A tu jardín le toca en abril 

Por Leroy Merlin

La primavera es la época en la que tu huerto y tu jardín alcanzan todo su esplendor y se ven más bonitos que nunca. Pero para disfrutar de ello es necesario que le dediques unos cuidados específicos propios de esta estación, en la que el frío empieza a remitir y da paso a la llegada del sol y el calor.

Abril es sinónimo de mejoría meteorológica, aunque es un mes peculiar e inestable porque comienzan a subir las temperaturas a la vez que suele llover mucho. En este mes hay más horas de luz y es la época ideal para que las plantas empiecen a coger fuerza y florecer.

Hay tareas que debes realizar en tu jardín durante casi todo el año como la retirada de malas hierbas y hojas secas. Un trabajo que, además de hacer que tu jardín luzca más limpio y ordenado, evita la proliferación de enfermedades y hongos. Pero, además, hay otras actividades para llevar a cabo propiamente en abril, como sembrar el jardín, la poda o el abono de las plantas para que crezcan y florezcan correctamente.

Siembra y resiembra del césped

Con la llegada de abril dejamos atrás las heladas del invierno y comienza el tiempo idóneo para recuperar el césped. Tras el desgaste provocado por las bajas temperaturas, aprovecha para sembrar y resembrar el césped, ya sea a través de semillas o de tepes (rollos o planchas de césped natural con tierra), y repoblarlo para reparar las posibles calvas del terreno.

Antes de sembrar, has de nivelar bien el terreno, rastrillarlo, eliminar las piedras, las malas hierbas y el musgo con un herbicida selectivo para césped y abonar el terreno. A continuación, esparce las semillas de manera homogénea, cúbrelas con mantillo (si todavía hace frío) y con una mezcla de tierra suelta y arena (si ya empieza a hacer calor). Esto se debe a que, si la temperatura es elevada, el calor que desprende el mantillo al descomponerse puede quemar las raíces de las semillas recién brotadas. Riega el terreno periódicamente y, a medida que avanza la primavera, intensifica el riego y la siega.

A tu jardín le toca en abril

Instala césped artificial

Si prefieres decantarte por el césped artificial, la primavera es un buen momento para instalarlo y que ya lo tengas listo para disfrutar de él los días de sol. Es una solución más sencilla que el césped natural porque no requiere de cuidados periódicos ni estar pendiente de regarlo ni de su correcto crecimiento.

Para instalarlo solo necesitas un rodillo para alisar, cúter, espátula dentada y metro; y en cuanto a materiales, adhesivo para césped artificial, arena de sílice, arena de río, grava, cinta de unión, malla antihierbas y el propio césped artificial. Su colocación es apta para todo el mundo, solo debes disponer de un suelo nivelado y podrás disfrutar de su confort en pocos días, dependiendo de la extensión de tu terreno.

A tu jardín le toca en abril

Cuida el riego

El aumento de las temperaturas y de las horas de sol propio de abril supone que nuestras plantas inicien la fase de crecimiento. Por eso, conviene aumentar la frecuencia del riego, mantenerlo constante y adecuarlo a cada una de tus plantas. En general, procura que la tierra nunca esté seca del todo. Ajustar el riego a las necesidades de cada planta es muy importante para prevenir la aparición de plagas y enfermedades.

Es un buen momento para renovar los alcorques, que son los hoyos que se hacen a pie de las plantas para detener el agua en los riegos. Para ello, repón las plantas y rellena dichos hoyos con sustrato.

También en abril, una vez pasado el invierno, es bastante habitual que descubras que tu manguera se ha deteriorado por culpa de las heladas y que tienes que cambiarla. Pero ¿sabes qué tipos de mangueras de riego por goteo hay para elegir la que más te convenga?

  • Tuberías de polietileno estándar. Están diseñadas para poder hacer los goteros según la necesidad de las plantas, así como para poder sacar derivas de 4 mm desde los puntos que sean precisos. Puedes poner cualquier tipo de gotero a lo largo de la misma y utilizarlo para el riego de plantas individuales o aisladas, tiestos y jardineras.
  • Tuberías de polietileno con goteros integrados. Son ideales para cultivos en los que se quiera una separación uniforme entre las plantas, evitando tener que agujerearlas y, posteriormente, tener que tapar esos agujeros en caso de cambio de posición de la planta. Son ideales para setos, cultivos en línea y parterres.
  • Exudación. Se caracteriza por fluir el agua continuamente por la tubería mientras el grifo está abierto. Según el grado de humedad de la tierra, se producirá un mayor o menor riego y, a medida que la tierra se seca, demanda agua de la tubería. La evaporación es mínima y rentabiliza el suministro de agua, proporcionando la justa para el sustrato.
  • Microtubería. Se trata de tuberías de 4 mm que se pueden sacar a modo de deriva desde una tubería de 16 mm (o desde un grifo con el adaptador apropiado). Están recomendadas para el riego de macetas desde una tubería principal o como elemento de unión en los goteros interlínea para alcorques o rodapiés.
A tu jardín le toca en abril

Diseña tu jardín con borduras

Si quieres colocar o arreglar borduras para delimitar y decorar tu jardín, necesitarás azada, rastrillo, azadilla pequeña y martillo. A partir de ahí, puedes elegir entre estas opciones de borduras:

  • Borduras de madera. Puedes encontrarlas en tramos rectos o en rollos de diferentes medidas. Por lo general, las rectas tienen en los extremos unas tablas más largas y apuntadas para que se puedan clavar con facilidad. Las que vienen en rollo pueden fijarse o bien enterrándolas o bien clavándolas o atándolas a pequeñas estacas clavadas en el tierra.
  • Borduras de resina. Existen las de forma recta y en rollo. Son perfectos para delimitar y crear alcorques o rodapiés con forma (sobre todo las de rollo). Se caracterizan por su fácil instalación, ya sean clavadas o semienterradas.
  • Borduras de composite. Se componen de una mezcla de madera y polietileno. Las hay de varios colores y se pueden colocar con facilidad semienterradas o fijadas al suelo con piquetas de metal.
  • Traviesas de tren. Imitan las antiguas traviesas de tren. Generalmente, son de madera de pino y pueden tener los bordes redondeados o no. Si quieres hacer una jardinera más alta, puedes unirlas con pletinas.
  • Bordillos de hormigón. Perfectos para delimitar las zonas próximas a pavimentos. Destacan por su resistencia y mayor peso que el resto. Su instalación requiere algo de obra.
A tu jardín le toca en abril

Llega la hora del abonado

Comenzar a abonar tus plantas es imprescindible para mejorar su resistencia y vigor y prevenir la aparición de plagas y enfermedades. En abril comienza la temporada idónea para abonar porque las plantas están en crecimiento y floración y serán más receptivas a los nutrientes del abono que les ayudará a sobrellevar el mal tiempo del invierno. Te recomendamos emplear un abono de liberación lenta, que irá liberando gradualmente los nutrientes que tus plantas necesitan para crecer fuertes y sanas.

Alarga las flores de primavera y prepara las de verano, abonando especies como las hortensias y los bulbos que han dado flor en primavera (tulipanes, narcisos o jacintos, entre otros).

A tu jardín le toca en abril

Aplica un tratamiento adecuado contra plagas y enfermedades

Durante los meses de abril y mayo debes aplicar tratamientos insecticidas contra el pulgón, la cochinilla y otros insectos cada 15 días en función de su desarrollo. La cochinilla es una plaga que ataca a plantas arbustivas, frutales, palmeras, hortalizas, olivos, higueras, laurel, etc. La mejor forma de prevenir su aparición es mejorar la calidad del suelo mediante un correcto abonado y adecuar el riego a las necesidades de la planta.

Si tienes algún invernadero, debes quitar las protecciones a las plantas que estén más maduras durante el día, pero sin olvidar que debes seguir protegiéndolas por las noches para evitar que le caigan posibles heladas inesperadas, con los consiguientes daños que ocasionarían.

A tu jardín le toca en abril

Dedícate a plantar árboles y arbustos

Tanto si tienes plantas con cepellón (cuyas raíces están envueltas en tierra) como si se encuentran en maceta, las puedes trasplantar desde el mes de marzo hasta mayo o junio. Ten en cuenta que las plantas de raíz desnuda solo deben trasplantarse cuando las hojas han caído y la savia está parada. Pero recuerda que debes regarlas siempre copiosamente después de la plantación. Procura hacerlo en días en los que no haga mucho calor.

Si tienes árboles frutales, es importante que retires los frutos que se vayan estropeando y los sobrantes. De esta forma, favorecerás que los que crezcan sanos lo hagan con mayor calidad. Las plantas florales, sobre todo si se encuentran en macetas, necesitan riego en dosis moderadas prácticamente a diario. Es conveniente también que les proporciones un abono suave cada 10 o 15 días para que mantengan el vigor necesario para resistir a las enfermedades y plagas.

A tu jardín le toca en abril

Pon a punto el huerto

Con la entrada de la primavera llega el momento de sembrar, directamente sobre el terreno, las semillas de las frutas y hortalizas que podrás degustar en verano. Para ello, nivela y rastrilla el terreno antes de esparcir las semillas.

Si se te ha echado el tiempo encima, te recomendamos que optes por sembrar plantones, ya que si siembras desde cero haciendo calor, correrás el riesgo de que tus plantas no se desarrollen. Por ejemplo, desde abril ya puedes plantar sobre el terreno los plantones y recoger el fruto de manzanos y perales y te recomendamos plantar cítricos si vienen en maceta.

A tu jardín le toca en abril

Para disfrutar del sabor de tus propias cosechas debes conocer el calendario de siembra y recolección de las frutas y verduras de temporada que corresponde al mes de abril. Algunas propuestas son las siguientes:

¿Cuáles son las flores más características de este mes?

Puedes empezar a plantar algunas flores de exterior para que tu jardín vaya cogiendo color. La primavera es la época ideal para cultivar algunas especies concretas con necesidades de temperaturas suaves para su cultivo:

  • Es la temporada de plantar los conocidos como bulbos de primavera que florecerán en verano. Algunas variedades de estos bulbos son los gladiolos, las calas, dalias, lirios, nardos, peonías… Básicamente la labor consiste en enterrar los bulbos en un lugar soleado y regarlos sin encharcarlos.
  • Igualmente puedes recurrir a plantas anuales, conocidas como plantas de temporada, que son plantas que una vez que pierden la flor, se secan. Algunos ejemplos son los tagetes, petunias, zinnias y cinerarias híbridas.
  • También puedes decantarte por las plantas perennes entre las que destacan los geranios, margaritas, claveles, prímulas, surfinias, verbenas, camelias, rosales…
  • Ya sea en semillero, en suelo o maceta planta especies aromáticas y culinarias como la albahaca, cilantro, perejil, lavanda, etc.
A tu jardín le toca en abril

Labores de poda específicas de abril

La poda de los primeros días de la primavera es esencial para asegurar el vigor y el crecimiento de las plantas. La poda que se realiza en primavera tiene una finalidad diferente de la que se lleva a cabo en otras estaciones del año. Las específicas de esta época son podas de mantenimiento y de control de crecimiento y especialmente es conveniente podar las plantas trepadoras y arbustos que florecen en verano, como las camelias. Consiste en eliminar las ramas en mal estado, también aquellas que crezcan muy juntas o cruzadas y los chupones. La primavera también es el momento para recortar y dar forma a los setos y arbustos.

Y, sobre todo, recuerda: siempre que realices tareas de poda retira los restos para evitar que alberguen parásitos que pueden desembocar en plagas y enfermedades.

A tu jardín le toca en abril

Otras tareas de mantenimiento

En líneas generales, con el buen tiempo debes realizar unas sencillas tareas de renovación del jardín y unos cuidados básicos que pasan por las siguientes labores:

  • Limpia de malas hierbas el jardín: escarda las zonas exteriores.
  • Airea el suelo: cava ligeramente para oxigenar la tierra y elimina los residuos que se han ido acumulando en la superficie de la tierra, ya que esa barrera dificultará el paso del agua y los nutrientes. Así lograrás que tus nuevas semillas broten con fuerza.
  • Retira las flores marchitas de los bulbos: limpia y corta las flores y hojas pasadas.
  • Cambia las plantas de interior a una maceta un poco más grande, ya que en primavera aumentará su crecimiento.
  • Protege el suelo de madera: recupera el aspecto original de tu madera de exterior con tratamientos específicos.
A tu jardín le toca en abril