Cómo elegir cajas de cartón

Ante cualquier mudanza, los elementos protagonistas son las cajas de cartón. Las hay especiales para transportar vajilla, documentos o ropa; las que protegen a tus objetos de la humedad; las de doble fondo; o las que cuentan con asas para hacerte más fácil el traslado.

No obstante, las cajas no son los únicos accesorios que vas a necesitar en tu mudanza. Sírvete también de productos para garantizar el cierre y protección de tus enseres (cintas adhesivas, papel o funda de embalar, plástico de burbujas…) o los que te ayudarán a etiquetar y organizar mejor tu traslado.

Cómo elegir cajas de cartón

Las claves

Limita el peso de las cajas a 20 kg máximo. Comprueba que no abultan, ni se abre el precinto de cierre.

Reserva algunas cajas para guardar un “kit de supervivencia”. Enseres de primera necesidad en tu nueva casa: productos de aseo básico, medicinas que debas tomar, una muda…

Guarda objetos de la una estancia en una misma caja y, si quedan huecos vacíos, rellénalos con papel arrugado, plástico de burbujas o bolas de relleno.

Criterios de elección de cajas

Una vez tengas claro todos los objetos que quieres llevarte, lo primero que tienes que saber son los tipos de cajas de cartón con las que puedes contar y para qué utilizarlas.

Cómo elegir cajas de cartón

Antes de adquirir tus cajas ten en cuenta los siguientes aspectos:

  • Fáciles de montar y cerrar: adquiere las que cuenten con fondo y cierre automático. Ahorrarás tiempo al montarlas y no necesitarás de un dispensador de cinta adhesiva para cerrarlas.
  • Con asas laterales: Facilitan el transporte.
  • Reutilizables: escoge aquellas que sean plegables ya que podrás almacenarlas sin apenas ocupar espacio y reutilizarlas en otro momento.

Existen cajas de diferentes tamaños, así como específicas para platos o copas. Usa las más grandes para embalar objetos de gran tamaño como fundas nórdicas, sábanas o mantas y las más pequeñas para enseres de dimensiones inferiores como libros, zapatos o bolsos. No obstante, nunca excedas el peso máximo de 20 kg por caja para asegurarte la resistencia de la caja y facilitarte el traslado.

En cuanto a las cajas específicas, puedes encontrar:

  • Para archivar documentos. Existen dos tipos: con apertura frontal, para guardar archivadores, o con carpetas colgantes, para guardar documentos en ellas de forma ordenada.
  • De doble fondo. Al contar con una base doble de cartón, son más resistentes. Están indicadas tanto para productos pesados (por su resistencia) como para los frágiles (por su protección más fuerte contra los golpes del exterior que pueda sufrir la caja).
  • Para transportar ropa. Escoge para este caso aquellas cajas altas, que cuentan con una barra en la que puedes colgar tus prendas. La base puedes usarla para guardar los zapatos, la ropa interior o alguna pila pequeña de suéteres.

Accesorios de embalaje

  • Cinta adhesiva: adhesivo de polipropileno transparente indicado para sellar cajas de embalaje.
  • Cinta adhesiva “Frágil”: adhesivo de polipropileno con leyenda MUY FRÁGIL para señalizar cajas o embalajes frágiles.
  • Cinta adhesiva kraft: adhesivo de papel kraft de color marrón, indicado para cerrar cajas de embalaje.
  • Film transparente: bobina de film transparente de polietileno para embalar.
  • Film negro: bobina de film negro de polietileno para embalar. Se utiliza para ocultar el contenido y protegerlo de los rayos UV.
  • Aplicador cinta adhesiva: máquina dispensadora de cinta adhesiva para una aplicación sencilla.
Cómo elegir cajas de cartón

Productos de protección

  • Rollo de plástico de burbujas: indicados para embalar cualquier objeto delicado y protegerlo de los golpes. Se vende por rollos de diferentes dimensiones.
  • Rollo de espuma: útil para embalar enseres delicados.
  • Rollo de cartón ondulado: idóneo para embalar objetos planos, delicados, de madera o cerámica.
  • Manta de mudanza: fabricada en fibra de tela, es específica para la protección de muebles.
  • Cantoneras: para proteger las esquinas de diversos objetos frágiles como cuadros, espejos, cristales… Se adaptan a diferentes grosores.
  • Fundas de plástico para proteger sofás, colchones o sillones de rozaduras, arañazos y manchas. Además los preservarás del polvo y del agua.
  • Saco de relleno: bolsa de bolitas de almidón para rellenar los huecos de las cajas y evitar que los objetos se golpeen.
  • Separadores para vasos, copas y platos, que puedes añadir a tus cajas con tal de transportar tu vajilla en compartimentos. Para más seguridad, envuelve, si es necesario, cada pieza con una bolsa de espuma.
Cómo elegir cajas de cartón

Algunos consejos

  •  Antes del traslado, planifica tu mudanza con antelación, para evitar sobresaltos de última hora. Calcula bien el número de cajas que vayas a necesitar y cuenta siempre con diez de más para evitar sorpresas.
  • Traslada los objetos que realmente uses y tira o dona los que ya estén viejos o en desuso. Aprovecha para hacer limpieza de armarios.
  • Prepara un kit de superviviencia de cada miembro de la casa: coloca en una caja los artículos indispensables (cepillo de dientes, una muda o utensilios que utilices en tu vida diaria).
  • Prioriza las cajas: es aconsejable que etiquetes las cajas con los objetos de primera necesidad (utensilios básicos de cocina, accesorios cuarto de baño…) con la etiqueta ABRIR PRIMERO, para que sigas un orden estructurado en el momento del desembalaje.
  • Los objetos de valor: llévalos siempre contigo.
  • Los electrodomésticos y equipos electrónicos embálalos con material acolchado (plástico de burbujas, rollo de espuma) para evitar rozaduras o roturas.
  • Los muebles: protégelos con cantoneras y una manta de mudanza.
  • Los cuadros y espejos: colócalos en vertical y entre los colchones dentro del camión de la mudanza y resguárdalos de los golpes con cantoneras y material acolchado.