Cómo elegir cajas fuertes

Descubre los cuatro puntos clave para escoger la caja fuerte que necesitas.

Cómo elegir cajas fuertes

Cómo elegir cajas fuertes

Si quieres proteger dinero u objetos valiosos en casa, las cajas fuertes son una solución práctica. Las hay de distinto tipo: desde pequeñas cajas que puedes atornillar en un mueble, hasta armeros o cajas que se empotran en la pared. Aquí te damos las claves para que encuentres la más apropiada.

Cómo elegir cajas fuertes

Una caja fuerte es una opción perfecta para preservar documentos, joyas, dinero, dispositivos electrónicos, obras de arte o cualquier objeto de valor, tanto de robos como de accidentes domésticos como incendios o inundaciones. Estos sistemas de seguridad son también muy útiles para mantener fuera del alcance de los niños artículos peligrosos como armas, si eres aficionado a la caza. . 

Las cajas fuertes son una solución poco intrusiva, fácil de instalar y apta para todos los bolsillos. Esconde bien la caja fuerte para aumentar la seguridad de estos equipos y, si puedes, evita los lugares habituales como detrás de un cuadro o dentro de un armario.

1. ¿Qué quieres guardar?

Las dimensiones de lo que quieras proteger condicionará el tamaño de la caja. Ten en cuenta además:

  • Si quieres proteger el contenido contra incendios, elige cajas ignífugas.
  • Si te preocupan las inundaciones, lo ideal son cajas herméticas.
  • Para proteger exclusivamente llaves, vienen cajas específicas para colgar en su interior varios llaveros. Y con una ranura lateral para depositar las llaves cuando la caja está cerrada.
  • Si se trata de armas, escoge cajas homologadas (armeros).
  • ¿Quieres guardar dinero o documentos con cierta frecuencia, sin necesidad de abrir la caja cada vez? Te resultará muy útil una caja fuerte con ranura.

2. ¿Dónde piensas colocarla?

Siempre es conveniente esconder bien la caja fuerte para aumentar la seguridad. Evita, si puedes, los lugares habituales, como por ejemplo detrás de un cuadro.

Si estás dispuesto a hacer una pequeña obra, como picar la pared, plantéate escoger una caja fuerte de empotrar. Son más seguras porque desempotrarlas requiere tiempo y herramientas. Las hay para empotrar en la pared y para empotrar en el suelo. Además, existen modelos de ocultación que quedan camuflados detrás de algunos elementos típicos de las casas, como una falsa rejilla de ventilación o enchufes.

Para empotrar una caja en la pared, asegúrate que tiene el grosor suficiente para alojarla. Hay modelos con fondo regulable para adaptarse a la profundidad del hueco.

Si no quieres hacer obras, elige una caja fuerte de sobreponer. Puedes guardarla dentro de un mueble y atornillarla en cualquier superficie. Las hay de ocultación: por ejemplo, para camuflarlas bajo la pariencia de un zócalo de armario. Solo tienes que montar un falso zócalo con cortes de madera que tengan el mismo aspecto que el mueble y atornillar la caja en su interior.

3. ¿Qué sistema de apertura prefieres?

Las más básicas funcionan solo con llave. Más seguras son las que requieren de un código secreto o combinación: pueden ser sistemas mecánicos o electrónicos (funcionan con pilas).

Las que tienen doble sistema son aún más seguras: primero hay que introducir un código y después abrir con la llave.

4. ¿Qué nivel de seguridad necesitas?

El nivel de seguridad de una caja fuerte frente a intentos de forzamiento depende de varios factores:

  • Grosor del cuerpo y la puerta. Cuanto más gruesos sean, más seguridad ofrecen.
  • Dureza del acero. Si incluye un tratamiento al tungsteno es capaz de resistir la acción de un taladro con broca para metal.
  • Número y tipo de bulones. Cuanto más gruesos y numerosos sean, mayor es el nivel de seguridad de la caja fuerte. Los bulones antisierra son los más resistentes: giran y dificultan el corte.
  • Peso. Aplicable solo a los modelos de sobreponer: cuanto más pesada sea, más difícil es transportarla. Algunas son cementadas.

Para facilitarte la elección, en tu tienda encontrarás las cajas fuertes clasificadas en tres niveles de seguridad: básica, media y alta.