Cómo elegir tornillos

El tornillo es uno de los elementos de fijación más comunes. Pero no todos los tornillos sirven para todos los usos. Hay una gran variedad, de ahí que sea imprescindible elegir el más apropiado a cada tipo de fijación, material que se va atornillar, carga que soportará y facilidad en el montaje y desmontaje de la unión realizada.

Cómo elegir tornillos

Los tornillos tienen dos partes fundamentales: cabeza y vástago:

1 - La cabeza. Es la parte superior. Puede ser plana -queda a ras de la superficie atornillada, pero sin embutir-; avellanada -se embute y no sobresale-; redonda, hexagonal, mariposa... en todos estos tipos la cabeza queda fuera del soporte atornillado. También puede llevar -o no- lo que se denomina huella o hendidura, que es donde se apoya el destornillador para introducir el tornillo y apretarlo. Los tornillos que no van provistos de huella se aseguran con una llave de boca. La hendidura o dibujo ranurado en la cabeza determina el tipo de destornillador que hay que emplear. Las hendiduras más habituales son:

  • Recta: Una ranura tradicional
  • Phillips o en cruz: ofrece menor riesgo de que el destornillador resbale.
  • Pozidrive: En cruz, pero con dos ranuras en aspa entre esta. Todavía más segura.
  • Torx y torx inviolable: Con un hueco en la cabeza en forma de estrella. El segundo tipo no se puede desatornillar.
  • Allen o seis caras: Con un hueco hexagonal en el centro, para encajar una llave Allen.
Cómo elegir tornillos

2 - El vástago. Es “el cuerpo” del tornillo, y a su vez se pueden diferenciar en él la caña o cuello y el tramo final o parte roscada. Algunos tornillos no tiene caña y presentan una superficie en rosca desde la cabeza.

Material con el que están hechos

Suelen estar fabricados con acero, acero de 8.8, acero negro y acero inoxidable, este último se debe utilizar siempre para trabajos en exterior. También hay tornillos de plástico, para fontanería, y de latón. Además, la aleación metálica lleva distintos tratamientos, con el fin de mejorar su resistencia y evitar la corrosión: se pueden encontrar tornillos galvanizados, fosfatados, cromados, bicromatados... que ofrecen también distintos colores en función del acabado. Lo más importante es que sean de calidad y estén indicados para el material que se va a atornillar. 

Cómo elegir tornillos

Tornillería métrica y microtornillería

Se llaman de rosca métrica aquellos tornillos empleados para unir dos piezas que requieren de arandelas o tuercas. Son incompatibles con el uso de tacos.

La microtornillería la componen los tornillos de medidas muy pequeñas. Empleados por lo general  para reparar o fabricar dispositivos electrónicos, informáticos y material de modelismo.

Para qué se usa cada tipo de tornillo

Trabajos de carpintería. Los tornillos de cabeza plana y avellanada, que quedan enrasados u ocultos son los más habituales. No hace falta pretaladrar un agujero para introducirlos, ya que son puntiagudos, con todo el cuerpo roscado y estrías bien marcadas, que entran sin dificultad en la madera y el aglomerado.

  • Chapa. De rosca chapa, similares a los utilizados en madera.
  • Metal. Hay muchas opciones: de cabeza hexagonal con rosca larga o corta, pernos Allen, de cabeza redonda, etc. Los tornillos con rosca métrica también son muy indicados. Y, por último, los  autotaladrantes, con una punta a modo de broca para perforar el material (chapa o metal blando, tipo aluminio) sin tener que realizar un taladro previo.
  • Paneles de yeso. Muy puntiagudos y con cabeza de trompeta avellanada y toda la rosca fileteada.Con ellos se atornilla rápidamente.
  • Para asegurar cargas pesadas. Con cabeza hexagonal, son más gruesos y se atornillan con llave de boca, de pipa o tubular. Resultan adecuados para instalar calentadores, armazones, etc. También se usan sobre madera.
Cómo elegir tornillos

Consejos a la hora de adquirirlos

Los tornillos se venden a granel, para que compres solamente la cantidad que necesitas; en bolsas o pequeños estuches, con una selección de los tornillos más utilizados, y en cajas con mayor número de tornillos, pensadas para grandes obras. Es fundamental elegirlos con una buena aleación, que resista la carga y la corrosión. En cuanto al tamaño que necesitas, ten en cuenta que al medir la longitud del tornillo, debes incluir un cómputo total, de punta a cabo, si se trata de tornillos con cabeza avellanada, pues éstas quedan embutidas en la superficie que se atornilla. El resto de tornillos se miden desde la base del vástago, justo debajo de la cabeza, ya que ésta siempre sobresale.

Trucos eficaces para fijar distintos materiales

  • Antes de introducir el tornillo en madera o en chapa, practica un agujero con el taladro eléctrico un poco más estrecho (1 mm menos) que el diámetro del tornillo, así lo podrás anclar sin miedo a que quede holgado.
  • La madera es delicada y suele astillarse si no se trabaja con cuidado, un truco efectivo es raspar la rosca con una pastilla de jabón, para que actúe de lubricante y la madera no se astille al meter el tornillo. Aunque, lo mejor es utilizar tornillos de calidad con punta partida y fileteado cortante, especiales para madera y aglomerado.
  • Cuando compres un tornillo o tirafondos para la pared que vayas a fijar con un taco, no pidas la medida del tornillo en función de la del taco. Este siempre ha de tener mayor grosor: unos 2 mm más. Así, si el tornillo es de 4 mm de grosor, el taco será de 6 mm.
Cómo elegir tornillos