Cómo elegir taburetes

Los taburetes son utensilios básicos para realizar cualquier tarea doméstica que implique cierta altura. Suelen ser habituales en cualquier casa para hacer labores básicas como alcanzar cosas en zonas altas, limpiar cristales, armarios, servir de ayuda para los niños… aunque hay diferentes tipos de taburetes para poder cumplir otras funciones.

Los taburetes son prácticos para un uso diario por su tamaño reducido. Además, son muy decorativos y pueden amoldarse a la decoración de la casa e incluso servir de accesorio. Son utilizados, sobre todo, en cocinas, baños y dormitorios para alcanzar y guardar enseres.

Los hay de distintos diseños –fijos o plegables- y de diferentes materiales –de madera, plástico, metálicos…-.

Cómo elegir taburetes

La seguridad de los taburetes: el aspecto más importante

Hay algunos aspectos que debes saber:

Para mejorar la seguridad, decántate por modelos que incorporen protecciones antideslizantes en el peldaño o plataforma y en las patas. Permiten trabajar con más comodidad y rapidez.

Para evitar accidentes es importante asegurarse de que el taburete esté en buen estado (no presente fisuras y sus patas sean estables) y que al subirnos encima lleguemos a la zona deseada con holgura (sin estiramientos), sin superar el peso que puede soportar cada taburete. 

¿Qué debes tener en cuenta para elegir un taburete?

En la etiqueta del producto se especifica los datos más importantes para hacer una buena elección: la altura máxima de uso, la carga máxima admisible…

  • El peso

Debes utilizar un taburete que soporte el peso de la persona que se vaya a subir.

Para averiguar cuál es el peso máximo que puede soportar un taburete fíjate en la etiqueta del producto. Dependiendo del tipo, un taburete puede llegar a soportar hasta 125 kg.

  • Los escalones

Son preferibles los peldaños con base antideslizante.

Todos los taburetes cumplen con la normativa europea UNE-EN 14183. En dicha normativa se certifican las características de seguridad que debe tener todo taburete. Por ejemplo, según dicha norma establece que:

Los escalones deben de tener una profundidad mínima de 8 cm y durante su uso deben de mantener la posición horizontal, aunque existen también con mayor profundidad en la pisada de los escalones de 12 cm.

La distancia mínima entre escalones debe de ser de 23 cm y la máxima de 30 cm.

Cómo elegir taburetes

Tipos de taburetes en función de los usos

Los taburetes pueden ser de distintos tipos. El modelo que debes elegir está condicionado por el uso que le vayas a dar. Los tipos entre los que debes escoger son los siguientes:

  • Los que, en apariencia, son similares a las escaleras. Se les llama taburetes porque sus características y medidas cumplen con la normativa europea UNE-EN 14183 (y no la norma de las escaleras). Existen modelos de taburetes con y sin barandillas. La barandilla (o quitamiedos) es el asa o agarre que tienen algunos modelos. Un taburete con barandilla ofrece mayor seguridad en el uso y proporciona una sujeción más segura, ya que permite sujetarse al subir y también sirve de apoyo para las piernas.
  • Los modelos de pequeño tamaño. Son conocidos también como mini taburetes. Su uso más habitual es facilitar el acceso de los niños a los elementos del baño como por ejemplo el lavabo o el wc. Otra función, menos conocida, es mejorar la postura de los adultos en el wc y facilitar el tránsito digestivo.

Estos pueden tener patas –normalmente la altura a la que permite acceder es mayor- o directamente posarse sobre el suelo –la altura a la que puedes llegar subiéndote a ellos es menor que los de patas.

  • Otro tipo de taburete es el que se usa como asiento. Gracias a su altura, con él puedes acceder a una mesa alta o barra. 
Cómo elegir taburetes

Material

  • Plástico: son ligeras, su mantenimiento y limpieza es sencillo (basta con pasar una bayeta húmeda). El plástico resiste bien las condiciones de humedad y vapores de los baños y las cocinas por lo que su uso habitual está en dichas estancias. Además, es aislante de la corriente eléctrica.
  • Acero: son más resistentes y robustos; son algo más pesados pero son más resistentes proporcionan mayor estabilidad una vez encima. Son los recomendables para la gente mayor que lo necesita para poder coger algo de un mueble alto, por ejemplo. Los podrás encontrar con barandilla para poder agarrase cuando estés subido o sin ella. Una vez plegados, ocupan muy poco espacio y son más fáciles de guardar.
  • Aluminio: suelen ser los taburetes similares a las escaleras. Son livianos para facilitar su transporte, inoxidable y resistentes, por ejemplo, a los golpes, a las inclemencias del tiempo (por lo que puedes almacenarlo en terrazas o lugares exteriores).
Cómo elegir taburetes

¿Qué precauciones hay que tomar al usar un taburete?

Debes conocer estos prácticos consejos en aquellos taburetes que son similares a las escaleras:

  • Posición inadecuada del taburete. Para un uso correcto, debe de estar totalmente abierto, las cuatro patas apoyadas en una superficie plana. El ángulo correcto de las patas al suelo debe de ser 75º de inclinación.
  • Usa el bloqueo de seguridad, si cuenta con él.
  • Sube y baja del taburete agarrado a los escalones, nunca a los largueros; y hazlo siempre frente a ellos y nunca de espaldas. Hazlo con tres puntos de contacto a la escalera: dos manos y un pie o dos pies y una mano.
  • Revisa el estado del taburete. Si ves que hay algún peldaño doblado o en peor estado, debes saber que un travesaño aumenta riesgo de caída. También es importante mirar si están todas las conteras (la protección en las patas) y si están en condiciones para no sufrir deslizamiento.
  • No uses un taburete inadecuado. Si es pequeño, lo normal es llegar a utilizar el último peldaño. Al estar en la parte más alta de la escalera, podemos sufrir un pequeño desequilibrio. Aunque tengamos la barandilla, esta estará en una posición más baja.
  • Si el trabajo requiere tener la mirada inclinada hacia arriba y tener los brazos por encima de la cabeza, puede causar una pérdida de equilibrio. Para estos casos, es importante realizar descansos cada poco tiempo. Si se diera el caso de sufrir un mareo, abraza con el brazo un peldaño y apoya la cabeza en otro.
  • No muevas el taburete subido en él si no llegas al punto al que quieres llegar. Es preferible bajar y volver a mover la escalera.
  • Cuando transportes una escalera, evita dar golpes para dañarla. Cualquier golpe puede hacer que la estructura pierda estabilidad.