Cómo elegir los tacos más adecuados para cada uso

Los tacos te ayudan a fijar diversos elementos en paredes y techos. Al elegirlos debes tener en cuenta varios aspectos para garantizar una fijación resistente, como el material de la superficie donde se van a colocar o la carga a soportar. Descubre qué tacos son los adecuados en cada caso.

Cómo elegir tacos

Desde colgar un cuadro o una barra de cortina, hasta instalar un termo eléctrico o un ventilador de techo. Los tacos son muy útiles para fijar todo tipo de elementos tanto en las paredes como en los techos. Sin embargo, no se deben elegir a la ligera. Es fundamental, para lograr fijaciones resistentes y seguras, que tengamos en cuenta ciertos criterios a la hora de decidir qué taco necesitamos en cada caso. 

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es el material del soporte sobre el que vamos a colocar el taco, que puede ser macizo o hueco. El segundo criterio es la carga que tendrá que soportar. Teniendo en cuenta estos dos criterios, elegiremos un taco de un material, forma y diámetro determinado. 

El material del soporte

La superficie en la que vamos a colocar el taco se convierte en el primer aspecto a tener en cuenta a la hora de elegir el modelo adecuado. 

  • Existen tacos para fijar en superficies de materiales macizos como ladrillos y hormigón macizo, bloques macizos, hormigón celular o piedra.
  • También hay tacos para superficies de materiales huecos como placas de cartón yeso o ladrillos huecos (de interior alveolado). 
  • Por último, puedes encontrar tacos universales que sirven para todo tipo de materiales, macizos y huecos. Estos son adecuados para aquellos casos en los que desconocemos de qué está fabricado el soporte o cuando necesitamos un producto todoterreno para utilizarlo en diferentes superficies.
Cómo elegir tacos

La carga que va a soportar el taco

El peso que va a tener que soportar el taco es un criterio esencial en la elección. El material del taco, el tipo y la longitud y el diámetro son determinantes para la capacidad de carga (que se expresa en kilogramos).

Esta carga puede ser: ligera (de menos de 20 kg), media (de entre 20 y 60 kg) o pesada (por encima de los 60 kg). 

En la siguiente tabla puedes ver, de manera orientativa, los pesos de los objetos más comunes susceptibles de ser colgados.

Cómo elegir tacos

Un taco para cada caso

Ahora que ya sabes cuáles son los criterios para elegir con éxito el taco que necesitas, tendrás que conocer qué carga es capaz de soportar cada tipo de taco, en función del material, de la forma y puntos de agarre y de su diámetro. 

Como regla general, los tacos para material hueco son los que menos carga soportan (un máximo de 34 kg, en función de su diámetro). Les siguen los tacos universales que sirven para todo tipo de materiales (capaces de soportar entre 15 kg de peso en huecos y 240 kg en macizos, según el material del taco y de los puntos de agarre al material). Lideran la clasificación los tacos para materiales macizos (alrededor de 998 kg) y las resinas químicas, las de mayor resistencia y agarre (pueden soportar hasta  2.000 kg, dependiendo del soporte donde apliquemos la fijación). 

Cómo elegir tacos

Material de los tacos y puntos de agarre

Se trata de dos características de los tacos que los hacen más o menos eficientes, así como su elasticidad y tenacidad y la resistencia a la temperatura.

En lo que se refiere al material del taco, estos pueden ser de plástico, nylon, metal (si son para paredes macizas solo deben usarse en superficies de hormigón macizo, ya que poseen una gran fuerza de expansión que podría dañar otros materiales de soporte) o químicos. 

Por otra parte, los puntos de agarre también determinan la eficiencia de un taco. Son los puntos de la superficie del taco que entran en contacto con el material y hacen de anclaje. A mayor número de puntos, más superficie de anclaje y, por tanto, mayor fijación al material y mayor carga de peso podrá soportar el taco. Igualmente la profundidad de los puntos de agarre también interviene en la resistencia (a mayor profundidad, más resistente es el taco).

Cómo elegir tacos

Acertar con el diámetro y la longitud

El diámetro del taco estará en función de la carga a soportar. A mayor peso, mayor ha de ser el diámetro del taco. 

  • Para cargas ligeras (de menos de 20 kg) se requieren tacos de unos 4 o 5 mm de diámetro.
  • Si la carga es media (de entre 20 y 60 kg) el taco ha de tener entre 6 y 8 mm de diámetro.
  • Las cargas pesadas (de más de 60 kg) necesitarán tacos de entre 10 y 16 mm de diámetro.

En cuanto a la longitud, esta dependerá del grosor de la superficie de soporte. Lo ideal es elegir la longitud más larga posible. Así el tornillo será más largo y la fijación más resistente.

Cómo elegir tacos

Tipos de tacos según su uso y su anclaje

Existen numerosos tipos de tacos en función de su forma o de la manera en que se anclan a la superficie de soporte. 

  • Taco de expansión. Se expande en el interior del soporte al introducir el tornillo. La fijación es por contacto de toda la superficie del taco con las paredes del agujero. En función de su tamaño puede soportar cargas pesadas. 
  • Taco para atornillar o autoperforante. Se atornilla directamente sobre la superficie del material. Es específico para soportes de material hueco y cargas ligeras. Un ejemplo de este taco es el específico para cartón yeso y placas de escayola: de expansión, metálico y compuesto por un tornillo y un cuerpo con aletas que se abren en el interior de la pared. Soporta cargas no demasiado pesadas, de hasta 50 kg como máximo.
  • Taco para clavar. Al introducir el tornillo, el taco se abre en dos partes que hacen que se sujete a las paredes del orificio. Está indicado solo para cargas ligeras y fijaciones rápidas y sencillas como, por ejemplo, rodapiés, rastreles de madera, etc. 
  • Taco replegable o de deformación. Al atornillar el taco se deforma replegándose sobre sí mismo. Para materiales huecos y cargas ligeras.
  • Taco basculante. Incorpora uno o dos elementos de anclaje, como un tornillo métrico y aletas de metal, que le permiten bascular dentro de la pared o del techo. Es adecuado para materiales huecos. Se usa, por ejemplo, para fijaciones en el techo. 
  • Taco químico. Actúa como un adhesivo, ya que incluye una resina química que se inyecta en el agujero previamente realizado con el taladro, en un taco perforado que permite que el producto se expanda, adhiriéndose a las paredes. Seguidamente se introduce el tornillo y se espera a que la resina endurezca. Es específico para cargas muy pesadas.
Cómo elegir tacos