controlar el paso de calor, lluvia, etc. con sensores y motores para persianas permite un ahorro energético de un 10% de media.

Seguridad. Se pueden programar las persianas para que se suban y se bajen automáticamente. Esto disuade a los ladrones porque simula que hay gente dentro de la vivienda.

Claves de elección: tipo de cinta y persiana

El tamaño o ancho de cinta: lo primero que tienes que hacer es medir el ancho de tu persiana donde quieres colocar el motor. Según esa medida la cinta puede ser mini (de 15 cm) o ancha (de 23 cm).

El material de la persiana: plástico o aluminio.

En cuanto a los materiales, los pesos aproximados que se recomiendan para una persiana son:

  • Para persianas de aluminio: se recomienda 8kg por cada 10m2.
  • Para persianas de PVC: 6kg/8m2.
  • Para persianas de acero: 10kg/12m2.
  • Para persianas de madera: 10kg/12m2.

Tipo de motor

Existen dos tipos de motores: tubular y no tubular (también llamado motor de cinta). 

Cómo elegir motores para persianas y toldos

En ambos casos, hay que tener en cuenta el peso de la persiana (ancho x alto de la persiana); de modo que necesitará un motor de mayor o menor potencia en función de las necesidades.

Para automatizar mosquiteras hay que tener en cuenta sólo el peso de la barra usada para mantener en tensión la pantalla.

La instalación de un motor en la persiana es una tarea sencilla que puede llevar a cabo cualquier persona asidua del bricolaje sin necesidad de ser profesional del sector. Consiste en sustituir la correa o cinta por otro mecanismo que lleva un motor incorporado. Su mantenimiento es igual que el de cualquier otro electrodoméstico casero.

  • Tubulares

Es el motor que se coloca dentro del propio cilindro de la persiana.

Los pasos para instalar un motor tubular son los siguientes:

  1. Se introduce el motor en el cilindro de la persiana hasta que haga tope.
  2. Luego hay que encajar la estructura en el cajón donde va colocada la persiana. Los reguladores de carrera deben quedar en la parte exterior para poder manejarlos.
  3. Por último, queda llevar a cabo la instalación eléctrica. 
  4. Para acabar hay que comprobar que los sentidos de giro de la persiana para la subida y bajada son correctos. Hay que unir la persiana al eje, donde se ha colocado el motor.

Ajustar los finales de carrera para que la persiana se detenga en el punto que queramos tanto al subir como al bajar.

  • No tubulares o motores de cinta

Existen dos tipos de colocación de los motores de cinta: 

De empotrar: en este caso el sistema para activar el motor se acopla a la pared en el cajetín donde antes estaba el sistema de subir y bajar la persiana. Es una alternativa discreta al quedar integrado.

Para ello, tienes que medir el fondo disponible en la pared para saber el espacio del que dispones para colocar el motor. Se necesita una medida aproximada de 14 cm o más para que el motor entre en el espacio.

De superficie: se coloca sobre la pared. Se caracteriza por su facilidad de montaje.

Se sustituye el cajetín de la persiana de correa por el motor que automatiza la persiana.

Accesorios a tener en cuenta

Hay motores que cuentan con elementos añadidos que le dan un plus extra al modelo de motor.

Cómo elegir motores para persianas y toldos

Uno de esos complementos es el sensor solar y crepuscular incluido. Con este sistema se garantiza que la persiana se baje automáticamente cuando entra el sol en la habitación y se suba cuando la luz pasa por debajo de un umbral.

Algunos motores permiten la programación de funcionamiento del motor. De este modo se puede programar para que a diario las persianas se suban a una hora concreta y los fines de semana a otra hora distinta, por ejemplo. 

Otro complemento, muy común, es el del mando distancia. Con él se puede accionar el motor a control remoto. Según la instalación realizada, el mando permite controlar las persianas individualmente o en grupo.

La sofisticación total viene de la mano de los motores que simulan presencia en la casa. Consiste en que activando un botón se acciona la persiana para que se suba o se baje de forma aleatoria cuando no haya nadie en casa. Este accesorio disuade y espanta a los posibles ladrones.