Cómo elegir el timbre más adecuado

Un timbre sirve para avisarnos de la llegada de visitas a nuestra casa o negocio, una solución muy eficaz para saber cuándo alguien llama, desde dentro del domicilio, a la puerta de entrada principal. 

Cómo elegir timbres

Los timbres son aparatos de llamada, que se componen de un pulsador y una campana o alarma que suena cuando el primero se acciona. Son habituales en la entrada principal de todos los hogares y sirven como elemento de aviso cuando alguien llama a la puerta de tu domicilio.

Tipos de timbre

Un timbre está compuesto por un pulsador y un dispositivo receptor de la señal emitida, que responde con una señal sonora y, a veces, también con luz y vibración. El pulsador, al ser presionado, envía una señal al timbre, capaz de producir una señal sonora de hasta 85 db. 

Existen pulsadores tanto para exterior como para interior. Lo habitual es que estén colocados en la entrada de pisos y apartamentos, en cuyo caso requerirán un IP20 (Índice de Protección), que los protege contra la entrada de elementos sólidos de hasta 12,5 mm. Estos modelos también valdrían para la entrada de viviendas cuya puerta esté resguardada del agua, la humedad y el viento. Mientras que, si el pulsador se encuentra completamente a la intemperie, será necesario que el pulsador tenga un IP44, de manera que esté protegido contra la entrada de elementos sólidos de hasta 1 mm y de los chorros de agua.

Cómo elegir timbres

Los timbres de uso común se dividen en dos tipos: con hilos o inalámbricos.

- Con hilos: aquellos timbres en los que hay cable entre el pulsador y el receptor. Se conectan a la red eléctrica cuando se instalan.

Cómo elegir timbres

 

- Sin hilos o inalámbricos: aquellos timbres en los que el pulsador manda la señal al receptor por ondas, sin necesidad de cables. El pulsador suele funcionar mediante una pila o batería, mientras que el receptor va enchufado a la corriente eléctrica. Funcionan por ondas, con un alcance de hasta 200 m, lo que los hace ideales para casas grandes o con jardín.

Existen también los timbres electromecánicos. Son comunes en fábricas, colegios o estaciones de bomberos por su mayor sonoridad gracias a la aplicación de corriente eléctrica. Se clasifican en:

- Zumbador: este tipo de timbre no tiene campana, pero emite un zumbido continuo e intermitente de 80 decibelios.

- Campana industrial: es un timbre de uso industrial por su gran sonoridad, equivalente a 85 decibelios.

Ten en cuenta la distancia entre el pulsador y el receptor

A la hora de adquirir un timbre, especialmente cuando es inalámbrico, ten en cuenta la distancia que va a existir entre el pulsador y el receptor para elegir el idóneo. Hay modelos que tienen un alcance de hasta 200 m entre el pulsador y el receptor, perfectos para chalés, viviendas unifamiliares o pisos grandes.

Cómo elegir timbres

 

Tipos de aviso

El aviso más habitual en los timbres es el sonoro. Hay modelos que pueden configurarse entre diversas melodías para que suene la que has seleccionado cuando alguien acciona el pulsador. Hay timbres hasta con 32 melodías diferentes y varios ajustes de volumen. Y, si lo que quieres es escuchar tu canción favorita cuando alguien lo pulsa, los hay a los que se puede conectar una memoria USB.

El aviso por vibración está recomendado tanto para sitios ruidosos donde no se escucha el sonido del timbre como para personas con problemas auditivos. El timbre principal se coloca en el mismo sitio que el convencional (con sonido) y se añade un dispositivo adicional que vibra cuando llaman al timbre y que se puede tener en cualquier lugar de la casa.

Hay un tipo de timbres que, además del sonido, incorporan una luz flash: un aviso luminoso que se activa cuando alguien llama al timbre. Son idóneos para lugares en los que hay mucho ruido y para personas con problemas de audición.

Aumenta la seguridad

Si quieres incrementar la seguridad en tu hogar, puedes instalar, conectado a tu timbre, un detector de presencia o movimiento, que activará la campana de tu timbre cuando haya alguien en la puerta de tu casa, sin necesidad de que accione el pulsador.

¿Cómo sustituir un timbre estropeado?

  1. Lo primero que debes hacer es cortar la red eléctrica para trabajar seguro.
  2. Extrae el timbre estropeado y, con ayuda de cinta aislante, marca los dos cables que quedan sueltos para la correcta instalación en el nuevo timbre. Verás que sobresalen dos cables de dos colores distintos: uno azul (neutro) y otro marrón (fase).
  3. Con la regleta que incluye el timbre en el interior, conecta los dos cables siguiendo el orden que has determinado con la cinta aislante.
  4. Atornilla los cables y el nuevo timbre a la pared. Ten en cuenta que lo correcto sería elegir un timbre del mismo tamaño para aprovechar tacos, tornillos y no tener que pintar el nuevo espacio.