Cómo elegir conteras, fieltros y patines: protectores de patas para muebles

Protege tu suelo de los arañazos y daños que puede provocar el movimiento de sillas y otros muebles con almohadillas de fieltro para las bases y conteras (fundas de goma que se encajan en las patas). Si además de proteger y silenciar buscas facilitar el deslizamiento de los muebles para poder limpiar, pintar, acceder a cuadros eléctricos o tuberías… elige patines que te ayudan a mover objetos pesados sin esfuerzo.

Cómo elegir conteras fieltros y patines

Las claves

Fieltros, patines y conteras son protectores que se colocan en la base de muebles y objetos pesados. Los fieltros y conteras están indicados para reducir el ruido y proteger al suelo de posibles daños. Los patines te permiten mover muebles y electrodomésticos fácilmente.

En la elección ten en cuenta el tipo de superficie: suelo de madera, cerámico o alfombras y moquetas.

La instalación es muy fácil. Basta con atornillarlos o clavarlos a la base del mueble o pegarlos gracias al adhesivo que llevan.

¿Qué solución necesito según el uso?

Fieltros, patines y conteras son protectores que se colocan en la base de muebles y objetos pesados para proteger el suelo, amortiguar el ruido y los golpes y facilitar el desplazamiento de muebles y objetos pesados sin esfuerzo.

Para elegir correctamente tenemos que tener en cuenta qué queremos conseguir ya que los fieltros y conteras silencian y protegen, mientras que los patines favorecen, además, el deslizamiento de objetos pesados.

También existen bases específicas para evitar la vibración de equipos como lavadoras o generadores.

¿Qué protectores y amortiguadores hay?

Conteras. Las conteras son fundas de plástico o de goma para cubrir las patas de sillas y mesas. Protegen el suelo de rayas o arañazos y reducen el ruido al mover los muebles. Las de goma limitan el deslizamiento.

Fieltros. Se colocan bajos las patas de los muebles y están indicados para proteger el suelo de posibles rayas o arañazos y silenciar el ruido cuando arrastramos o movemos sillas, mesas, butacas, cómodas…etc. Existen modelos precortados, en diferentes formas y colores, y placas recortables para cortar a la medida que necesites.

Patines. Con ellos mueves tus muebles o electrodomésticos fácilmente. Los patines son pequeñas piezas que se colocan en la base de objetos pesados para desplazarlos sin apenas esfuerzo. Puedes encontrar patines de metal, plástico o de PTFE. Estos últimos, además del desplazamiento, garantizan la máxima protección para todo tipo de superficies.

Pueden ser adhesivos o colocarse clavados, mediante un largo clavo incorporado.

Para los muebles de jardín hay patines específicos para su uso en exterior.

Topes. Gotas de silicona autoadhesivas que amortiguan el golpe y el ruido al cerrar cajones y puertas. Sirven también como antideslizante para colocar en determinadas superficies.

Antideslizantes. Dentro de este grupo se integran las bases que evitan el deslizamiento de alfombras y felpudos y las cintas que reducen el riesgo de resbalones en escaleras y rampas. 

Ten en cuenta el tipo de suelo

Antes de elegir la solución que necesitas tienes que tener en cuenta el material sobre el que vas a colocar o desplazar el mueble. Este determina qué pieza debes escoger.

¿Cómo se colocan? Pegados, clavados o atornillados

La colocación de estas piezas es muy sencilla. Encontramos modelos de atornillar, de clavar, de rosca y autoadhesivos (basta limpiar la superficie, retirar el plástico protector del adhesivo y pegar).

  • La instalación adhesiva se recomienda para objetos ligeros con poca movilidad.
  • La fijación atornillada y de clavar están indicadas para objetos pesados con desplazamiento frecuente.